Alumnado extranjero
Después de clase, el cielo, los toros, las tapas…

Después de clase, el cielo, los toros, las tapas…

España es el país europeo que recibe el mayor número de estudiantes Erasmus y el elegido por muchos jóvenes procedentes de Latinoamérica que valoran la cercanía cultural o buscan obtener un título Bolonia que les permita acceder profesionalmente a la Unión Europea, pero también empieza a ser un destino muy demandado por estudiantes asiáticos, sobre todo chinos, interesados en el idioma y en la conexión con el sur del continente americano. Más de 950.000 jóvenes extranjeros se matricularon en España durante el curso pasado, tanto en centros públicos como privados, según el portal Study in Spain, una iniciativa impulsada por Turespaña y el Icex en la que también participan el Ministerio de Educación y el Instituto Cervantes, cuya finalidad es potenciar el turismo de estudios y proporcionar información útil para los estudiantes extranjeros.

La suma de múltiples factores hace de España uno de los destinos más solicitados y atractivos para formarse. Miguel Costa, director de Admisiones de IE University, destaca, entre otros, el clima, la gastronomía y la riqueza cultural, a los que añade el hecho de que el coste de la vida sea menor que en muchos de los países de nuestro entorno. En su opinión, las universidades españolas, conscientes de ese atractivo, han realizado un gran esfuerzo para recibir a alumnos extranjeros en los últimos años. “Además, algunas escuelas de negocios, entre las que se incluye IE Business School, fueron pioneras en ofrecer programas en inglés y gozan de un elevado reconocimiento internacional, ocupando las primeras posiciones de los rankings internacionales”.

Lo cierto es que las escuelas de negocios son uno de nuestros principales activos académicos. España ocupa el tercer lugar del mundo y el segundo de Europa entre los elegidos para cursar un MBA, según se desprende de un estudio realizado por Esade. La investigación revela que Estados Unidos cuenta con un total de 10.135 estudiantes internacionales matriculados en los 126 mejores programas de máster en Administración de Empresas incluidos en el ranking elaborado por Financial Times, Reino Unido registra 1.582 matrículas y España, 1.377.

El informe refleja además que la localización es el tercer criterio más importante a la hora de escoger un MBA, por delante del posicionamiento de la escuela en las clasificaciones o el coste de la matrícula. Así, Barcelona es la quinta ciudad del mundo y la segunda de Europa en cuanto a número de estudiantes internacionales de MBA, mientras que Madrid ocupa el puesto decimotercero en el ranking mundial y el cuarto europeo.

 Arturo de las Heras, director general del CEF y gerente de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), considera que si nuestro país es uno de los destinos más solicitados es porque el nivel de las escuelas de negocios es uno de los más altos del mundo, “como lo demuestra el hecho de que su presencia en las primeras posiciones de los principales rankings internacionales es habitual”. “En segundo lugar, nuestro idioma es el tercero más hablado del planeta, y la formación de calidad en español supone una puerta de acceso al empleo en muchos países”, asegura.

Por su parte, Nicole Comotti, directora de la European School of Economics, añade que en España se produce una confluencia de culturas y estilos de dirección que aúna lo latino con lo europeo, sin olvidarse de la gran influencia anglosajona, que es única en el mundo. “Además, el prestigio de las escuelas y los docentes es reconocido más allá de nuestras fronteras”.

La localización es el tercer criterio a la hora de escoger un MBA. Barcelona es la quinta ciudad del mundo y la segunda de Europa en estudiantes extranjeros.

En general, el alumno viene atraído por el idioma, opina Ramón Aragón, director de relaciones externas de ESCP Europe. “El español es uno de los tres principales idiomas del mundo y nada mejor que venir a estudiar un máster aquí, donde además hay escuelas de prestigio y se vive bien. Aunque ha calado el tema de la crisis, creo que una vez que el alumno investiga entre amigos o en las redes sociales, sigue encontrando un país muy interesante para estudiar”, afirma.

Gastón Fornés, codirector internacional del MBA de ESIC y miembro de la Comisión China de esta escuela, confirma que el idioma, junto con el prestigio de los centros, es uno de los factores más considerados por los estudiantes chinos. “Quieren aprender español como un elemento diferenciador de sus carreras; cada vez ven más clara su relevancia por el acercamiento de China a Latinoamérica”.

Con casi el 80% de alumnos extranjeros en sus aulas, Nebrija puede presumir de ser uno de los centros más internacionales, aunque Bruno Pujol, director general de Desarrollo Universitario de la institución, puntualiza: “Para nosotros, son simplemente alumnos, nos da igual que sean de Murcia o de Nueva York”.

Y no solo aumenta el número de estudiantes foráneos en las instituciones privadas, también en las públicas, donde la media se sitúa en torno al 3,2%, con la excepción de la Universidad Complutense de Madrid, que durante el curso pasado recibió a 9.553 estudiantes de fuera, el 11,5% del total de matriculaciones. Esta cifra incluye a los 1.716 alumnos europeos que eligieron esta institución para disfrutar de su beca Erasmus. Por facultades, la de Filología es la que cuenta con más estudiantes extranjeros y la mayor diversidad de procedencias, mientras que Derecho registra un buen número de latinoamericanos y en la facultad de Comercio y Turismo hay cerca de 300 asiáticos matriculados.

Pero ¿qué razones esgrimen estudiantes de culturas diversas, algunas muy lejanas, para decidirse a venir a España? En el caso de Jorge Shi, chino, pesó el idioma, responde desde Shanghái, ciudad a la que volvió tras finalizar sus estudios en ESIC para montar su propio negocio. Hoy tiene clientes mexicanos y explica: “Mi experiencia en España me ha aportado conocimientos y habilidades para mi desarrollo profesional, pero también personal”.

A Eshtiaque Khan, de Bangladesh, en el último curso del grado en Administración de Empresas de IE University, lo que le atrajo fue el ranking y la reputación que esta universidad privada ostenta en el mundo de los negocios. “Otro factor muy importante en mi decisión fue afrontar el reto de venir a un ambiente completamente desconocido y ver cómo sobrellevaba la incertidumbre. Por último, pero no por ello menos importante, me tentó el estilo de vida español, vibrante”.

Luis García Segura, dominicano, que llegó a España en 2009 para hacer un máster de Derecho Empresarial en Nebrija, donde hoy es profesor, considera que ha tenido una experiencia académica única en el mundo: “Los lazos de comunicación, culturales, comerciales y económicos que tiene España con Europa no solo te abren la puerta a un país, sino a toda una región. Esto es excepcional”.

 Por último, Carolina Álvarez, colombiana, máster en Marketing y Comunicación en ESCP Europe, con campus en varias ciudades europeas, se decidió por Madrid “por su ambiente internacional, el clima, la luz, la comida…, y porque culturalmente es también una ciudad bastante rica”. Las clasificaciones internacionales de los mejores centros la ayudaron a elegir.

 

 

 

 

 

Normas