Las operaciones de Evo y Sabadell suponen un "punto de inflexión"
Imagen de los paneles del Ibex 35, Madrid
Imagen de los paneles del Ibex 35, Madrid

Banca March eleva a la Bolsa española de negativa a neutral por la mejora de la banca

Las últimas operaciones de entrada de inversores extranjeros en el sistema financiero español son un punto de inflexión. Así lo cree José Luis Jiménez, director general de March Gestión. La compra de Evo Bank por parte del fondo de inversión norteamericano Apollo Global Management y la entrada del inversor mexicano Martínez y del banquero colombiano Jaime Gilinski en la ampliación de capital de Banco Sabadell son un síntoma de confianza en el mercado español con el que, según Banca March, nadie podía soñar hace tan solo hace un año. Estas operaciones son “la guinda” a la mayor confianza en la economía española, aseguró. Por eso, March sitúa la inversión en renta variable española en perspectiva neutral, tras bastante tiempo en perspectiva negativa.

Los mejores datos de la economía española, como el cambio en el balance por cuenta corriente, y la baja de la prima de riesgo permiten que se espere un buen final de año en el Ibex 35. Ese buen comportamiento vendrá empujado por la mejora de los grandes valores, entre los que tienen un gran peso las entidades financieras cotizadas. En cuanto a la prima de riesgo, Miguel Ángel García, director de estrategia de mercados de Banca March, estima que tenderá a situarse por debajo de los 200 puntos, aunque será un proceso más lento que la notable mejora del último año. Por eso, la entidad pasa los bonos españoles de positivo a neutral.

Jiménez considera que la renta variable española puede presentarse como una oferta muy atractiva para los inversores, que observarán ante la mejora del contexto económico que la Bolsa está muy barata. La entidad remarca que las perspectivas sobre el desarrollo del Ibex 35 permiten aportar una nota de optimismo que hace mucho tiempo que la realidad impedía realizar.

En cuanto a los riesgos para la recuperación en los mercados, Banca March cree que una posible intervención militar en Siria, posibilidad que parece alejarse en los últimos días, tendría un efecto limitado, con el precio del barril de Brendt subiendo hasta los 120 dólares y con un aumento de la inflación, pero no demasiado alarmante. En cuanto a la retirada de estímulos de la Reserva Federal estadounidense, la entidad asegura que es difícil predecir lo que ocurrirá, pues no hay precedentes de una política monetaria tan agresiva, aunque lo normal sería que la renta fija sufra y la renta variable experimente una mayor volatilidad hasta que se confirme la mejora en los resultados empresariales.

Los países emergentes con altos déficits por cuenta corriente ante un escenario de la retirada gradual de estímulos por parte de la Fed ya a partir de este mes de septiembre, y las dudas sobre la sostenibilidad del cambio de modelo en China, serían otras sombras en el horizonte. Los últimos datos macroeconómicos de China son buenas señales sobre la marcha de la economía del país asiático y, en relación a los emergentes, Banca March cree que ha habido un efecto salida de capitales en los últimos meses algo exagerado, pero que sirve como toque de atención para separar los buenos países incluidos en esta categoría de los que presentan muchos más riesgo de inversión. En todo caso, March mira al futuro con moderado optimismo.

Normas
Entra en El País para participar