Beneficio de 408 millones, el 146% más
El presidente de Caixabank, Isidro Fainé.
El presidente de Caixabank, Isidro Fainé.

La integración de Banco de Valencia y Cívica catapulta el beneficio de Caixabank

Satisfacción por lo conseguido en los primeros seis meses del año y optimismo controlado para el futuro. El vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, se mostró satisfecho en la presentación de resultados de primer semestre. La entidad catalana aumentó su beneficio un 146% respecto al mismo periodo de 2012 hasta 480 millones de euros. La integración de las cinco cajas de ahorro que componían Banca Cívica (Caja Canarias, Caja Burgos, Caja Navarra, Caja de Guadalajara CajaSol) y de Banco de Valencia han sido determinantes en las cuentas semestrales de la entidad catalana.

El próximo lunes, 29 de julio, CaixaBank habrá completado la integración tecnológica en Banco de Valencia, por lo que el proceso habrá concluido totalmente. Nin ha resaltado la importancia de acometer esta integración en el complicado contexto actual. "Puesto en perspectiva, este semestre tenemos una entidad que en términos cualitativos y cuantitativos se ha posicionado en el mercado y ha sabido salir airosa de la integración de las cajas de ahorro incluidas en Banca Cívica y de un banco", afirmó.

Lo cierto es que estas absorciones determinan cada partida de los resultados de la entidad catalana. Así, los gastos de explotación de CaixaBank hasta junio se disparan hasta los 2.019 millones, un 28,9% más que en el mismo periodo de 2012, en que los datos no incluyen a Banca Cívica ni a Banco de Valencia. Si se contaran con las cifras de estas dos entidades, CaixaBank habría reducido los costes un 6,3%. En esta línea, la entidad ha destinado 821 millones al coste extraordinario generado por el ERE que redujo la plantilla en 2.600 empleados.

Sinergias

Según anunció el consejero delegado de la entidad, las sinergias de costes de la integración de Banca Cívica y Banco de Valencia previstas a partir de 2015 serán superiores a las que se planificaron en un primer momento (682 millones frente a 625).

La actividad comercial del banco catalán mejoró de enero a junio con un 14,6% de cuota de mercado por volumen de negocio (526.552 millones, un 2,4% más) y 13,8 millones de clientes. CaixaBank refuerza así su papel de liderazgo en el sistema financiero español. Un 20,5% de las nóminas en España, un 19,5% de las pensiones o un 19,5% de los seguros de ahorro se encuentran en la entidad presidida por Isidro Fainé.

La liquidez sube hasta los 64.604 millones. Otro dato destacable es el refuerzo de la solvencia, con el core capital Basilea II en el 11,6% (era del 10,6% en el primer trimestre de este año) y con un ratio de cobertura del 75%, que baja hasta el 66% después del impacto de la revisión de refinanciados. Asimismo, el margen de intereses sube un 9,7% hasta los 1.957 millones y los ingresos aumentan un 6,3% para situarse en los 3.629 millones. "Hemos conseguido reforzar el valor de la franquicia y la posición competitiva. Nuestro negocio crece", afirmó Nin.

La entidad ha realizado dotaciones y saneamientos por 5.383 millones y ha cubierto anticipadamente el impacto de los nuevos criterios de clasificación y provisión de las operaciones refinanciadas, con un aumento de las provisiones asociadas de 540 millones de euros.

Nin ha negado que los bancos tengan cerrado el grifo del crédito a familias y empresas. Eso sí, los préstamos en CaixaBank cayeron un 0,9% en el primer semestre hasta los 220.967 millones, arrastrado sobre todo por la caída del sector promotor (-7,5%) y la sustitución de financiación bancaria por emisiones de deuda por parte de grandes empresas y del sector público. El consejero delegado de la entidad explicó que en los últimos 12 meses, el grupo bancario ha hecho 1,1 millones de operaciones de crédito por valor de 82.550 millones. "Los bancos necesitan dar crédito, porque si no hay crédito no hay ingresos y entonces se acaba el negocio". Cree que el problema está en la situación de algunas pymes, que hacen muy difícil que los bancos ayuden a su refinanciación, y reconoce que hay una parte "patológica" del sistema que no tiene liquidez para dar crédito.

Desinversiones

Preguntado sobre si continuará su política de desinversiones en el grupo financiero Imbursa, controlado por Carlos Slim y del que CaixaBank ha vendido parcialmente su participación en las últimas semanas, Nin ha asegurado que el interés estratégico en el proyecto continúa. CaixaBank tiene actualmente un 9,01% de la sociedad mexicana.

Por último, CaixaBank estudiará qué decisión toma en la venta por parte del Estado de dos entidades nacionalizadas, CatalunyaBank y NovaCaixaGalicia. Nin recordó que su grupo bancario ha estudiado cada operación inorgánica que ha surgido desde el comienzo del proceso de reestructuración del sector financiero. Aseguró que no tienen ninguna posición preestablecida sobre la venta de estas dos entidades. "Depende del FROB. Cuando ponga los papeles, decidiremos".

Cierto optimismo

CaixaBank mira al futuro del sector financiero y de la economía española con moderada esperanza, con optimismo controlado. En este primer semestre de 2013, aseguró Nin, ha habido hechos cifras diferentes de los vividos en los últimos 6 años, desde que empezó la crisis. "Estos hechos son nuevos y prácticamente todos son positivos. Señaló a la cierta apertura de liquidez que han tenido algunas compañías o que se modera el decrecimiento hasta tocar suelo y rebotar. Por eso, cree que tendremos un mes de agosto más sosegado que el de años anteriores. "Estamos en lo que parece que es la zona de inflexión que puede duran muchos meses. Hay que mirar el futuro sin caer en el voluntarismo, pero tampoco en el negativismo porque ninguna de las dos actitudes conduce a nada bueno".

Normas