Santander, BBVA, La Caixa, Popular, Bankinter y Guggenheim analizan NCG
El ministro de Economía, Luis de Guindos, acompañado por el director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa
El ministro de Economía, Luis de Guindos, acompañado por el director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa EFE

El FROB espera recuperar unos 1.500 millones de Novagalicia en su subasta

Este proceso cuenta con una novedad sobre las anteriores pujas, la entidad gallega parte con un precio de salida. Tras la subasta, el Gobierno perderá unos 8.300 millones de euros

De momento, el interés que ha levantado la subasta de Novagalicia Banco (NCG) es ligeramente mayor de la prevista inicialmente. Santander, BBVA, La Caixa, Popular, Bankinter y el fondo estadounidense Guggenheim han solicitado ya, o lo harán en las próximas horas, acceso a un data-room virtual (plataforma web que permite poner a disposición de los interesados la documentación pertinente), en el que se recoge la due diligence (auditoría legal) y una data tape (soporte con información) de NCG.

Carrascosa, que ayer participó en unas jornadas de trabajo sobre el sistema financiero español dirigidas a inversores internacionales, también mencionó a dos fondos más que aún no han decidido si solicitar o no la documentación, aunque preveía que su interés era menor. En esta base de datos se recogen las exposiciones crediticias, carteras de crédito y garantías de exposiciones al riesgo de la firma gallega.  

De la lista inicial es lógico que se caída más de una entidad, entre ellas Popular que cuenta con Banco Pastor en Galicia. Pedir esta primera documentación es gratuito –en las anteriores subastas no–, razón por la que hay más solicitudes que interesados en participar en la puja.

El calendario para que NCG pase a manos privadas se inició el jueves pasado por la noche, según Carrascosa. Las entidades que han solicitado la documentación a BNP Paribas van a tener un máximo de cuatro semanas para analizar los datos, solicitar aclaraciones al equipo gestor y realizar sus propios cálculos de pérdida generada y valoraciones que hacen del banco gallego.  

A finales de octubre las entidades deberán comunicar al FROB su interés por presentar sus ofertas que, aunque no sean vinculante serán determinantes para que el Fondo decida si abre el proceso formal de subasta. En este caso, el proceso se abrirá inmediatamente y se resolvería en dos semanas, es decir, a mediados de noviembre.  

Según explicó ayer Carrascosa, la subasta de Novagalicia presentará varias novedades. El precio que determine BNP Paribas de NCG será determinante, y será a partir del cual

comenzarán a pujar los interesados, procedimiento que no se había producido hasta ahora.

Otra novedad es que el Gobierno espera recuperar una parte del valor de Novagalicia con su venta al partir su subasta de un precio determinado. Como mínimo el FROB espera repetir la experiencia de la venta de Evo Banco, filial de Novagalicia adjudicada a Apollo. Por esta compra se pagó el 55% de su valor contable. El valor de NCG a 30 de junio es de 2.700 millones, por lo que el Estado espera recuperar 1.485 millones de euros, a los que se suman los 60 millones de euros que ha obtenido por la venta de Evo Banco. Estos 1.545 millones se restarían de los 9.853 millones de ayudas que ha recibido esta entidad (9.052 millones en capital y 801,7 millones a través del Fondo de Garantía de Depósitos). De esta forma, el Gobierno perdería con Novagalicia 8.308 millones de euros.

“En NCG el valor en libros es sustancialmente mayor y confiamos en que se tenga en cuenta su elevada cuota de mercado y que está bien recapitalizada y gestionada. La segregación de Evo y su venta ha sido una muestra de que hay un equipo gestor creativo y eficiente”, declaró el directivo del FROB.  

Tras esta declaración echó un jarro de agua fría a los potenciales compradores de NCG al asegurar que en esta subasta “confiamos en que no se necesiten ayudas públicas adicionales”. Eso sí, Carrascosa hizo mención a que la norma para computar como capital los activos fiscales diferidos sería preferible que se aprobará antes de que se cierre la subasta. Aunque se podrían aplicar después también.


El FROB estudia incorporar como una condición para la subasta el establecimiento de un rango de concesión de créditos a través de Novagalicia para los próximos años.

Un plan 'B' para Catalunya Banc

Las jornadas de inversores organizadas por el FROB “demostró el interés que hay en la actualidad por España”, explicaba uno de los asistentes a este evento. Una de las principales preocupaciones de los inversores, eso sí, es la posible inseguridad jurídica que parece que han detectado en algunos sectores. Pese a este renovado interés por invertir en el país, la futura subasta de Catalunya Banc no despierta aún apetito. Pese a que Antonio Carrascosa se mostró confiado en que este proceso finalice antes de que acabe el año, también tiene en la reserva un plan B, pero nunca su liquidación, que sería más costoso, según explicó el directivo del FROB. Y es que el FROB ha comparado lo que cuesta la liquidación para el contribuyente con el coste de liquidar las entidades en las que se ha inyectado capital, y ha asegurado que en todos los casos, “incluido el Banco de Valencia”, era más caro liquidarlas. La alternativa es que permanezca en solitario, bien gestionada e intentando que no se deteriore la franquicia y recuperando clientes y depósitos y dentro de dos o tres años, intentarlo de nuevo, ya que “hay tiempo de sobra para vender”. Carrascosa explicó que uno de los principales conflicto que tiene en la actualidad la firma catalana es el conflicto laboral que tiene actualmente abierto, y que “deberá” resolverse lo antes posible. El proceso de Catalunya Banc se abriría en todo caso una vez resuelta la venta en noviembre de NCG. De cualquier forma, Carrascosa no descarta que se puedan segregar activos de Catalunya Banc para su venta y subastar más tarde la entidad. El ministro de Economía, Luis de Guindos, apuntó en la clausura de estas jornadas que se ha recuperado la confianza en el país y el sistema financiero que se refleja en “los informes” que ha hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE) sobre el sector financiero.

Normas