A fondo
Un smartphone iPhone 5 expuesto en una tienda de Apple.
Un smartphone iPhone 5 expuesto en una tienda de Apple.

Apple, tocada pero no hundida por Samsung

pple puede respirar tranquila, al menos por ahora. Pero no debe dormirse en los laureles. Sus últimos resultados trimestrales muestran la cara y la cruz de la marcha de una de las mayores empresas de tecnología de consumo del mundo. Por un lado, la compañía logró superar las expectativas de Wall Street que se temían lo peor, y por otro, sus cuentas reflejaban el debilitamiento de la compañía por la falta de nuevos dispositivos. ¿Resultado? La compañía logró mantener sus ingresos, pero volvió a caer en beneficio.

Su facturación fue de 35.300 millones de dólares (26.600 millones de euros), más de los 34.500 millones de dólares previsto por los analistas y algo por encima de los 35.020 millones del ejercicio pasado. En cuanto al resultado neto, Apple ganó 5.250 millones de euros, un 21% menos. Eso sí, los beneficios fueron de 7,47 dólares por acción por encima de los 7,20 previstos por el consenso de los analistas. Pese a que esta es la segunda caída trimestral consecutiva de Apple, el mercado parece que prefirió quedarse con las buenas noticias y las acciones de la compañía subieron un 5% tras conocerse los resultados, lo que volvió a confirmarse ayer, al repuntar también en el mismo porcentaje.

Aunque la competencia de Samsung empieza a hacer mella en la empresa de Tim Cook, un trimestre más Apple parece haber resistido la fuerte embestida del fabricante surcoreano de los populares dispositivos Galaxy. Muestra de ello fueron las elevadas ventas del iPhone. Entre abril y junio, Apple vendió 31,2 millones de unidades, muy lejos de los 26 millones despachados hace un año y por encima de los 27 millones previstos por los analistas. Ello disipó algunos temores sobre la desaceleración en la tasa de crecimiento de Apple. La cara amarga, el precio medio del iPhone, que ha descendido, lo cual indica que muchos clientes de Apple han preferido comprar un iPhone 4 o un iPhone 4S en vez del iPhone 5. Una advertencia clara a Apple de que los consumidores parecen querer dispositivos más baratos.

Apple deberá sorprender con nuevos dispositivos si quiere volver a crecer a ritmo vertiginoso y ser la empresa favorita de consumidores e inversores. Más cuando Samsung no para de lanzar smartphones de todos los tamaños y precios.

Los buenos números del iPhone contrastaron con la caída de ventas del iPad. Era la primera vez que ocurría y el trimestre cerró con 14,6 millones de tabletas vendidas, frente a los 17 millones del mismo periodo de 2012. En este caso, el cliente también prefirió el iPad Mini más barato, lo que está afectando al margen de beneficio de Apple, que ha pasado del 42,8% hace un año al 36,98% actual.

Las ventas del iPod también cayeron un 32%, hasta 4,5 millones de unidades, y lo mismo las del Mac, que pasaron de 4 a 3,8 millones de unidades. Mala noticia, aunque no tanto si se tiene en cuenta que el mercado del PC cayó un 11% en el trimestre.

Los últimos números de Apple -golpeados también por la caída de los ingresos de la compañía en China- resultan irrisorios si se comparan con sus tiempos dorados. La firma dobló su beneficio en ocho de 10 trimestres entre octubre de 2009 y marzo de 2012 y sus acciones llegaron a valer 700 dólares con el lanzamiento del iPhone 5; ahora están en torno a 440 dólares. Apple está tocada, sin duda, pero no hundida. Y otros rivales como Samsung se enfrentan a a un desafío similar. El gigante asiático ha vendido 20 millones de móviles Galaxy S4, su buque insignia, pero su crecimiento también se ha ralentizado. La asiática que, como Apple, tenía un historial de superar los pronósticos, dio estimaciones decepcionantes a comienzos de mes, aunque es verdad que ya es la empresa de consumo electrónico con mayores beneficios, tras superar a Apple. Sus últimas ganancias anunciadas fueron de 6.272 millones.

Apple deberá sorprender con nuevos dispositivos si quiere volver a crecer a ritmo vertiginoso y ser la empresa favorita de consumidores e inversores. Más cuando Samsung no para de lanzar smartphones de todos los tamaños y precios. Su consejero delegado, Tim Cook, ha dicho que trabajan duro en productos “sorprendentes” que presentarán en otoño y 2014. Se habla de un iPhone de gran pantalla, de otro low cost, de un reloj interactivo y una tele inteligente. Por ahora, solo uno parece claro, el iPhone 5S que llegará en septiembre.

Normas