Dificultades para los operadores
Una azafata muestra, simbólicamente, en una tableta la cuenta atrás de la llegada a Barcelona de la tecnología 4G de Orange.
Una azafata muestra, simbólicamente, en una tableta la cuenta atrás de la llegada a Barcelona de la tecnología 4G de Orange. EFE

La CE lamenta que sólo un cuarto de los europeos disfrute de una conexión 4G

En países como Estados Unidos el 90% de la población se conecta a internet con esta tecnología

La Comisión Europea (CE) alertó hoy de que sólo uno de cada cuatro europeos tiene acceso a una conexión móvil 4G o LTE y de que no existe ninguna en áreas rurales, mientras que en países como Estados Unidos el 90 % de la población puede conectarse a internet a través de esta tecnología.

“Estoy del lado de los ciudadanos, los contribuyentes, los votantes, que sólo quieren que sus teléfonos y tabletas funcionen”, indicó en un comunicado la vicepresidenta de la CE y responsable de la Agenda Digital, Neelie Kroes.

La CE puso de relieve que hay tres Estados miembros donde no existe en absoluto la conexión 4G (Chipre, Irlanda y Malta), mientras que sólo Alemania, Estonia y Suecia tienen un despliegue más avanzado de este tipo de redes.

Así, afirmó que en la UE hay apenas un 5 % de conexiones y suscripciones a conexiones 4G.

“Esto quiere decir que los europeos que viven en áreas rurales y que los que se van de vacaciones son tratados como ciudadanos de segunda clase”, insistió Kroes, quien dijo: “No importa dónde vivas, pagas dinero por un aparato y una suscripción móvil y debería funcionar”.

En opinión de la comisaria, la situación “va a peor” mientras la UE “se tambalea al borde de un colapso de la red”.

Recordó que el tráfico de datos a través de conexiones móviles en el mundo crecerá un 66 % al año a la vez que cada vez más ciudadanos poseen un teléfono inteligente “desde el que desean poder ver vídeos”.

“Sin que se ponga a disposición (de esta tecnología) más espectro radioeléctrico, todo se cae a pedazos”, comentó Kroes.

La CE insistió en que la gestión del espectro se realiza a nivel nacional y que actualmente hay dificultades en los países para su concesión a las redes móviles, lo que impide a los operadores de telecomunicaciones desarrollar adecuadamente el 4G.

Bruselas lamentó que en Europa los derechos por utilizar el espectro sean casi cuatro veces más caros que en Estados Unidos, lo que dificulta que los operadores inviertan los 27.000 millones de euros que la UE cree que son necesarios para mejorar las redes.

Para tratar de solucionar los problemas que supone un mercado europeo de las telecomunicaciones tan “fragmentado” (hay una legislación sobre el espectro diferente en cada uno de los 28 Estados miembros), la CE ha iniciado consultas con vistas a coordinar a nivel de la Unión las licencias por uso del espectro.

Esta misma semana, ante los problemas de los Estados miembros para adjudicar esos recursos al despliegue de estas nuevas redes, la CE autorizó a España y a otros ocho países a aplazar el uso de la frecuencia de 800 MHz para la banda ancha inalámbrica necesaria para la telefonía móvil 4G, que tenían que haber liberado el pasado 1 de enero.

Kroes indicó entonces que esta ampliación del plazo se trataba de una “concesión pragmática que no volverá a repetirse”.

Normas
Entra en EL PAÍS