Martin Gruschka, fundador y cogestor de Springwater Capital
Martin Gruschka, fundador y cogestor de la firma de capital riesgo Springwater Capital.
Martin Gruschka, fundador y cogestor de la firma de capital riesgo Springwater Capital.

"Es un momento perfecto para invertir en España”

El fundador y cogestor de la firma de capital riesgo Springwater Capital, Martin Gruschka, es un firme defensor del futuro de España. A finales de julio, firmó la compra del negocio de gestión documental de Indra y considera que puede cerrar tres o cuatro operaciones más. A su juicio, hay grandes oportunidades en el ámbito de las pequeñas y medianas empresas. Springwater, de hecho, abrirá una oficina en Madrid a partir de septiembre para estar de forma permanente encima del terreno.

Pregunta. La operación con Indra es la primera compra en España. ¿Por qué en este momento?

Respuesta. Hace ya dos años que buscamos en España. El primer año vimos alrededor de 60 empresas, algunas de ellas eran muy buenas pero tenían una estructura de capital inadecuada.

P. ¿Por qué tanto tiempo en cerrar la primera operación?

R. Determinadas compañías estaban demasiado endeudadas y los bancos no estaban dispuestos a negociarsoluciones. Sin embargo, desde el pasado otoño la situación ha cambiado, y las entidades financieras y las familias propietarias están más abiertos a llegar a acuerdos.

P. ¿Qué bancos están más receptivos?

R. Hemos hablado con la mayoría de las grandes entidades españolas y todas ellas están abiertas a negociar. Es un momento perfecto para invertir en España. Delion Communications [centrada en la gestión avanzada de documentación digital] tiene una gran cartera de clientes en el país y nuestro objetivo es crecer en España. Además, los precios son realmente atractivos para nosotros. Una compañía similar en Alemania podría costar tres veces más pero no es tres veces mejor...

P. ¿Se ha evaporado el miedo a invertir en España?

R. De mediados de 2011 a mediados 2012, se veía mucho más riesgo a invertir en España. Pero el pasado verano comenzó a cambiar la percepción e incluso en la Bolsa comenzó a verse cómo se despertaba el interés de la comunidad inversores en las grandes empresas españolas. Los grandes jugadores internacionales del capital riesgo, como Blackstone, KKR o Apollo comenzaron a ver a España como una oportunidad realmente importante.

Cuando hablo con inversores en Reino Unido o Estado Unidos comparten este punto de vista. La situación con las medianas y pequeñas empresas es un poco diferente; llevar a buen puerto una transacción implica mucho más tiempo y esfuerzo.

P. ¿Springwater va a cerrar más compras en España?

R. Actualmente, estamos analizando tres o cuatro interesantes operaciones. Hemos visto muchas más posibilidades. En número de oportunidades es sorprendente. En el ámbito de las pequeñas y medianas empresas hay muy poca gente mirando. Tenemos muy poca competencia.

P. ¿En qué sectores?

R. No nos centramos en ningún sector en particular, buscamos empresas en situaciones específicas.

P. ¿En qué situaciones?

R. Podemos dividir las empresas en las que estamos interesados en tres categorías. Primera, compañías que necesitan capital para crecer o hacer adquisiciones. Segunda, casos en los que tenemos que hacer reestructuraciones. Y tercera, cuando son divisiones no estratégicas de una matriz, como es el caso de Delion Communications e Indra.

P. ¿Barajan operaciones con compañías cotizadas?

R. En otros países hemos comprado participaciones significativas en empresas cotizadas pero en España no hemos mirando en la Bolsa. Creo que hay oportunidades pero de momento no tenemos tiempo.

P. Springwater hace operaciones de deuda con empresas en problemas. ¿Está mirando posibilidades en esta área en España?

R. Sí, creo que hay oportunidades pero tiene que haber un ambiente más amigable para llevar a cabo este tipo de operaciones. Son muy importantes las relaciones con la banca y, lo que es más importante aún, con la dirección de las compañías implicadas.

P. ¿La economía española ha tocado fondo?

R. Creo que la mayor parte de los grandes inversores parecen estar de acuerdo en que, más o menos, la economía española ha tocado fondo. El país cuenta con unas infraestructuras fantásticas, con una fuerza de trabajo muy cualificado y con unos salarios muy competitivos. Para los individuos puede ser negativo, pero para la competitividad internacional del país es positivo. Por ejemplo, un ingeniero puede cobrar aquí la tercera parte de lo que se cobraría por el mismo trabajo en Alemania o Suiza. Además, los españoles trabajan muy duro.

P. ¿Qué hay que mejorar?

R. Un problema en el país es la inestabilidad regulatoria en el sector eléctrico, lo que afecta especialmente a la industria. No tener un marco estable es un problema.

Normas