Denuncia la dependencia de la Generalitat de Hacienda
El consejero de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Collel (i), estrecha la mano al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (d). Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en la sede del Ministerio de Economía, en Madrid, y en el que se ha aprobado el objetivo de déficit para 2013 para cada una de las comunidades, que, en conjunto, se ha establecido en el 1,3 % del PIB.(DVD 625)
El consejero de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Collel (i), estrecha la mano al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (d). Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en la sede del Ministerio de Economía, en Madrid, y en el que se ha aprobado el objetivo de déficit para 2013 para cada una de las comunidades, que, en conjunto, se ha establecido en el 1,3 % del PIB.(DVD 625) EL PAÍS

Mas-Colell prevé un fin de año "duro" y más de 2.000 millones en recortes en Cataluña

El objetivo de la Generalitat es que el volumen de gasto de 2014 sea igual al de este año

“No vivimos tiempos de normalidad y no tiene mucho sentido hacer ver que las cosas son normales”, admite el consejero

Cataluña recortará este año su gasto entre 2.000 y 2.500 millones de euros en comparación con 2012, según ha dicho hoy el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, quien ha augurado un cierre de ejercicio “duro” por la necesidad de adecuar las cuentas al objetivo de déficit del 1,58 % fijado por Hacienda.

“Desgraciadamente, los recortes no se acaban el 7 de agosto de 2013. Nos quedan cinco meses y acabará siendo un año de recortes de entre 2.000 y 2.500 millones”, ha explicado Mas-Colell en una entrevista en Catalunya Ràdio, en la que ha subrayado que el objetivo de la Generalitat es que el volumen de gasto de 2014 sea igual al de este año.

Mas-Colell ha asegurado también que el Govern se ha decantado por prorrogar las cuentas para este 2013 para no “dignificar” con un debate presupuestario el techo de déficit asignado por Hacienda a Cataluña.

“No vivimos tiempos de normalidad y no tiene mucho sentido hacer ver que las cosas son normales”, ha señalado el conseller, que ha reconocido que “el grado de control a distancia” que ejerce el Gobierno sobre las comunidades “es muy considerable”.

“La fiscalidad de la Generalitat está extremadamente, y esta es una palabra suave, condicionada por el Ministerio de Hacienda”, ha remarcado.

Prórroga presupuestaria

Por su parte, el consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, ha defendido esta mañana la prórroga de los presupuestos como un gesto de “clara disconformidad” con el tratamiento que da el Estado a Cataluña, y se ha mostrado sorprendido por la polémica en torno a la no elaboración de nuevas cuentas este año.

En declaraciones a TVC recogidas por Europa Press, ha considerado que la prórroga es un gesto de contundencia ante un objetivo de déficit que obliga a realizar más sacrificios a los catalanes: “Demuestra una clara disconformidad con lo que el Estado nos debe y no nos paga, y con lo que nos retiene de nuestros impuestos”, al tiempo que mantiene la contención y rigor presupuestario.

En cuanto a las críticas de la oposición (salvo ERC) y los sindicatos, ha lamentado que el debate político no esté a la altura de los que los ciudadanos esperan, y ha considerado que “tiene un punto de artificiosidad”, puesto que, según ha defendido, el Govern advirtió desde un primer momento que aprobaría nuevos presupuestos para este año si lograba negociar un mejor objetivo de déficit con el Gobierno central.

Ha remarcado que la posibilidad de gasto este 2013 es “más que conocida” por los gestores y los actores económicos y sociales, y ha señalado que las políticas de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Generalitat ya respondían a la previsión de un año difícil, por lo que la prórroga de los presupuestos no supondrá demasiada diferencia.

Polémica en verano

Puig ha lamentado que en las críticas a la prórroga haya “más de polémica de verano que de lo que es importante” --la insuficiencia financiera que está, a su juicio, en la base del problema de Cataluña--, y ha subrayado la necesidad de la colaboración entre Govern y oposición.

En cuanto a la petición de organismos internacionales para reducir un 10% los salarios en España, ha considerado que ello no tiene en cuenta el “comportamiento diferencial” de la economía catalana, y ha llamado al Estado a ajustar su número de funcionarios y nivel de gasto, como ya ha hecho Cataluña.

 

Normas