Las ventas retroceden un 7% en junio
Una tienda de Bilbao.
Una tienda de Bilbao.

Tres años de caída en el comercio minorista

Hace ya tres años que las ventas del comercio minorista no paran de caer. Desde que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobara la subida del IVA el 1 de julio de 2010, el consumo no se ha recuperado y el sector, por trigésimo sexto mes consecutivo, ha vuelto a registrar en junio un descenso en su facturación del 7% con respecto al mismo mes de 2012, según el índice publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística. Si se eliminan los efectos de calendario y estacionales, la caída es, algo menor, del -5,1% interanual. No obstante, en cualquiera de los dos casos, el desplome es mayor que el registrado un mes antes.

Los dos aumentos del tipo general del IVA, el primero en 2010 cuando pasó del 16% al 18% y el segundo, aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy el 1 septiembre pasado, hasta el 21%, ha sido la puntilla, según denuncian los comerciantes, a una demanda ya muy débil desde el inicio de la crisis.

Tres años de caída en el comercio minorista

Todos los productos han registrado en junio tasas negativas. La compra de bienes de alimentación ha continuado reduciéndose un 6,5%, aunque el mayor descenso se ha contabilizado en los productos de equipamiento del hogar (-8,6%). La pérdida de renta disponible que acumulan los hogares, unida al hecho de que todavía son contradictorias las cifras que apuntan a una recuperación, sigue pesando sobre las decisiones de compra de los consumidores.

Todas las comunidades autónomas se han anotado descensos en las ventas minoristas, excepto las Islas Baleares donde han aumentado un 2% interanual. El incremento del número de turistas extranjeros y de su gasto medio por día influyó en este dato, según admiten los expertos. De hecho, Baleares es la única región española que lleva un año creando empleo neto, después de que su PIB fuera el primero en recuperar las tasas positivas. El resto de comunidades ha registrado tasas negativas que oscilaron entre el -5% y el 9%. Solo Ceuta (-0,8%) y Melilla (-2,2%) han mostrado leves descensos, mientras que La Rioja (-9,1%) y Cantabria (-10,4%) fueron las regiones donde más cayeron las ventas.

Por tipos de establecimientos, las grandes cadenas han protagonizado una reducción de su cifra de negocio menor, del 4,6% anual. Las empresas con una única localización, las pequeñas cadenas y también las grandes superficies han sufrido descensos de más del 7%.

No ha habido tampoco un respiro para las ventas al por menor en su evolución mensual. Las tasas de junio fueron peores que las del mes de mayo y abril, tanto la corregida, como la general. Así, la primera cayó un 0,5% y la segunda, un 2,5%.

Como el sector continúa vendiendo menos que hace un año, las empresas han seguido destruyendo empleo, tal y como demuestra una caída de la ocupación del 1,9% interanual. Sin embargo, la variación del empleo de junio respecto a mayo ha anotado un leve repunte del 0,5% en las pequeñas cadenas y del 1,3% en las grandes, lo que podría anticipar una mejora de la actividad.

Además de Baleares, donde también ha crecido la ocupación en el comercio, la Comunidad Valenciana y Melilla han contabilizado tasas positivas del 0,9%, el 0,2% y el 0% en materia de empleo, respectivamente. Las cifras demuestran que aquellas comunidades con mayor peso del turismo en sus economías tuvieron un comportamiento más favorable de las ventas minoristas y la creación de empleo. En el lado contrario, Murcia y Cantabria (-3,5% ambas) han sido las regiones donde más ha disminuido la ocupación.

Normas
Entra en El País para participar