A fondo
Sede de la operadora holandesa KPN.
Sede de la operadora holandesa KPN. EFE

Slim insiste en KPN, una compañía muy agitada

Los ingresos de la 'teleco' en Holanda bajaron un 10% hasta junio

América Móvil sigue con sus planes para hacerse con el control de KPN. La compañía de Carlos Slim aseguró este lunes, casi al mismo tiempo en el que se anunciaba el acuerdo con Telefónica para apoyar la venta de E-Plus, que seguía abierta su opa para llegar al 100% del capital de la operadora holandesa (de la que ya posee un 29,77%). De alcanzar la totalidad del capital, el desembolso rondará los 7.100 millones de euros.

Si finalmente se hace con el control de KPN, ¿qué compañía va a encontrarse América Móvil? Sin duda, una empresa que está en un momento de profundos cambios y que ha vivido una gran agitación en los últimos tiempos.

En términos corporativos, KPN se vio obligada a llevar a cabo este mismo año una emisión de derechos de acciones por un importe de 4.000 millones de euros. Un movimiento clave para fortalecer su posición financiera, reducir deuda y mejorar la flexibilidad estratégica en un momento de gran incertidumbre para la estabilidad de la empresa.

Esta situación provocó un tremendo hundimiento en Bolsa de KPN. Entre principios de 2012 y mayo de 2013, los títulos se desplomaron más de un 80% hasta un mínimo de 1,38 euros. El propio Slim se vio perjudicado por esta caída porque adquirió su participación a un precio de entre 7,5 y ocho euros.

Con este escenario, KPN se vio obligada a anunciar a principios de este 2013 una profunda revisión estratégica, para concentrar los esfuerzos en los negocios clave. Claro que no era el primer movimiento en esta dirección puesto que ya, entre 2011 y 2012, llevó a cabo una política activa de venta de activos. Entre ellos figuraron las filiales española y francesa, vendidas a Orange y Bouygues, respectivamente, Getronics, y diversos paquetes de antenas de telefonía móvil en Holanda y Alemania.

Con todas estas desinversiones, América Móvil va a comprar una KPN cuyos activos principales serán sus negocios en Holanda y Bélgica, además del 20% de Telefónica Alemania, si se cierra la venta de E-Plus.

Pero no en todos ellos la situación es fácil. Y es que el negocio holandés de KPN se ha visto muy sacudido por la dura competencia y los cambios regulatorios. En este contexto, por ejemplo, los ingresos de la compañía en Holanda bajaron un 10% durante el primer semestre hasta 3.494 millones de euros.

La propia dirección de KPN ha sido muy consciente de las dificultades en Holanda en los últimos tiempos y espera que la situación en sus negocios en el país no se estabilice hasta 2014.

En Bélgica el escenario es también difícil. En el primer semestre el volumen de KPN en el país bajó un 8% a causa de la caída de los ingresos por servicios. Un descenso motivado por la presión sobre los precios provocada por el incremento de la competencia. La operadora advirtió también de la competencia generada en el mercado belga del móvil por los cambios en la ley. KPN cerró el trimestre con una cuota de mercado del 21%, si bien el objetivo a largo plazo es alcanzar el 25%.

En Alemania, el volumen de negocio de E-Plus descendió un 4,5% hasta junio por culpa, según la empresa, del impacto negativo generado por el descenso de los ingresos procedentes de negocios como los SMS y la voz en el segmento prepago.

En este difícil contexto es donde América Móvil va a aterrizar si finalmente se hace con la mayoría del capital de KPN. De momento tiene que superar las reticencias holandesas, si bien el grupo mexicano ya ha empezado a enviar mensajes en los que asegura que KPN mantendrá su identidad actual, su marca en las actividades comerciales y su sede en Holanda.

Normas