Aplicaciones
Encontrar fontanero con el móvil

Encontrar fontanero con el móvil

Habitissimo ayuda a contactar con profesionales de confianza a quienes necesitan hacer una reforma en casa o en la oficina

Hace seis años, Jordi Ber necesitaba un fontanero para su piso de Barcelona.

Como suele hacer todo el mundo, se puso a buscar en directorios telefónicos, pero las listas de nombres eran interminables y no incluían ninguna referencia. ¿A cuál de todos llamar? La frustración aumentó cuando descubrió que algunos números habían sido dados de baja.

A raíz de esta experiencia, Ber, que acababa de lanzar un portal de arquitectura y construcción, decidió crear una guía digital que ayudase a contactar con profesionales de confianza a quienes necesitasen hacer una reparación o reforma en casa o la oficina.

En sociedad con el programador Martín Caleau desarrolló el prototipo y en enero de 2009 lo presentó al concurso de emprendedores de la incubadora de negocios Seedrocket.

La propuesta ganó el concurso, lo que le valió instalarse en la incubadora de Barcelona y recibir el apoyo de su red de business angels. En tres rondas de financiación, el proyecto recaudó 550.000 euros de inversores, entre los que destaca Luis Martín Cabiedes.

Con ese dinero y dos préstamos de Enisa (Empresa Nacional de Innovación), Ber y Caleau sacaron adelante Habitissimo, que el año pasado triplicó sus ventas hasta los 1,2 millones y este ejercicio prevé volver a hacerlo.

La aplicación, a la que puede accederse desde el móvil o la tablet, funciona como Infojobs o Idealista. Si alguien quiere pintar su salón, por ejemplo, solo tiene que publicar los datos de la obra requerida (medidas, materiales, plazo de ejecución), a cambio de lo cual recibirá hasta cuatro presupuestos de diferentes pintores que trabajan en su zona.

El usuario escoge la mejor oferta y la web se encarga de avisarle al pintor para que se ponga en contacto con él.

El servicio es gratuito para el que busca, pero los profesionales deben pagar un mínimo de 10 euros mensuales para poder ver los datos de contacto de los posibles clientes. Así es como la empresa gana dinero.

Como, además, usuarios anteriores pueden dejar comentarios del servicio recibido, cada profesional va construyendo su propia reputación online. “Para un electricista o cerrajero es una forma mucho más rentable de conseguir trabajo que poniendo anuncios en revistas de barrio o recurriendo al buzoneo, cuyo retorno es difícil de medir”, explica Ber.

Ante la buena acogida obtenida en España, Habitissimo ha abierto versiones locales del sitio en Italia, Brasil, México, Argentina y Chile.

En los seis países donde opera lleva publicados 500.000 presupuestos. “Al menos dos de cada tres acaban ejecutándose”, asegura Ber.

La start-up, que tras su paso por la incubadora se instaló en Mallorca, ha invertido desde su creación unos tres millones de euros, la mitad de los cuales ha destinado a su expansión internacional. “Queremos crecer todo lo que podamos yendo a países donde no tengamos competencia”.

Se hacen chalés, iglesias, gasolineras...

Martín Caleau y Jordi Ber, fundadores de Habitissimo, y Javier Serer, socio y director de producto, en la sede de la compañía.
Martín Caleau y Jordi Ber, fundadores de Habitissimo, y Javier Serer, socio y director de producto, en la sede de la compañía.

La aplicación se lanzó en plena caída del sector de la construcción, pero Jordi Ber, director general de Habitissimo, cree que la coyuntura económica, lejos de perjudicar su proyecto, lo ha favorecido.

“Si los profesionales aceptan nuestro servicio es porque no tienen tantos clientes como antes y porque tenemos una propuesta que les puede resolver la falta de contratos. En cambio, si hubiésemos creado la guía en pleno boom inmobiliario, seguramente nos habrían hecho muy poco caso porque habrían estado desbordados de trabajo”, explica.

Parte del trabajo de Habitissimo consiste en encontrar profesionales que quieran apuntarse en el directorio, para lo cual cuentan con un equipo de marketing en cada uno de los seis países donde operan.

“Muchos se registran por su cuenta en la web y otros lo hacen por consejo de un colega. Es muy común que un fontanero recomiende al electricista o albañil que trabaja con él, pero nunca a alguien de su propio gremio porque le haría la competencia”, señala.

El valor medio de los presupuestos que publican es de 7.000 euros y la media, 1.200 euros. La mayor obra que han ayudado a contratar ha sido la construcción de un chalé en España. En Brasil se han pedido presupuestos para construir iglesias y gasolineras.

Normas