Se estrenará en España, pero después lo llevarán al resto de países donde opera el banco

BBVA lanzará tras el verano una tarjeta virtual para frenar a PayPal y Google

Wizzo dejará hacer envíos de dinero entre personas y pagar en internet.

También permitirá hacer botes, planes de ahorro y sacar efectivo de cajeros

Una persona prueba Wizzo, el nuevo sistema de pago online del BBVA.
Una persona prueba Wizzo, el nuevo sistema de pago online del BBVA.

El banco español BBVA ha decidido pasar al ataque y empezar a cerrar espacios a sus nuevos rivales digitales, PayPal y Google entre otros. La entidad sabe que internet y las nuevas tecnologías están cambiando las reglas de juego en el sector financiero y prepara para después del verano el lanzamiento de Wizzo, una tarjeta virtual dirigida a un público muy joven, a los llamados nativos digitales. El monedero digital, que se conectará con las redes sociales, permitirá al usuario hacer compras online, envíos de dinero entre personas, sacar efectivo de cajeros y planes de ahorro. “Es una forma de conectar el dinero con las cosas que hacemos en los entornos digitales”, dice Hugo Nájera, jefe de Innovación de BBVA.

El nuevo sistema de pagos requerirá que los usuarios se registren online (la herramienta es muy sencilla de usar) con muy pocos datos (nombre completo, teléfono móvil, e-mail y NIF). Después, deberán recargar el monedero virtual desde cualquier tarjeta, sin cobro de comisión. Al menos, por ahora. Inicialmente, el límite anual será de 2.500 euros por monedero; aunque si el usuario tiene un móvil con doble SIM podría tener más de un tarjeta, cada una con esa suma límite.

“Estamos trabajando en un sistema de verificación más sofisticado para tener la certeza que cada persona es quien dice ser y poder ampliar ese cantidad”, aclara Nájera, que apunta que cuando se estrene la solución tampoco se podrá retirar más de 1.000 euros de la tarjeta virtual desde los cajeros automáticos.

María Luisa Antón, responsable de Wizzo, detalla algunas acciones que se podrán hacer con la herramienta, que permitirá crear una especie de red social con amigos y familiares. Una, pedir dinero: “Imaginemos una cena de amigos donde uno paga todo y el resto le abona después su parte. Podrían hacerlo a través de Wizzo, sin necesidad de conocer las cuentas corrientes de sus amigos. Además, el sistema te recuerda quien te ha pagado y quién no”.

El nuevo sistema de pagos permite también hacer botes entre los miembros de Wizzo y recaudar dinero para un fin común, un regalo o fiesta, por ejemplo. “La herramienta deja poner mensaje del tipo págame pronto”, continúa Antón. Esta añade que el usuario de Wizzo puede igualmente enviar dinero a otros miembros del servicio o a cuentas bancarias si la persona a quien se lo manda no está registrada, permite recuperar dinero de la tarjeta virtual desde cualquier cajero BBVA, de forma que uno puede salir de casa sin la cartera, y hacer un plan de ahorro, “donde los padres podrían ingresar a su hijo la paga semanal por ejemplo”.

Nájera defiende que Wizzo es un producto vivo, “al que iremos añadiendo funcionalidades como los micropagos”. El servicio se estrenará primero en España (inicialmente solo funcionará con los números móviles españoles), pero la idea es llevarlo a todos los países donde opera BBVA

Normas
Entra en El País para participar