Histórica travesía
El Volvo Open 70 Mapfre con casi 22 metros de eslora, fue construido por el astillero King Marine en Alginet, Valencia, en abril de 2011.
El Volvo Open 70 Mapfre con casi 22 metros de eslora, fue construido por el astillero King Marine en Alginet, Valencia, en abril de 2011.

Descubrir América en 11 días

Colón y sus hombres descubrieron América luego de un viaje de 34 días desde Palos de la Frontera (Huelva) hasta San Salvador, en las islas Bahamas. 520 años después, al equipo del Volvo Open 70 Mapfre le ha tomado algo más de 11 días repetir la misma histórica travesía, fijando así un nuevo récord en la Ruta del Descubrimiento.

Naturalmente, este velero de casi 22 metros de eslora y 5,70 de manga construido en abril de 2011 para competir en la Volvo Ocean Race de ese año bajo el nombre de Telefónica, poco tiene que ver con las carabelas que usó Colón. Pero el viaje no estuvo exento de dificultades que pusieron a prueba la experiencia, el valor y la pasión por la aventura de sus tripulantes.

El VO70 Mapfre partió del puerto de Palos al mediodía del 8 de febrero pasado con 14 personas abordo, incluido el capitán Fernando Echávarri, oro olímpico en Pekín 2008 y dos veces campeón del mundo (2005 y 2007). El desafío era emular la proeza colombina de 1492, pero en el menor tiempo posible.

El primer objetivo del barco era llegar hasta la isla de La Gomera en un plazo de 48 horas. Esta escala era necesaria para revivir con fidelidad la ruta de Colón, ya que un desperfecto en el timón de La Pinta obligó a los descubridores a detenerse ahí varias semanas antes de enrumbar a las Indias. El Mapfre cumplió el reto al arribar a la isla canaria en tan solo 43 horas, 20 minutos y 30 segundos, tras navegar a una velocidad media de 20,4 millas náuticas por hora.

El 12 de febrero, dos días después, el barco emprendió la segunda etapa del viaje. Esta vez el objetivo era cruzar las 3.100 millas que separan La Gomera de San Salvador en tiempo récord.

Finalmente, el viernes 22 de febrero, a las 8 horas, 18 minutos y 10 segundos (hora española), el Mapfre cruzó la línea de llegada. En este tramo invirtió poco más de 9 días que, sumados a los de la fase anterior, hicieron un total de 11 días, 7 horas, 38 minutos y 40 segundos. Esta marca ha sido avalada por la Real Federación Española de Vela, organismo que se encargó del seguimiento del Desafío Mapfre y de establecer las coordenadas del recorrido. Una experiencia que, en palabras de Echávarri, “ha sido increíble”.

Embajador de los pueblos colombianos de España

La impaciencia de la tripulación de La Pinta, La Niña y Santa María, tras varios días sin ver tierra, derivó en más de una ocasión en sublevaciones con las que Colón y el capitán Pinzón tuvieron que lidiar.

En el barco Mapfre, la situación fue totalmente distinta. Los tripulantes destacaron el buen ambiente que se vivió a bordo aun a pesar de las dificultades, como la complicada meteorología o la rotura del puño de la mayor. “A pesar del poco tiempo que hemos estado entrenando juntos, todos nos hemos conjuntado muy bien y pasado unos días fantásticos en uno de los barcos más rápidos del mundo”, asegura Pepe Ribes, uno de los jefes de guardia a bordo.

Poco antes de comenzar esta aventura, el velero fue nombrado embajador de la candidatura a Patrimonio de la Humanidad de los Pueblos Colombinos de España, en un acuerdo refrendado en Baiona (Pontevedra).

Normas