El día 23 el grupo da el pistoletazo de salida para cerrar 25 sucursales a la vez
Logotipo de Banco Santander.
Logotipo de Banco Santander. REUTERS

Santander inicia el cierre de 700 oficinas tras su fusión con Banesto

Concluye con 290 las bajas incentivadas y, de momento, 1.000 empleados han solicitado su prejubilación

Todo bajo control. Santander ha conseguido su objetivo para que unos 300 empleados del grupo en España se adhieran al plan de bajas incentivas consecuencia de la fusión con Banesto. El periodo para acogerse a este proceso finalizó el 28 de junio. Se apuntaron 290 trabajadores, de los que unos 60 salieron a petición del banco, mientras que otros 230 lo hicieron de forma voluntaria, explican fuentes sindicales.

A estas salidas se les unirán otras derivadas del programa de prejubilaciones puesto en marcha por el banco. Pese a que el grupo nunca ha querido facilitar una cifra sobre su objetivo de salidas, los sindicatos y fuentes internas de la entidad lo cuantifican en unas 3.000 en tres años.

De momento, hasta finales de junio unos 650 empleados habían decidido prejubilarse. Desde entonces el número ha crecido, y ya han manifestado su intención de prejubilarse este año más de 300 trabajadores. Pese a ello, la respuesta del grupo no llegará hasta el último trimestre, una vez que la entidad pueda asegurar los fondos necesarios para cubrir estas salidas. Santander ofrece a los interesados en prejubilarse un 80% del salario bruto utilizado para calcular la pensión a los trabajadores del sector administrativo, más un cuarto de la paga de agosto.

En el caso de los directivos, el acuerdo establece prejubilaciones con un 76% del salario bruto, más el 50% del complemento voluntario y un cuarto de la paga. A estas prejubilaciones podrán acogerse los empleados a partir de los 58 años, aunque en el caso de Madrid la edad se rebaja a los 55 años. Además, se mantendrán las aportaciones al plan de pensiones o al plan de previsión social empresarial hasta la edad de jubilación.

El banco también espera comprobar en la práctica el ritmo de cierres de oficinas para evaluar exactamente la cifra de prejubilaciones de este año. En agosto ha cerrado 9 sucursales, pero el plan se inicia oficialmente el próximo 23 de septiembre con el cierre casi simultáneo de 25 sucursales en el País Vasco, Aragón, La Rioja y Navarra. Una vez chequeado el correcto traspaso del negocio y clientes de unas oficinas a otras, y que el sistema informático responde, el proyecto pasa por acelerar los cierres. El objetivo es clausurar 700 oficinas de ambas redes antes de finales de 2014, un año antes de lo previsto inicialmente. Santander pretende operar con 4.000 sucursales en España tras el ajuste.

La banca comercial de España se muda hoy a Banesto

La idea de Santander es que este año puedan clausurarse más de 250 sucursales. Hace algo más de tres meses se esperaba que el grueso de los cierres se llevase a cabo este año, con el cerrojazo de 400 oficinas, pero el número ha variado.

El grupo calcula que esta operación de fusión de Santander, Banesto y Banif (aunque en este caso el cambio es más de marca que de ajuste) lleve consigo un ahorro de 520 millones de euros en tres años.

Mientras, hoy se oficializa el traslado del área del área de banca comercial de España a la antigua sede operativa de Banesto, en la avenida de San Luis de Madrid. La llegada de la plantilla de Banesto a la Ciudad Financiera de Santander, situada en Boadilla, colapsó este espacio, razón por la que se ha optado por trasladar a unos 2.000 empleados que trabajan en esta división a Banesto.

Normas
Entra en El País para participar