Pequeños gigantes
También la etiqueta tiene que responder a unas exigencias e ir acorde con la prenda. Para ello se utilizan diversas técnicas y colores.
También la etiqueta tiene que responder a unas exigencias e ir acorde con la prenda. Para ello se utilizan diversas técnicas y colores.

Moda y diseño en un trozo de cartón

El grupo gallego Uniter fabrica etiquetas para las principales cadenas textiles del país. Opera en China e India y hace poco estrenó oficina en Portugal

Al compás del imparable crecimiento de la moda española se han desarrollado en nuestro país otras compañías que dan el apoyo imprescindible a la distribución textil. Las etiquetas del grupo gallego Uniter cuelgan de las perchas de Zara por todo el mundo y dan vida a un simple trozo de cartón aportando, más que información, arte.

En 1996 y en el bajo de un edificio en la localidad coruñesa de Arteixo nació Uniter. Empezó como una empresa de artes gráficas al uso, pero la especificación y el auge del textil, principalmente gallego, impulsó lo que hoy es este grupo.

“Fueron momentos extremadamente duros que logramos superar gracias a la ilusión y el empeño de los fundadores, que contaron con el apoyo que le prestaron algunos amigos”, recuerda Marta Capelete, directora financiera de la compañía.

“Siempre hemos mantenido que la especialización conduce a unos niveles de satisfacción de los clientes que difícilmente se pueden alcanzar cuando los objetivos son diversos”, explican desde la empresa. Por ello, han hecho del etiquetado textil su único modelo de negocio. Nada que distraiga el verdadero objetivo: ofrecer la máxima información de la prenda que se etiqueta.

Sus etiquetas cuelgan de las perchas de Zara por todo el mundo

“Nuestros clientes tienen la certeza de adquirir un producto de primera calidad”, apunta la directora. Además, “ofrecemos una solución integral al servicio de etiquetado, aportándole un valor añadido”, añade. No en vano las cifras son claras. Durante el ejercicio 2012 la facturación del grupo superó los 17 millones de euros y fabricaron más de 150 millones de unidades en cartón.

El proceso de producción es tarea complicada y cuidada en todas sus fases. “Cada cliente demanda un servicio, por ello queremos ofrecer soluciones personalizadas a cada uno de ellos”, afirma Capelete.

Con 17 años de trayectoria en la creación de etiquetas, en Uniter son capaces de desarrollar un proyecto desde una idea inicial, adaptándose a las necesidades de sus clientes, o ejecutar el diseño que el cliente trae ya concretado.

Dentro del proceso de creación de una etiqueta se siguen diversos pasos. “Siempre empezamos analizando a qué tipo de producto irá orientado el proyecto”, cuenta la directora.

El objetivo es ofrecer la máxima información de la prenda que se etiqueta

Además, deben tener en cuenta el público objetivo, reafirmando cada pieza y añadiendo valor, ya que se trata de una parte fundamental de cualquier marca, casi como una tarjeta de visita. “Una vez aceptadas las pruebas por el cliente, realizamos muestras físicas hasta obtener el diseño definitivo”, explica Capelete.

A partir de ahí comienza el proceso de fabricación, y “casi siempre a contrarreloj para tener a tiempo el producto”. Precisamente, el tiempo es uno de los factores clave de Uniter.

Además, la moda exige en muchos casos acabados especiales que van más allá de un simple rectángulo de cartón. Desde hace algunos años se imponen las etiquetas con relieve, serigrafiados, colores vistosos o con doble cara. De todo para que al estrenar una prenda, el consumidor no quiera quitar la etiqueta.

El proceso es completo: “Una vez que el producto está finalizado el departamento comercial se encarga de gestionar personalmente los pedidos y de hacer llegar los envíos pertinentes a los destinos que el cliente solicita”. Tanto en España como en el exterior, los precios y referencias se estamparán posteriormente.

Reducción de márgenes

A pesar de contar con clientes de talla y presencia internacional, la crisis también ha tenido consecuencias en la compañía. El grupo Uniter se ha tenido que adaptar a los malos tiempos recortando sus márgenes para que sus ventas no se vean afectadas.

En la compañía se sienten “afortunados de no ser más víctimas de los malos días que vivimos”.

Pero no solo de moda gallega vive Uniter. “Nuestro trabajo, nos ha llevado a servir a clientes con un origen, tanto geográfico como cultural, muy diverso”, comenta Capelete. Y es que la compañía está donde la industria de la moda la reclama.

Por eso, desde 2007 el grupo posee centros de producción en China e India, a través de sus filiales Coditer y Amiter que operan en dichos mercados. Además, recientemente han estrenado también oficina en Portugal.

La directora asegura que “la intención es cubrir todas las necesidades geográficas que nuestros clientes demanden desde un punto de vista de máxima eficiencia”; por ello, añade, “queremos fortalecer nuestra presencia en ciertos países”.

Actualmente han logrado salvar las distancias entre los centros de producción textil trasladados a países de Asia y sus propias fábricas, por lo que no descartan continuar en esta línea.

Un chip inteligente entre las capas de cartón

Los diseñadores de Uniter utilizan todos los medios para sus creaciones y protegen los proyectos.
Los diseñadores de Uniter utilizan todos los medios para sus creaciones y protegen los proyectos.

En materia de investigación y desarrollo Uniter trabaja, en estos días, para abrirse un hueco en el futuro. La evolución del etiquetado en prenda incluye un chip inteligente entre las capas de cartón. Por ello, en la compañía “estamos innovando para lograr posicionamiento en este mercado”, asegura Marta Capelete.

Próximamente, las etiquetas podrán dar un plus de información con un simple lector. De hecho, algunas empresas del textil estadounidense ya han comenzado a incluirlas en sus productos y se espera que pronto lleguen a Europa.

Se trata de la tecnología RFID, que utiliza la radiofrecuencia y que permite, entre otras cosas, conocer al momento el stock de almacenes o agilizar el cobro en las cajas.

Datos básicos

Uniter nació en Arteixo, localidad gallega, conocida por ser el lugar donde tiene su sede Inditex. La empresa se trasladó luego a La Coruña, donde actualmente se encuentra su edificio principal.
Uniter nació en Arteixo, localidad gallega, conocida por ser el lugar donde tiene su sede Inditex. La empresa se trasladó luego a La Coruña, donde actualmente se encuentra su edificio principal.

Adaptación
Dado el perfil de los clientes, siempre a la vanguardia de la moda y en constante cambio, en Uniter tienen la flexibilidad y capacidad de priorizar las producciones controlando todo el proceso gracias a la integración vertical. El carácter resolutivo es su pieza clave.

Internacional
La compañía ha crecido adaptándose a las necesidades de los clientes y da servicio a más de 20 países de Europa y Asia buscando optimizar los recursos. A pesar de ello, sufren “la rigidez en los medios de pago de mercados como el de Oriente Próximo”, explica la directora financiera.

Medio ambiente
Cada uno de los 150 empleados de la empresa es responsable de la calidad de su trabajo y del control de los impactos ambientales asociados. La aplicación de esta política exige la integración de todo el personal y, por ello, consideran prioritarias “la motivación y la formación para la protección ambiental”, explican en el grupo.

Clientes
Sus principales clientes son empresas del sector textil, básicamente españolas, aunque con fábricas en todo el mundo. En la lista está el grupo Inditex, así como marcas de renombre como Neck & Neck (moda infantil) o afamados diseñadores gallegos.

Normas