La agencia le mejoró la calificación el mes pasado
Terminales de juego de Codere.
Terminales de juego de Codere.

S&P vuelve a colocar en 'default selectivo' a Codere

Un mes después de que la agencia de calificación Standard & Poor's mejorara la calificación crediticia de Codere dos escalones desde 'default selectivo' a hasta 'CC', la firma ha vuelto a rebajar su rating ante las dudas sobre el pago del cupón de una emisión de bonos en dólares con vencimiento en febrero de 2019.

La semana pasada, la junta extraordinaria de accionistas de Codere dio el visto bueno al aplazamiento de un mes del pago de los intereses de esta emisión de bonos por importe 300 millones de dólares. Un cupón que debía ser abonado el pasado 15 de agosto. 

Según los criterios de la agencia, retrasar el pago de los intereses es equivalente a un impago si la nueva fecha dada por la compañía es posterior a cinco días hábiles a la fecha establecida inicialmente. “No creemos que el grupo hará los pagos en los cinco días laborales siguientes a la fecha fijada, porque está contemplando diversas opciones respecto a la refinanciación y de su estructura de capital en general”, aseguró ayer la S&P en una nota.

Codere comunicó la pasada semana a la CNMV que había decidido no dotar a su sociedad Codere Finance Luxembourg con los fondos necesarios para satisfacer los intereses debidos y hacer uso del periodo de gracia de treinta días previsto en los términos y condiciones de dicho instrumento.

La agencia declaró ayer que Codere está al día en el pago del resto de sus obligaciones, incluyendo las emisiones de bonos con vencimiento en 2015. Con todo, S&P recalcó que “rebajaríamos el rating de Codere a D (último escalón de su tabla que significa imposibilidad de cobro) si la empresa no hace frente a la totalidad de sus actuales obligaciones de deuda”.

S&P destacó ayer que Codere está reestructurando su balance debido a que “su estructura de capital había llegado a ser insostenible en vista de las recientes tendencias operativas negativas”, incluyendo las relacionadas con la prohibición de fumar en Argentina, los cierres de salones de juego en México y los mayores impuestos en Italia. En su nota, la agencia aseguró que “Seguiremos los progresos de Codere en la reestructuración de su capital durante los próximos meses”.

En la junta celebrada la semana pasada los accionistas aprobaron las cuentas consolidadas del grupo correspondientes al ejercicio 2012, después de que en junio se detectasen "dos errores contables” que se tradujeron en un incremento de las pérdidas desde los 104,7 millones de euros comunicados el pasado mes de febrero, a los 134 millones de la actualidad. Sin embargo, rechazaron la ampliación de capital por importe de 5,5 millones de euros que pretendía el consejo de administración de la compañía. Una votación que puso contra las cuerdas a Codere, después de que el pasado mes de mayo se convirtiera en la diana de los accionistas como reacción a las rebajas de calificación de las agencias.

 

 

Normas