Los principales accionistas, encabezados por Telefónica, reacios a ampliar capital
Franco Bernabe, consejero delegado de Telecom Italia.
Franco Bernabe, consejero delegado de Telecom Italia. REUTERS

Telecom Italia sube un 5% en Bolsa por la posible salida de Bernabe

El consejero delegado presentará el jueves el nuevo plan industrial

Las acciones de Telecom Italia han subido este lunes un 5,17% en Bolsa en medio de fuertes rumores sobre la posible dimisión del consejero delegado, Franco Bernabe. Los títulos, en cualquier caso, se mantienen en una montaña rusa de fuertes subidas y bajadas tras el acuerdo alcanzado por Telefónica con sus socios en el holding Telco, propietario de un 22% de la operadora transalpina, para elevar sus derechos económicos. 

Ahora las miradas se dirigen hacia la reunión del consejo de administración prevista para este jueves, en la que Bernabe debe presentar su plan industrial para recapitalizar la compañía y establecer unas líneas básicas para sus operaciones. 

Una de las alternativas que maneja el ejecutivo es aprobar una ampliación de capital, de entre 3.000 y 5.000 millones de euros, para evitar una rebaja del rating de la deuda de Telecom Italia hasta el escalón de "basura". Fuentes del sector señalan que los accionistas de la operadora, encabezados por Telefónica y sus socios en Telco, Intesa San Paolo, Mediobanca y Assicurazioni Generali son reacios a esta medida. 

Estos accionistas son más proclives a impulsar un plan de venta de activos, que incluiría la venta de su filial TIM Brasil, que actualmente tiene una capitalización bursátil cercana a 8.000 millones de euros. Bernabe ha rechazado hasta ahora esta opción, insistiendo en que esta desinversión supondría limitar el crecimiento futuro de Telecom Italia.

Ante este choque de trenes, la prensa italiana apuntaba este lunes que Bernabe habría perdido la confianza de los accionistas y estaría planteándose su dimisión. El directivo, además, no lo tendrá fácil. En este momento, 11 de los 14 consejeros de Telecom Italia son representantes del citado holding Telco. De ser así y mantenerse este posicionamiento de las partes, según han coincidido distintos analistas, las probabilidades de la posible venta de TIM Brasil aumentarían. 

La situación, en este escenario, es complicada para el directivo. La pasada semana, Bernabe dijo en el Senado italiano que, desde su llegada al cargo en 2007, ha logrado reducir la deuda en 8.100 millones de euros. Ahora bien, Bloomberg recordaba hoy que, durante el mandato del directivo, Telecom Italia se ha visto obligada a realizar saneamientos por devaluación en sus activos por un importe de 14.000 millones de euros.

Al mismo tiempo, la acción se ha desplomado un 73% situando su capitalización en cerca de 11.000 millones de euros, casi una tercera parte del actual endeudamiento neto, que ronda los 29.000 millones. Una situación en la que sería difícil pedir dinero a los accionistas, salvo que, según algunos analistas, la operación se viese acompañada de la venta de TIM Brasil. 

Así, por ejemplo, JP Morgan ha señalado que una pequeña ampliación de capital tendría sentido, facilitaría la emisión de un híbrido más adelante y aliviaría la presión de la deuda. Estos analistas, no obstante, creen que el acuerdo se entiende mejor en el contexto de una posible salida de Telecom Italia de Brasil. “La venta de TIM Brasil a 7,5 veces el ebitda de 2014 podría considerarse razonable”, afirman. En su opinión, los riesgos más negativos para la operadora serían una ampliación de capital mayor de lo esperado y no salir de Brasil.

Con este tormentoso escenario, los nombres sobre posibles sustitutos de Bernabe han empezado a circular por los medios. Entre ellos figuran Massimo Sarmi, actual consejero delegado de Poste Italiane. La empresa podría nombrar consejero delegado interino a Jean-Paul Fitoussi, actual consejero independiente de Telecom Italia, o a Marco Patuano, actual responsable de Operaciones de la teleco transalpina.

Claro que no son las únicas incógnitas en torno a la empresa, especialmente tras la tormenta política provocada en Italia por la dimisión de los ministros del Gobierno, procedentes del partido de Silvio Berlusconi. Este movimiento se ha leído en dos direcciones. Por un lado, algunos expertos han recordado que el primer ministro, Enrico Letta, se mostró abierto la pasada semana a la ampliación de la presencia de Telefónica en Telecom Italia, frente a quienes criticaban que la operadora pasase a manos españolas. 

Pero, por otro lado, también hay analistas que advierten de que una dimisión de Bernabe en este momento provocaría un aumento de los intentos de injerencia política para influir en el nombramiento de un sucesor. 

También hay una tercera circunstancia planteada por diversos analistas, que insisten que en una época de interinidad política, sin un Gobierno fuerte, sería muy complicado que las autoridades ejerciesen la acción de oro para mantener el control de Telecom Italia. 

Frente a esta opción, igualmente, fuentes del sector recuerdan que Telefónica, en el mejor de los casos tras el acuerdo con sus socios, no tendría más de un 22,4% del capital de Telecom Italia.


Normas