La consolidación del sector pone en guardia a los Gobiernos y los accionistas
Sede de E-Plus.
Sede de E-Plus.

Los Estados y las grandes gestoras vigilan las fusiones de las ‘telecos’

Las gestoras de fondos, claves en el futuro de KPN

El proceso de consolidación en el sector europeo de las telecos está ya en marcha. Unos movimientos de los que están pendientes, especialmente, los principales accionistas de estas compañías, que en su mayoría son grandes gestoras. Ahora bien, en muchas de las grandes operadoras del Viejo Continente, los estados siguen teniendo una presencia de gran relevancia, que puede influir en la ejecución de determinadas operaciones corporativas.

De momento, su peso va a dejarse sentir en la disyuntiva abierta en KPN. Sus accionistas institucionales, encabezados por JP Morgan, el fondo soberano noruego Norges Bank y Blackrock, deberán decidir si apoyan la venta de la filial alemana E-Plus a Telefónica o bien acuden a la opa anunciada por América Móvil para comprar el 100% del capital de la teleco holandesa (el grupo mexicano ya posee un 29,77%). La decisión final se sabrá en pocas semanas.

Ahora, ante futuros movimientos, ¿quiénes están detrás de las grandes compañías del sector? En Deutsche Telekom el estado germano mantiene algo más de un 31% del capital (un 16,5% a través del KfW, figura similar al instituto de crédito oficial), según los rankings de Bloomberg. A continuación se sitúan Blackrock, con un 5,72%, Blackstone con un 4,31% y Norges Bank, con el 1,53%.

En Orange, la situación es similar. El estado galo posee un 26,94%, por delante de Societe Generale con el 4,99%, la gestora Amundi con el 4,88%, Barclays con el 4,57%, Norges Bank con el 1,35% y Blackrock con el 1,15%.

El peso estatal también se deja notar en las operadoras nórdicas. Y es que en TeliaSonera los estados sueco y finlandés poseen un 37,29% y un 11,67% del capital respectivamente. En la noruega Telenor, un 55,51% del capital está en manos directamente del estado, además de otras participaciones de grandes fondos de pensiones nacionales.

A su vez, la Confederación Helvética posee un 56,9% del capital de la suiza Swisscom, mientras que el estado belga es dueño del 53,51% de Belgacom. Eso sí, en ambas figuran también como accionistas institucionales de relevancia tanto Blackrock como Norges Bank.

Frente a esta posición, Telefónica mantiene un núcleo duro histórico en el accionariado, formado por BBVA y la Caixa, con un 6,9% y un 5,44% del capital de la operadora, respectivamente, según figura en la CNMV. Junto a ellos figuran BNP Paribas con un 2,80%, y los omnipresentes Blackrock, con un 3,89%, y Norges Bank con el 2,15%.

Vodafone, por su parte, tiene a Blackrock como principal accionista, con un 6,95% del capital. A continuación, en el ranking, se sitúan Legal & General con el 4,31%, Franklin Resources con el 3,94%, Scottish Widows con el 2,90%, State Street con el 2,89%, Capital Group con el 2,83% y Norges Bank con el 2,31%.

Precisamente, Norges Bank y Blackrock son los principales accionistas de Kabel Deutschland, compañía de cable germana que está en proceso de ser adquirida por Vodafone, en la que es una de las mayores adquisiciones del sector de las telecomunicaciones en el conjunto del año. De hecho, ronda los 7.700 millones de euros.

En este escenario, parece claro que los Estados y los grandes inversores institucionales tendrán en su mano buena parte del alcance de la consolidación en la industria.

 

El peso de Blackrock en AT&T y Verizon

El peso de Blackrock en el sector de las telecomunicaciones se extiende a las grandes operadoras estadounidenses. Y es que la gestora es el principal accionista institucional tanto de AT&T como de Verizon. Es decir, Blackrock podría tener mucho que decir en cualquier movimiento corporativo que realizasen estas compañías. Y los comentarios en los mercados han sido muy numerosos a lo largo de los últimos meses. Así, Verizon podría adquirir la participación que Vodafone tiene en Verizon Wireless, mientras que AT&T podría optar por buscar una gran adquisición fuera de EE UU.

En este contexto, según los rankings que elabora Bloomberg, Blackrock posee un 5,50% de AT&T (una participación valorada en más de 9.700 millones de dólares), por delante de Vanguard con un 4,80%, State Street con un 4,45% y Evercore Trust con un 4,38%. El fondo soberano de Noruega, Norges Bank mantiene un 0,78% del capital de AT&T.

En Verizon, Blackrock se mantiene como primer accionista, en este caso con un 6,01% del capital, un paquete de acciones que tendría un valor de mercado de 8.830 millones de dólares. En este caso, la gestora se sitúa por delante de Capital Group, que posee un 5,77%, Vanguard Group con el 4,73%, State Street con el 4,25%, Wellington Mananagement con el 1,58% y Fidelity con el 1,51%. en este caso, Norges Bank posee un 0,74% de Verizon.

Las posiciones en Telecom Italia

Telecom Italia mantiene un núcleo duro en torno al holding Telco, dueño de un 22,45%. El principal accionista del holding es Telefónica, por delante de entidades como Mediobanca, Intesa Sanpaolo y Assicurazioni Generali.

La operadora ha negociado, hasta ahora sin resultados, operaciones corporativas de calado como la integración con la división local de Hutchison Whampoa.

Normas