El grupo facturó 14.552 millones, el 58% generado por los grandes almacenes
El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez
El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez

El Corte Inglés ganó 171 millones en el peor año del consumo en España

El Corte Inglés pudo sortear con cierto margen el peor año para el consumo privado desde el inicio de la crisis. Los resultados de su último ejercicio fiscal, cerrado el 28 de febrero de este año y aprobados ayer por su junta general de accionistas, arrojan una cifra de negocios de 14.552 millones de euros, inferior en un 7,7% a la del año pasado, dentro de un contexto en el que las ventas del comercio minorista en España cayeron un 7,8%, dos puntos más que en el año anterior, y un 9,7% en el caso de los bienes de uso duradero. Aun así, se consolida como principal grupo europeo de grandes almacenes por volumen de ventas y mantiene la cuota de mercado.

La caída de la facturación no le impidió finalizar el ejercicio con un beneficio de explotación de 336 millones de euros, un 2,49% más que en 2012, mientras que el beneficio neto consolidado del grupo se situó en 171,5 millones de euros, un 18% menos, en un año marcado, además, por la subida del IVA que minó las ventas en el sector en el segundo semestre de 2012.

Los negocios de grandes almacenes, Viajes El Corte Inglés e Hipercor continúan siendo las principales vías de negocio del grupo, acaparando el 87% de la facturación. Especialmente el primero, que representa el 58% de la cifra de negocio, un total de 8.542 millones de euros, un 7,3% menos que en 2012.

Viajes El Corte Inglés se consolida como la segunda fuente de ingresos por segundo año consecutivo, con 2.238 millones, mientras que el formato de hipermercados se resintió, además de por la normativa, por los cambios en los hábitos de los consumidores, más dados a las tiendas de proximidad, y por la política de bajada de precios en las áreas de alimentación. En total, Hipercor facturó 1.867 millones, el 11,7% menos.

Esfuerzo de gestión

El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, ha afirmado ante sus accionistas que “las empresas que operamos en el ámbito nacional no podemos obviar los efectos de la realidad económica, y hemos de seguir haciendo esfuerzos de gestión para superar las dificultades”.

Entre ellos, la adaptación a esos nuevos hábitos de consumo, impulsando las tiendas de proximidad a través de la conversión de los establecimientos Opencor, en progresiva desaparición, en Supercor y Supercor Exprés. Esta transformación se dejó notar en los resultados de estas actividades, mejorando la cifra de negocio un 5%, hasta 423 millones, y mejorando las pérdidas un 25%, hasta los 7 millones.

La misma estrategia sigue para los centros de bricolaje Bricor –que redujeron su facturación un 22%, con la apertura de tiendas urbanas, hasta 14 en total. “Estamos optimizando la gestión en el área de compras, con tres objetivos fundamentales:mejorar las fuentes de suministro, lograr una mayor disciplina para disminuir excedentes de mercancía y mejorar los márgenes. Ello nos permite continuar con una política de precios acorde a las exigencias del mercado”, afirmó Álvarez.

El presidente del grupo también ha mostrado su apuesta por mantener “el esfuerzo de innovación, desarrollando de forma permanente propuestas novedosas”. En este sentido, la compañía realizó inversiones por 570 millones de euros. “Cualesquiera que sean los comportamientos del mercado, nos proponemos seguir desarrollando propuestas innovadoras e impulsar todas las áreas de negocio”, añadió.

La compañía cerró el ejercicio con una plantilla de 96.678 personas, el 94% indefinidos, y otras 19.000 de otras empresas que trabajan en los centros.

Normas
Entra en El País para participar