Ventas de activos, ajustes y ampliaciones son las vías
Las empresas sueltan lastre de deuda

Las empresas sueltan lastre de deuda

En algunos casos el recorte alcanza el 30% o el 50%

Acerinox o Endesa son algunas de las compañías que más han reducido su endeudamiento

El proceso de desapalancamiento de la economía española continúa a velocidad de crucero. Las 35 empresas del Ibex redujeron su volumen de deuda financiera neta entre junio de 2012 y el cierre del primer semestre de este año en 26.244 millones de euros, un 12,39%, hasta los 185.649 millones de euros, gracias a las ventas de activos, el recorte en sus planes de inversiones y ajustes de plantilla, ampliaciones de capital o destinando parte de sus beneficios a este cometido. La apertura de los mercados de financiación, además, les permitió volver a utilizar esta fórmula para captar fondos, aunque a unos tipos de interés aún elevados. No obstante, y a pesar del esfuerzo de los últimos años, los analistas consideran que el proceso todavía no ha concluido.

“La reducción en la posición de deuda de las empresas españolas ha sido muy sustancial, con caídas entre el 30% y el 50% en muchos casos. Algunas lo han acometido por la vía orgánica, dedicando parte de sus beneficios a reducir la posición de deuda. También han sido comunes los planes de reducción de gastos y los planes de desinversión de activos, y ahí es donde las empresas españolas han tenido mayor o menor fortuna”, comenta Alejandro Vidal Crespo, responsable de estrategia de banca patrimonial en Banca March. Este experto añade que, mientras los tipos de financiación sigan altos, las empresas seguirán dedicando mucho esfuerzo a aliviar sus posiciones de deuda, por lo que no apostaríamos por la ralentización de este proceso en los meses venideros, especialmente en los sectores de construcción, eléctricas y financiero”.

En Banco Sabadell consideran que, aunque el endeudamiento de las empresas españolas sigue siendo uno de los más elevados de la zona del euro (cerró 2012 en el 131% del PIB), “2013 será el último año de la fase aguda del desapalancamiento de la economía española. Y en adelante, este proceso continuará, pero de la mano de un mayor crecimiento económico”.

Entre las compañías que mejor han hecho los deberes destacan Acerinox, que ha reducido su deuda en este periodo en un 34,65%, Endesa (-33,24%); Mediaset (-22,22%), Repsol (-21,12%) e Iberia (-20,57%).

La eléctrica, por ejemplo, ha conseguido aligerar la carga gracias a la ampliación de capital de Enersis, que supuso una reducción de 1.700 millones, y las titulizaciones del Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE) en el primer semestre. Por su parte, Iberdrola, cuyo objetivo es recortar en 6.000 millones su deuda hasta 2014, ha disminuido esta partida un 10,06%, hasta los 28.800 millones, con la venta de activos no estratégicos. El plan de desinversiones de la compañía presidida por José Ignacio Sánchez Galán se cifra en 1.200 millones, de los que 800 millones ya han sido cobrados.

David Navarro, gestor de renta variable de Inversis Banco, señala que una de las compañías que ha hecho “un buen trabajo” es Sacyr. La constructora contabilizaba a finales de junio una deuda financiera neta de 8.357 millones de euros, un 3,21% menos que en el mismo mes de 2012. En esta cifra, no obstante, no está incluida la venta de la Torre Adriá, que se llevó a cabo a principios de julio y le reportó unos ingresos de 450 millones.

Abertis, cuya deuda repuntó un 4,4% en los últimos 12 meses, es otra de las compañías que ha realizado desinversiones con posterioridad al cierre del primer semestre. Esta misma semana ha anunciado la venta del aeropuerto londinense de Luton por 502 millones, mientas que la pasada alcanzó un acuerdo con ADC & HAS para vender los aeropuertos de Belfast y Estocolmo, así como las concesiones de la terminal del de Orlando y el negocio de gestión aeroportuaria de TBI en EE UU por 284 millones de euros.

Pero, sin duda, las compañías que pueden hacer gala de una posición financiera más desahogada son Inditex, BME y Técnicas Reunidas al disponer de una caja neta de 5.043, 248 y 32 millones, respectivamente.

En el lado opuesto, los analistas sitúan a Telefónica. “La teleco, con una deuda a 30 de junio de 49.793 millones de euros, es decir, un 14,61% menos que en junio de 2012, ha incumplido su objetivo de situarse en el entorno de los 47.000 millones. Además, las últimas operaciones anunciadas recientemente chocan con los objetivos de la empresa de continuar adelante con la reestructuración de la deuda”, asegura Victoria Torre, de Self Bank. Aun así, si se incluyen algunas operaciones que ha cerrado con posterioridad a junio, como la venta del 40% de los activos en Centroamérica, la de O2 en Irlanda e Inversis, la deuda se reduce a 48.614 millones de euros. Su ratio de deuda respecto al beneficio de explotación es de 2,4 veces.

Ferrovial es, junto a Jazztel, la que más ha visto incrementada su deuda (esta ha subido un 16,63%, hasta 6.460 millones), un hecho que la compañía atribuye a las inversiones realizadas en las autopistas en construcción en EE UU.

Tijeretazo del 8% al empleo

El número de empleados de las 35 empresas del Ibex se redujo en un 8,12% en los últimos 12 meses, al pasar de 1,47 a 1,36 millones de trabajadores. Este descenso se debe bien a la venta de algunas filiales, como ha sido el caso de Telefónica con la venta el pasado mes de octubre de Atento a Bain Capital, o los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) puestos en marcha por la mayor parte de las compañías. La venta de la filial de asistencia telefónica se ha reflejado en un recorte del volumen de la plantilla de Telefónica del 54,12%, hasta los 131.882 empleados actuales.

En cuanto a los EREs algunos aún están en marcha, por ejemplo el de IAG, resultado de la fusión de British Airways e Iberia. La plantilla de la aerolínea española ha bajado, según informó la propia compañía el viernes, en aproximadamente 1.700 empleados, casi la mitad de los 3.141 trabajadores que se verán afectados por el ERE. Como consecuencia de ello esta reestructuración todavía no se refleja en las cifras, que muestran un aumento del volumen de empleados de IAG entre junio de 2012 y el pasado mes de junio del 3,6%, hasta los 60.590.

Otras compañías, sin embargo, han incrementado sus plantillas debido a que mantienen sus planes de expansión en otros mercados exteriores o a recientes adquisiciones. En Abertis, el número de trabajadores ha subido un 62,46%, hasta los 17.448. En Jazztel crece un 46,95% y en Amadeus, un 16,32%.

Dentro del sector financiero, la plantilla de CaixaBank, por su parte, que absorbió Banca Cívica y Banco de Valencia y está a punto de cerrar su ERE, ha crecido de 26.728 a 33.417, un 25,03%. Banco Popular, por el contrario, ha disminuido el número de trabajadores cerca de un 8%, después de haber integrado Banco Pastor.

En el resto de entidades financieras, sin embargo, el empleo se mantiene prácticamente sin cambios. En BBVA, comprador de Unnim, ha subido un 0,16%; en Banco Santander, que acaba de integrar en el grupo su filial Banesto, ha bajado un 0,25% y en Banco Sabadell (una de las entidades más activas en compras, con la adquisición de CAM y la red de Caixa Penedès en Cataluña) ha aumentado un 2,98%.

Normas
Entra en El País para participar