En 2012 disminuyó en unas 50.000 casas y este año lo hará en otras 75.000
Conjunto de viviendas en un barrio de Madrid. EFEArchivo
Conjunto de viviendas en un barrio de Madrid. EFE/Archivo EFE

El stock de vivienda nueva se ha reducido un 20,7% en dos años

La mejora del crédito o la política comercial que aplique Sareb serán claves

Este año puede ser el inicio de una tímida recuperación en el mercado inmobiliario

Los tiempos de la construcción son diferentes a los que pueda haber en otras actividades y, así por ejemplo, el estallido de la crisis, allá por el ya lejano año 2008, sorprendió a muchas promotoras con desarrollos urbanísticos recién iniciados o a medio edificar. Si entonces comenzó a complicarse la venta de viviendas, mucho más lo era si las promociones se dejaban a medias, por lo que la mayoría decidió seguir con las obras. Eso es lo que explica que 2009, cuando ya nadie negaba la evidencia de la recesión, todavía terminara con un volumen de 356.555 viviendas terminadas, cifra que un año antes fue de 563.631.

Sin embargo, ese volumen de obra terminada se ha desplomado en tres años y el año pasado cerró con apenas 80.083 viviendas libres terminadas y otras 46.400 casas de protección oficial (VPO) finalizadas. En resumen, poco más de 126.000 pisos nuevos edificados, cuando las ventas de esta clase de inmuebles cerró el año en más de 156.000, según los números del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Eso es lo que explica que según las cuentas efectuadas por la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco) y CincoDías, en 2012 el excedente finalizara en torno a las 620.000 viviendas de nueva construcción y este año vuelva a disminuir hasta situarse en cerca de 545.000. En total, en estos dos años, el número de viviendas que componen la oferta nueva habrá disminuido un 20,7% desde el máximo alcanzado en 2009, cuando estaban a la venta en España nada menos que 688.044 casas, según las cifras oficiales del Ministerio de Fomento.

Ritmo de ventas

A la espera de conocer la cifra oficial que publicará el departamento que dirige Ana Pastor, para que las proyecciones relativas a este año 2013 y 2014 se cumplan (el próximo ejercicio el stock podría disminuir hasta las 435.000 viviendas) es crucial comprobar qué ocurre con las ventas.

Por ahora, y a pesar de la desaparición de la desgravación por compra de vivienda en el IRPF para los nuevos compradores, las perspectivas son positivas. De enero a mayo pasados se han vendido un total de 71.324 viviendas nuevas, lo que representa un aumento del 4,4% sobre el mismo periodo del año anterior, según las cifras del INE.

De mantenerse esta tendencia, el año podría acabar con 175.000 casas de nueva construcción vendidas y solo 100.000 terminadas, lo que daría como resultado a un excedente en diciembre de las citadas 545.000 viviendas. “Y a nada que la situación del crédito mejore y se intensifique la política comercial de Sareb, para el año que viene las perspectivas son todavía mejores”, admiten en una consultora.

Cepco estima que en 2014 se podrían vender hasta 200.000 casas nuevas, que con un volumen de obra terminada de solo 90.000 viviendas, daría lugar a una rebaja del stock de 110.000 pisos en un solo ejercicio y del 36,7% desde los niveles máximos. Por todo ello, 2013 puede convertirse en el primer año de la tímida recuperación del sector inmobiliario y “para un empresario saber que sus ventas aunque no crezcan mucho, no van a caer más es muy importante”, subraya un representante de una agencia inmobiliaria.

Los expertos siempre habían considerado que hasta que el stock no comenzara a reducirse, no podría hablarse de la recuperación del sector. Y es que mientras continúe existiendo tanto excedente y no mejore la financiación, pocos promotores se aventurarán a iniciar nuevas obras, lo que impide reactivar la actividad y el empleo.

Hacia un registro de pisos vacíos y contratos de alquiler

La ministra de Fomento, Ana Pastor, solicitó ayer la colaboración de las comunidades autónomas para crear un registro de viviendas protegidas vacías en el marco del nuevo Plan de Vivienda 2013-2016, que será financiado por el Estado en un 70% y por las autonomías en el 30% restante.

La creación de este registro permitirá disponer de datos exactos de la vivienda protegida sin utilizar, en un contexto marcado por la situación de exclusión a la que se enfrentan muchos hogares.

En su discurso de apertura de la Conferencia Sectorial de Vivienda, Pastor avanzó que entre los puntos del día de la reunión –que fueron aprobados por unanimidad– figura crear un procedimiento que facilite la movilidad laboral. La finalidad de este mecanismo es que las subvenciones del programa de ayuda al alquiler se puedan seguir cobrando cuando la familia beneficiaria se mude a otra comunidad autónoma.

En la reunión se definieron los criterios de distribución territorial del presupuesto para las subvenciones del plan, que fue aprobado por el Consejo de Ministros a comienzos de abril. Dicho programa cuenta con una inversión del Estado cercana a los 2.500 millones y supondrá la creación de 32.000 empleos gracias a las ayudas directas, lo que unido al efecto multiplicador elevará esa cifra a los 105.000 puestos de trabajo. Fomento también reclamó la colaboración de las regiones para crear un censo de contratos de arrendamiento, tal y como está previsto en la nueva ley de alquiler. En España, no existe ninguna estadística oficial que mida cuántos hogares residen de alquiler o cuál es el precio medio de la renta que pagan, entre otras cuestiones relativas al mercado del arrendamiento.

Normas