Gracias a las menores provisiones y a las plusvalías
El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, en la presentación de resultados
El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, en la presentación de resultados EFE

BBVA aspira a volver este año a los beneficios de antes de la crisis

Según las pistas que avanzó el banco su resultado en el segundo semestre superará los 2.000 millones-

Desde 2008 la entidad no logra beneficios cercanos a los 5.000 millones

BBVA logró en el primer semestre del año casi duplicar sus beneficios al ganar 2.882 millones de euros, gracias a las plusvalías y menores provisiones. Para el segundo semestre espera unas provisiones similares a las del primero, un negocio también parecido y guarda en la cartera plusvalías por 650 millones. Las pistas apuntan a un beneficio cercano a los 5.000 millones, lo que significa volver a resultados anteriores a la crisis.

Siguiendo la senda de Santander, CaixaBank, Sabadell o Bankia, el grupo que preside Francisco González también ha logrado catapultar este semestre sus beneficios. Eso sí, la parte superior de la cuenta de resultados –la que suma la actividad bancaria– sigue siendo muy débil e incluso peor que hace un año. Por ello, ningún banquero quiere echar las campanas al vuelo y reconocen que los nubarrones sobre la economía española no se han disipado, aunque sí comienzan a aclararse.

BBVA cerró el semestre con un beneficio atribuible de 2.882 millones de euros, casi el doble que un año antes, pero como ha ocurrido en gran parte de los resultados presentados por la banca, las menores provisiones y la acumulación de plusvalías han sido decisivas para impulsar los resultados en el semestre.

En el semestre, BBVA se anotó 1.700 millones netos por la venta, entre otros, de los negocios de fondos de pensiones de Colombia, Perú y México y los seguros de vida en España. Además, sus provisiones por insolvencia descendieron un 17%. Estas partidas han sido decisivas para que el beneficio crezca el 90,8% en el semestre.

El consejero delegado del grupo, Ángel Cano, destacó ayer “la resistencia” de los ingresos, que desde el inicio de la crisis suman en torno a 5.000 millones de euros “en cada trimestre y en cualquier escenario de dificultad”.

España, como ocurre en Santander, sigue lastrando los resultados del grupo. Pese a que aporta el 29% del margen bruto del conjunto del grupo –ligeramente superior a la aportación de México, que suma el 28%–, esta aportación se disipa si se atiende al beneficio. México aportó 876 millones de euros, con un crecimiento del 2,3% sobre el año pasado. España, sin embargo, aportó solo 113 millones y en el que se incluye plusvalías por 150 millones. Así, si se descuentan estas, el resultado en el mercado nacional se transforma en pérdidas de 37 millones (se incluyen los gastos de la integración de Unnim).

El banco, de hecho, espera cerrar el año con un beneficio en España nulo o con ligeras pérdidas, derivadas de la gestión de sus activos inmobiliarios y créditos a promotores, negocio este que en el semestre le ha generado unas pérdidas de 629 millones. El impacto de la eliminación de la cláusula suelo en sus hipotecas derivada de la sentencia del 9 de mayo del Tribunal Supremo también afecta negativamente a la cuenta de resultados en España. La eliminación de esta cláusula es de unos 35 millones solo en junio y, aunque en meses sucesivos el impacto dependerá de la evolución del euríbor, el impacto en un año podría rondar los 420 millones.

Sin tener en cuenta los números rojos de la actividad inmobiliaria, la operativa bancaria comercial de BBVA generó unos beneficios de 742 millones de euros, con una caída del 5,2% sobre el año anterior. El descenso se produce ya desde los márgenes. La caída del crédito en un 2,4% en España es parte de este deterioro del negocio bancario. Cano explicó que pese a este descenso, el banco está ganando cuota de mercado en créditos ya que en general los préstamos de los bancos caen más. De cualquier forma, no espera que el crédito crezca hasta 2014, ya que opina que el desapalancamiento es “necesario para poder superar definitivamente la crisis”, y ello es “compatible con que pueda seguir habiendo crédito a la demanda solvente”.

También ha ganado cuota de mercado en depósitos –195 puntos básicos, 100 de los cuales se debe al incorporar Unnim–, al sumar 144.468 millones, frente a los 133.802 millones un año antes. Este incremento se debe a que BBVA, como Santander y otros bancos sanos, se han convertido en entidades refugio en la que los clientes de las antiguas cajas han decidido traspasar su dinero. Cano vaticinó mejoras en el beneficio de la entidad similares en los próximos trimestres y ha confiado en que el resultado en España sea “claramente positivo” a partir de 2014 una vez que se empiecen a sentir los efectos de la recuperación. Sobre la morosidad, explicó que “es difícil adivinar cuándo dejará de subir la mora, pero no lo veremos antes del primer o segundo trimestre de 2014”. Su tasa de impagados es del 5,5% en el grupo.

BBVA tiene aún en cartera 650 millones de euros en plusvalías que se anotará en el segundo semestre. Además, espera que el negocio se mantenga como mínimo como en los seis primeros meses del año. Y prevé que sus provisiones sean muy similares a las efectuadas de enero a junio. Y aunque al grupo no le gusta facilitar previsiones sobre sus resultados, en el banco esperan que como mínimo puedan superar de julio a diciembre los 2.000 millones de euros.

De esta forma, el resultado superaría los 4.880 millones y se acercaría a los 5.000 millones. Habría que remontarse a 2008, año del inició de la crisis en España para encontrar un beneficio similar. Ese ejercicio ganó 5.019 millones.

 

La decisión del dividendo en octubre

Ángel Cano aseguró ayer, en relación a la recomendación del Banco de España de limitar este año el pago del dividendo en efectivo al 25% del beneficio, que será a partir de octubre cuando la entidad tomará una decisión. Recordó que el banco ya ha abonado el pago del dividendo de julio, y ya se ha avanzado el de octubre. Será desde ese momento “cuando el banco plantee la cuestión al consejo”. Cano fue claro sobre la posición del banco en Sareb. BBVA es la única entidad que no es accionista. “No hemos cambiado de actitud, nuestra opinión es la misma. Seguimos sin encontrarle valor”, declaró.

Otra caída del 10% del precio de la vivienda

BBVA estima que la caída acumulada real del precio de la vivienda ha alcanzado el 34% y que podría llegar hasta el 45% entre este año y 2014, lo que supondría un descenso adicional del 10%.

BBVA ha vendido 6.617 viviendas en el semestre, a lo que hay que sumar 2.000 unidades más provenientes de las promociones de los promotores, con unas pérdidas en libros de unos 19 millones de euros. La tasa de cobertura de sus activos inmobiliarios es del 44%. Cano explicó que las provisiones están “bastantes ajustadas”. La morosidad de esta cartera inmobiliaria es del 43,7%.

Más optimistas que el Gobierno

El número dos del banco declaró ayer que la economía española está “en un punto de inflexión” de la crisis o “muy cerca” de ello, ya que, según las estimaciones de BBVA, España podría crecer el 0,9 % en 2014 –la misma previsión que Santander–. Bankia lo situó en el 0,7% y los cálculos del Gobierno apuntan a un crecimiento del 0,5%–.

De cualquier forma, Ángel Cano reconoció que la capacidad de previsión se ha demostrado compleja en la crisis. Pese a ello, declaró que “lo que tenemos por delante es previsiblemente que la economía española ha tocado fondo”.

Interés relativo por NCG y CX

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, confirmó ayer que la entidad estudiará la venta de las nacionalizadas Catalunya Banc (CX) y Novagalicia (NCG). El ejecutivo explicó que BBVA va a analizar “y va a ver todos los papeles y el libro de información” de ambas entidades nacionalizadas. Pero para presentar una oferta vinculante, Cano puso una condición:la operación debe generar valor para el accionista. También espera encontrar oportunidades en Estados Unidos y en algún país de Latinoamérica, como Colombia y Chile, pero considera que los precios que piden son muy altos.

La banca reclama créditos fiscales para las subastas

Santander, BBVA y CaixaBank han reconocido que estudiarán la compra de Novagalicia y Catalunya Banc para participar en sus subastas. Pero su interés se desinfla por completo si estas subastas no cuentan con ayudas en forma de crédito fiscal que compute como capital desde el primer momento de la operación y en forma de un esquema de protección de activos (EPA). La banca ha reclamado al Gobierno que en septiembre –antes de cerrar las subastas– se llegue a un acuerdo para que el crédito fiscal se mantenga como hasta ahora. De lo contrario, puede que no presenten oferta ya que la penalización en su capital será inmediata a la compra y sufrirían el castigo del mercado.

Normas
Entra en El País para participar