Comienza a vender pescado de lonja capturado unas horas antes
Juan Roig, presidente de Mercadona, conversa con pescadores en Gandía.
Juan Roig, presidente de Mercadona, conversa con pescadores en Gandía.

El grupo Mercadona intenta acercar el mar a Madrid

La cadena de supermercados Mercadona ha puesto el broche a la estrategia que comenzó a diseñar en 2011 con el objetivo de contar con pescado fresco de lonja recién capturado en todas sus tiendas. La transformación logística implementada por la empresa desde entonces ha llegado a su cenit con la incorporación de las 136 tiendas de Madrid al nuevo sistema desde el pasado 9 de septiembre. A partir de ahora se instalará en Cataluña con el objetivo de que esta semana este plenamente implantada en toda España

La iniciativa puesta en marcha por la cadena dirigida por Juan Roig, ha logrado convertir a las tiendas de Madrid, las que geográficamente más alejadas están de cualquier puerto pesquero, en destino de pescado fresco. Para eso ha hecho falta que durante este año la empresa cierre setenta acuerdos con otras tantas cofradías de pescadores de toda España para asegurarse un suministro de materia prima constante, dependiendo siempre de las circunstancias de un producto sobre cuya obtención juegan tanto tipo de variables.

Sin embargo, para asegurarse un suministro variado y de especies de consumo de toda la vida a un precio razonable, Mercadona ha desplegado una red de compradores que pujan en las subastas de las lonjas de pescado de toda España. “La información fluye entre la red tejida por Mercadona y las cofradías en tiempo real. Sabemos el pescado que esta entrando en las lonjas en cada momento y de acuerdo con las necesidades de la empresa pujamos a mayor o menor precio por cada una de las cajas”, asegura José Signes, coordinador de la lonja de Alicante. 

Los barcos en el agua y produciendo

Un respiro, un alivio para los barcos y las familias que viven de ellos”. Así califican en la lonja de Alicante, el acuerdo al que han llegado con Mercadona.

Para poder comprar en las lonjas las cofradías han creado sociedades limitadas, que son las que compran para la cadena de acuerdo con las necesidades que en tiempo real les demanda. “Saber que la cadena está presente en las subastas de las lonjas y que puja como uno más ha proporcionado una enorme estabilidad a los precios. Ha sido un balón de oxígeno excelente para aliviar la situación de muchas familias”.

Los barcos de la zona de Levante ya salen, con buen tiempo, seis días a la semana al mar. Antes, a la vista de los precios tan bajos que marcaban las subastas, no les merecía la pena salir a faenar los jueves y los viernes, y la mayor parte de ellos amarraba hasta el lunes, pero ahora saben que pesquen lo que pesquen, Mercadona se lo va a comprar a un precio, no como para hacerse millonario, pero sí para poder cubrir gastos y llevar un jornal digno a casa”, explica Signes.

La red tejida por Mercadona y ahora sus ‘socios’ los pescadores ya está echada en toda España. Esta misma semana comienza a operar en Cataluña, y ya estará completa y cubierta toda la geografía costera española. “Lo importante, asegura Signes, es que este esfuerzo logístico funcione y tengamos la información, prácticamente en tiempo real, de lo que entra en cada lonja para así poder cubrir la demanda en todo momento”.

Desde allí una red de transporte suministra a las tiendas situadas en las zonas costeras dos veces al día. En el caso de Madrid la distancia hace prácticamente imposible surtir en tiempo real. El pescado con destino a la capital duerme en el centro logístico más cercano y desde allí se traslada a las tiendas. Es decir, su objetivo es que del agua a las tiendas de Madrid, la manipulación del pescado no se demore más de 12 horas Todo un récord que actualmente solo se encuentra al alcance de las pequeñas tiendas especializadas de la capital.

De este modo cada tienda recibe a primera hora de la mañana cuatro o cinco cajas de producto con especies de pesca de bajura que la tienda ha de vender de forma casi obligada para mantener el compromiso de frescura autoimpuesto. ¨Actualmente ya compramos en lonjas de todas las comunidades autónomas que tienen costa. Utilizamos las propias furgonetas de reparto a domicilio para trasladar el pescado a las tiendas (una furgoneta sirve a cuatro tiendas) que están a menos de una hora". 

“Se trata de trabajar como los tenderos de toda la vida, de ofrecer pescado fresco a un precio más que razonable todos los días. De lograr un coste más ajustado, que permita seguir siendo competitivos en un producto tan especial y sensible como el pescado" aseguran en la empresa. 
De hecho para evitar que el pescado no vendido se tenga que guardar en las cámaras e intentar venderlo al día siguiente, la cadena ha dado margen de maniobra a los responsables de las tiendas para que ajusten los precios a la baja y lograr así que todo el pescado de lonja se venda en el día¨.

Además se ajusta casi al milímetro la oferta a la demanda. “No se consume el mismo pescado en Asturias que en Alicante, pero con este sistema ofrecemos en cada zona las especies que de verdad se demandan, por lo que entendemos que la eficacia del proyecto y el ahorro de costes es enorme”.

Normas
Entra en El País para participar