El Gobierno asegura que no rebasará el tope de Bruselas
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

El déficit público se acerca a su límite anual y cierra julio en el 5,27%

La revisión a la baja del PIB del INE eleva el déficit en términos relativos

La Administración central registra el mayor desfase

El déficit público de la Administración central, las comunidades autónomas y la Seguridad Social alcanzó en julio el 5,27% del PIB, un nivel que se acerca mucho al objetivo de todo el año situado en el 6,5%. Los datos publicados ayer no incluyen todavía el resultado de los ayuntamientos que, en principio, deberían cerrar el ejercicio en equilibrio. La revisión a la baja del PIB realizada por el INE también se ha traducido en un mayor déficit en términos relativos.

En Hacienda suelen recordar que la evolución del saldo fiscal negativo no es lineal y, por lo tanto, no cabe esperar que el desfase siga aumentado al mismo ritmo durante lo que resta de año. De hecho, el Gobierno insiste en que España cumplirá el objetivo comprometido por Bruselas. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró la semana pasada que la recaudación por el impuesto sobre sociedades superará en 2.500 millones la cifra presupuestada.

En cualquier caso, los datos reflejan que los desequilibrios en las cuentas públicas son notables. En los primeros siete meses del año, el desfase ha alcanzado los 54.293 millones y la mayor parte de esta cifra corresponde a la Administración central, cuyos números rojos se situaron en julio en 46.891 millones. Ello representa un 4,55% del PIB, un porcentaje que sobrepasa el objetivo para todo el año del 3,8%.

En cualquier caso, todo apunta que esa cifra se irá reduciendo. La Administración central es el eslabón del sector público con más posibilidades de cumplir su objetivo. Las comunidades autónomas, por su parte, registraron un déficit del 0,77% del PIB (7.936 millones) hasta julio, por debajo del mes anterior. Sin embargo, todavía es muy pronto para asegurar que las autonomías lograrán su compromiso de cerrar el año con un desfase del 1,3%.

Por último, la Seguridad social –que ha recibido un adelanto de las transferencias del Estado central– mantiene un ligero superávit del 0,05% del PIB. Resulta un espejismo. De hecho, cuando llegue diciembre, el déficit de la Seguridad Social se moverá en torno al 1,4% del PIB.

Normas