IMPECABLE TENDENCIA. Nítida secuencia de máximos y mínimos crecientes en el selectivo francés, desarrollando el canal acelerado que inició el verano del pasado año y que le ha llevado a la parte superior del canal alcista del largo plazo. En el gráfico semanal se ve también claramente, como está intentando batir las durísimas resistencias del largo plazo que le frenaron allá por los años 2010 y 2011. Si logra conquistarlas, el general De Gaulle tendría como siguiente gran objetivo los 5.000200 puntos. Como soportes en tendencia quedan los 3.600 y 3.350 puntos. En el corto plazo, mientras mantenga los 3.927 puntos, todas las opciones de los toros de tomar la importante trinchera bajista seguirá vigente.
IMPECABLE TENDENCIA. Nítida secuencia de máximos y mínimos crecientes en el selectivo francés, desarrollando el canal acelerado que inició el verano del pasado año y que le ha llevado a la parte superior del canal alcista del largo plazo. En el gráfico semanal se ve también claramente, como está intentando batir las durísimas resistencias del largo plazo que le frenaron allá por los años 2010 y 2011. Si logra conquistarlas, el general De Gaulle tendría como siguiente gran objetivo los 5.000/200 puntos. Como soportes en tendencia quedan los 3.600 y 3.350 puntos. En el corto plazo, mientras mantenga los 3.927 puntos, todas las opciones de los toros de tomar la importante trinchera bajista seguirá vigente.

Cac: Futuro (casi) perfecto

Momento clave en la conquista de la complicada resistencia del largo plazo entre los 4.080 y 4.170 puntos.

El selectivo francés ha logrado batirlas en dos cierres semanales, pero falló en el mensual.

Una vez tomada la trinchera bajista, los próximos objetivos se sitúan en los 4.500 y 5.000 puntos.

Turno hoy de ver el gráfico del medio/largo plazo del selectivo francés. Lo primero a destacar en el general De Gaulle es que ha conseguido romper en estas últimas semanas, la durísima resistencia horizontal del largo plazo que frenó a los alcistas los años 2010 y 2011. Nivel entre los 4.080 y 4.170 puntos. Y que a su vez, venía precedida de un trágico hueco a la baja en el año 2008 que llevó al selectivo galo a perder más de un -9% en la primera semana de aquel octubre y más de un -22% al finalizarlo. Fueron los momentos más severos en todas las plazas bursátiles de la crisis subprime en ese año.

Los toros están por tanto, iniciando la conquista un gran bastión bajista sobre el gráfico del medio/largo plazo. La batalla ha comenzado y los alcistas han logrado saltar ya las trincheras enemigas. El selectivo galo ha cerrado dos semanas por encima de la resistencia en septiembre, situándose en los 4.203 y 4.186 puntos. Ha trazado máximos en los 4.227 puntos. Pero esto no va hecho más que comenzar.

Siendo una resistencia tan importante del largo plazo, para confirmar una rotura de esta magnitud será necesario esperar hasta el cierre anual. Es decir, el general De Gaulle tendría que iniciar el año 2014 muy por encima de los 4.170 puntos. Y eso a día de hoy no lo sabemos. Quizás alcance los 4.500 o esté de vuelta a los 3.600 puntos, su gran soporte de medio plazo y cota donde perforó la directriz bajista del largo plazo. Lo que sí sabemos es que la rotura de resistencias se ha iniciado.

Es la misma zona de resistencia que vimos en el Eurostoxx en el último análisis y que aún no ha sido alcanzada entre los 3.000/77 puntos. De hecho, el gráfico en ambos índices es muy similar con la diferencia que el Cac, sí ha batido la sólida trinchera bajista en dos ocasiones, no así en el cierre mensual del pasado lunes, acabó en los 4.143 puntos. Esta divergencia con respecto a su homóloga europea apoya el asalto de los toros a las resistencias en Europa.

También como el Emperador, el selectivo francés se encuentra en la parte alta del canal alcista que viene desarrollando en el medio/largo plazo. Esto, unido además a la alta sobrecompra acumulada que reflejan indicadores como el RSI, el MACD o el Estocástico pueden provocar una toma de beneficios en próximas semanas. Si se produce la corrección, clara oportunidad para subirse a la brillante tendencia del general De Gaulle.

Los soportes horizontales del medio/largo plazo están muy bien definidos en el selectivo francés. De hecho, destaca la sobresaliente respuesta de los alcistas defendiéndolos en meses pasados sin provocar falsas rupturas como ya vimos en su momento. En los mencionados 3.600 puntos se encuentra el primero y más importante. A finales del pasado mes de junio, los bajistas intentaron por cuarta vez la toma de la sólida trinchera alcista, después de alcanzar máximos sobre los 4.072 puntos en el mes de mayo. Resistió de nuevo.

Esto provocó que sus adversarios iniciaran el contraataque hasta alcanzar nuevas cimas, los citados 4.227 puntos. Deja claro que mientras el general De Gaulle mantenga en pie los 3.600 puntos, la tendencia del medio plazo no correrá peligro alguno. Más abajo, el siguiente soporte de relevancia se sitúa sobre los 3.340/50 puntos, nivel que en el año 2012 aguantó también de forma impecable.

En el corto plazo, el soporte más relevante queda situado en los comentados mínimos de finales de agosto y principios de septiembre, sobre los 3.927/33 puntos. Más arriba, varios niveles que los osos tendrán que ganarse para poner fin temporalmente, a las opciones alcistas de continuar con la ofensiva a resistencias. Entre ellos, los mínimos trazados el lunes pasado en los 4.120 puntos, junto al segundo hueco al alza en los 4.114 puntos. Después, el primer hueco entre los 4.040 y los 4.067 puntos junto a la media móvil de las 50 sesiones.

Toda una batería de trincheras que pondrán a prueba a los bajistas, sí quieren alcanzar el soporte clave del corto plazo en los 3.927/33 puntos. Ese podría ser punto idóneo de entrada en el Cac, mientras no perdiera los 3.800/24 puntos. Corresponden al 50% y 61,80% de retroceso Fibonacci respectivamente de la subida previa desde los 3.600 puntos. En la sesión de ayer, el Cac fue el peor índice de nuestro continente. Se dejó un -0,92% hasta los 4.158 puntos, trazando mínimos en los 4.136 puntos. Sigue en plena resistencia y la primera defensa resiste.

El objetivo para los alcistas de aquí a final de año podría estar sobre los 4.500/600 puntos, una vez superada con claridad la gran barrera a la que se está enfrentando. Más a largo plazo, el general De Gaulle podría luchar por los 5.000/200 puntos. La fuerte tendencia alcista iniciada en el verano de 2011, con nítidos máximos y mínimos crecientes, junto a la admirable defensa de los soportes horizontales, hace que el porvenir que ha dibujado el selectivo francés sea casi perfecto.

Dijo el escritor británico Clive Staples Lewis (1898-1963) que el futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea. El Cac sin duda, está a punto de conseguirlo.

Normas
Entra en El País para participar