La entidad realiza su primera gran reunión con inversores y gestoras
El Presidente de Bankia,José Ignacio Goirigolzarri,tras su visita,sale de la remodelada oficina de la entidad en la calle Pintor Gisbert.
El Presidente de Bankia,José Ignacio Goirigolzarri,tras su visita,sale de la remodelada oficina de la entidad en la calle Pintor Gisbert. EFE

Bankia elimina la licencia bancaria de BFA como reclama Bruselas

Prevé suprimir esta ficha en las próximas semanas

Los responsables de BFA-Bankia consideran que ha llegado el momento de ‘vender’ el valor del grupo al mercado una vez que la entidad comienza a salir del túnel de los números rojos y su reestructuración está bastante encauzada. La entidad, de hecho, mantiene su previsión de cerrar el año con un beneficio de 800 millones de euros, y de poder repartir dividendo a partir de 2015.

Con este objetivo el miércoles pasado José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo, y José Sevilla, número dos, reunieron en Madrid por primera vez desde que llegaron a Bankia a más de cincuenta inversores institucionales y gestoras con el objetivo de explicarles la evolución y perspectivas futuras de BFA-Bankia.

Ya ha transcurrido casi un año desde que Bankia dio un vuelco a su estrategia tras realizar un pormenorizado análisis de su balance. Tras este estudio sus entonces nuevos gestores, Goirigolzarri y Sevilla anunciaron la necesidad de recapitalizar el grupo con una nueva inyección de capital público de 17.959 millones, que se sumaban a los 4.465 millones que metió el Estado en mayo de 2011. Tras recibir estos fondos Bruselas impuso al grupo unas drásticas exigencias, como reducir su tamaño un 60%.

También reclamó un cambio en la estructura del grupo. El objetivo era simplificar su operativa ya que consideraba que no tenía sentido que la entidad mantuviese dos fichas bancaria: Banco Financiero y de Ahorros y Bankia.

La Comisión Europea (CE) dio un año de plazo para resolver este entramado de fichas bancarias, periodo que cumple a finales del presente ejercicio. Bruselas reclamaba bien que BFA y Bankia se fusionasen o que se suprimiera la licencia de su matriz.

Y así ha sido. Sevilla aprovechó la pregunta de un analista presente en la reunión del miércoles para explicar que ya se estaba “pretrabajando” en eliminar la licencia bancaria de BFA, lo que puede suceder en las próximas semanas. El proyecto es transformar este banco en una sociedad holding tenedora de acciones.

Esta solución resulta más sencilla que la otra opción propuesta por la CE de fusionar BFA y Bankia, ya que el hecho de que el segundo cuente con minoritarios hacen más compleja la operación. BFA, de hecho, es la matriz del grupo y posee, entre otras participaciones, el 68,39% de Bankia es la firma que cotiza. En su balance cuenta, además, con el 5% de Iberdrola, el 14,99% de Mapfre, la cartera de deuda del grupo y créditos por 178 millones de euros. Su presidente y prácticamente único ejecutivo es Manuel Lagares, director general del grupo.

BFA se creó el 3 de diciembre de 2010 como sociedad que conformaba el sistema institucional de protección (SIP), fruto de la unión Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia, y Caja Rioja. Iba a heredar la actividad financiera de estas entidades, pero al final se optó por crear una filial, Bankia, que sería el banco que cotizaría. De esta forma, se trasladó a BFA todos los activos tóxicos vinculados con el sector inmobiliario –que a finales del pasado año pasaron a Sareb–.

Además, todas las participaciones preferentes y deuda subordinada suscrita por los clientes de las siete cajas que dieron origen a Bankia dependían de BFA. De esta forma, Bankia se quedó limpia para su salida a Bolsa.

 

Cajamar y otras rurales crean BCSC

Cajamar y otras 30 cajas rurales han iniciado los trámites para constituir Banco de Crédito Social Cooperativo (BCSC) –como adelantó CincoDías el pasado 9 de septiembre –, que contará con un capital social inicial de 800 millones de euros y será un instrumento financiero y organizativo al servicio de estas cooperativas. Estas entidades han presentado el pasado martes la solicitud de ficha bancaria en el Banco de España. El nuevo banco está promovido por Cajamar Caja Rural y las demás entidades del Grupo Cooperativo Cajamar, del Grupo Solventia, Caja Rural Castilla-La Mancha y otras cinco cajas de Castellón. Banco de Crédito Social Cooperativo estará al servicio de las cooperativas que lo constituyen y serán sus accionistas, pero su creación no afectará a su existencia ni a su actividad.

Normas