MUY CONFIDENCIAL

¿Tiene que lanzar Carceller una opa sobre Damm?

La familia Carceller, a través de Disa Corporación Petrolífera, es el primer accionista de Sociedad Anónima Damm con el 27,8% del capital. La empresa catalana es propietaria de varias marcas de cerveza, de los establecimientos Rodilla, el agua Fuente Liviana o los batidos Cacaolat, un grupo que factura cerca de 1.000 millones de euros al año, que emplea a más de 3.000 personas, con una deuda de 71 millones y que cotiza en la Bolsa de Barcelona. Además Damm posee el 6,2% de Pescanova y cerca del 10% de Ebro Foods. Demetrio Carceller Arce es el presidente de Damm; su hermano José Carceller es consejero en Pescanova en representación de Damm.

El segundo mayor accionista de Damm es el grupo alemán Oetker, con el 25%, uno de los mayores grupos industriales familiares europeos, con una facturación en 2012 de 10.942 millones de euros, con presencia importante en los negocios de alimentación y navieros.

El tercer accionista de Damm es la sociedad Seegrund BV, con el 13,9% del grupo cervecero. Ni el informe de gobierno corporativo de Damm ni su informe anual explica qué es Seegrund BV. Únicamente que su representante en el consejo de la empresa es Javier Ribas. La firma lleva desde el año 1994 en el consejo de Damm sin variar prácticamente su participación.

Hay que acudir al registro mercantil holandés para saber un poco más de Seegrund BV. Este diario solicitó las cuentas en Amsterdam de la empresa, y los únicos datos aportados por los registros holandeses son los siguientes, según la información facilitada por Axesor en un informe: Seegrund BV se constituyó en el año 1992; cuenta con un capital de 43,9 millones; la firma está dirigida por George Frederik Nicolaï, Javier Ribas, y Markus Dirk. No tiene más empleados, su facturación es “desconocida”. Y está controlada por otras sociedades: Monida Limited; Theklas Lysioti 35, de Chipre; y HE180955.

El tercer mayor accionista de Damm, por tanto, es una firma holandesa controlada por otras tres sociedades, una de ellas de Chipre. La identidad de las personas que son propietarias de Seegrund es importante por una razón: si estas sociedades dueñas de la firma holandesa, que tiene el 13,9% de Damm, estuvieran controladas por miembros de la familia Carceller, Disa Corporación Petrolífera (la familia Carceller) tendría que lanzar una opa sobre Damm al superar el umbral del 30% a partir del cual es obligada la operación. Hay que suponer que esto no es así, dado que la CNMV no lo ha exigido.

Sin embargo, una investigación judicial plantea interrogantes. El juez Pablo Ruz, de la Audiencia Nacional, dictó el miércoles un auto en el que afirmaba que de las diligencias practicadas se “ha quedado indiciariamente acreditada” la existencia de una trama defraudatoria llevada a cabo presuntamente mediante la ocultación de datos relativos a Demetrio Carceller Coll, padre del presidente de Damm.

En este auto el magistrado hace referencia a un informe de Hacienda titulado Estructura para la participación de la familia Carceller en Disa Corporación Petrolífera, Renta Insular Canaria y Sociedad Anónima Damm. según el cual “se creó una estructura financiera encabezada por la sociedad panameña Financiera Intercontinental de la que pendían otras sociedades principalmente holandesas, de las Antillas holandesas y chipriotas, a través de la cual ocultó su titularidad en los paquetes accionariales de estas sociedades y de otras que, a su vez estaban participadas por las citadas (…)”.

¿Es la holandesa Seegrund y las tres sociedades dueñas de esta firma con el 13,9% de Damm una sociedad controlada realmente por la familia Carceller? ¿debería entonces lanzar una opa?

Normas