Santander, Iberdrola, ACS, Arcelor Mittal, Vidrala, Dia, Prosegur, Dinamia reparten hasta 3.100 millones

Las ocho cotizadas que miman con dividendos a sus socios en la recta final de julio

El 43% de las firmas del Ibex paga más que la deuda española a 10 años

La rentabilidad que promete el banco que preside Emilio Botín supera el 12%

Las ocho cotizadas que miman con dividendos a sus socios en la recta final de julio

Santander, Iberdrola, ACS, Arcelor Mittal, Vidrala, Acerinox, Dia, Prosegur y Dinamia repartirán un máximo de 3.123 millones de euros en la segunda quincena de este mes. El importe es potencial, puesto que tres de estas compañías ha optado por la fórmula del scrip dividend. De entrada, el banco, la eléctrica y el grupo de construcción repartirán títulos nuevos a sus accionistas, a menos que estos indiquen a sus brókeres que quieren el dinero contante y sonante.

El objetivo del scrip dividend (una fórmula de remuneración puesta en marcha por primera vez en España por Santander en 2009) es que las compañías puedan ahorrarse el pago del dividendo. Para ello, lo cambian por una ampliación de capital liberada, sin coste alguno para las compañías, ya que supone un mero retoque contable en el apartado de fondos propios.

Eso sí, las firmas que han optado por esta modalidad dejan abierta la posibilidad de que los accionistas vendan los derechos a la propia compañía a un precio prefijado. De esa manera consiguen dinero, pero diluyen su participación. Los accionistas también pueden optar por vender los derechos en el mercado (con lo que también se diluyen) o conservarlos, convertirlos en acciones y mantener así su participación.

El pasado lunes, comenzaron a cotizar los derechos de suscripción de la ampliación de capital liberada de Santander. Los socios pueden vendérselos a la entidad a un precio de 0,15 euros, deshacerse de ellos en el mercado o no hacer nada y recibir las acciones nuevas, en una proporción de una por cada 32. En el hipotético caso de que todos los accionistas optarán por el efectivo (en la práctica, imposible), la entidad tendría que desembolsar 1.620 millones de euros. El plazo para solicitar el efectivo concluye el próximo 24 de julio y el día de abono previsto será el 1 de agosto.

Iberdrola también emplea el scrip dividend para reducir la salida de caja. Así, el próximo 25 de julio, los accionistas recibirán un título nuevo por cada 30, a menos que hayan indicado a su intermediario financiero que preferían el efectivo de 0,127 euros por título. En este caso, cobrarán el próximo 22 de julio. El importe máximo que la utility repartirá será de 779 millones de euros.

ACS es la tercera compañía más generosa, con hasta 350 millones de euros en dividendos. Quienes no hayan pedido el dividendo, el próximo día 26 tendrán en su cuenta de valores una acción nueva por cada 18 antiguas; los accionistas que hayan indicado que quieren el dinero recibirán el ingreso el 23.


Retribución clásica
La fórmula de dar la opción de cobrar dinero en efectivo o quedarse con las acciones está de moda en la Bolsa española en los últimos años. Pero todavía hay compañías que prefieren utilizar la retribución tradicional. Así, Arcelor Mittal abonó el pasado lunes 0,152 euros por título o, lo que es lo mismo, un total de 253 millones de euros.

Dia, Prosegur, Dinamia y Vidrala reparten esta semana unos 120 millones de euros con el método clásico. La cadena de supermercados, 0,13 euros por título (88,3 millones de euros en total); la empresa de seguridad, 0,0267 euros (16,5 millones); la sociedad de capital riesgo, 0,7 euros (11,4 millones) y Vidrala, con 0,152 euros por acción y 3,7 millones en total.

Reforzar los balances
El constante deterioro de la economía española ha llevado a una parte de las cotizadas a suprimir la remuneración para los accionistas, al menos momentáneamente. En el Ibex, Banco Popular, Endesa, FCC, IAG, Jazztel, Mediaset, Sacyr y Telefónica adoptaron esta decisión.

No obstante, la teleco y el banco que preside Ángel Ron han anunciado su intención de volver a repartir dividendo en cuanto les sea posible. La operadora ya aprobó en su junta de accionistas celebrada el pasado 31 de mayo el pago de 0,35 euros por título con cargo a reservas de libre disposición. Banco Popular ha condicionado volver a repartir dividendo (regresaría a la fórmula del scrip dividend) a la evolución del entorno macroeconómico, el cumplimiento del plan de negocio y las exigencias regulatorias.

Grifols, por su parte, volvió a pagar dividendo desde su adquisición de Grifols, en 2011, el pasado 5 de junio.

15 empresas del Ibex pagan más que la deuda a 10 años

Las empresas del Ibex ofrecen una rentabilidad media y ponderada por dividendo del 5,1%, según los datos de Bloomberg. Este rendimiento vence al de deuda soberana española a 10 años, que ayer cerró en el 4,73%.
Supera igualmente a la rentabilidad por dividendo de las compañías que forman los principales índices del Viejo Continente. Por ejemplo, las firmas del Cac francés pagan el 3,8% y las del FTSE británico, el 3,9%. La ventaja es mayor respecto a las compañías que cotizan en Wall Street: la del Dow Jones es del 2,5%, la del Standard & Poor’s es del 2,1% y la del Nasdaq, del 1,5%. La caída de los precios de las acciones ha propulsado las rentabilidades por dividendo de algunas cotizadas del Ibex.

En total, son 15 las compañías del Ibex que ofrecerán más rentabilidad por dividendo que la deuda soberana a 10 años en los próximos 12 meses, según los analistas. Son Santander, BME, CaixaBank, Iberdrola, Telefónica, Enagás, BBVA, Gas Natural, Acciona, Repsol, Red Eléctrica, ACS, Acerinox, Abertis y Mapfre.
Santander ofrecería una rentabilidad, de acuerdo a su cierre de ayer y conforme a las previsiones de dividendo para los próximos 12 meses (0,6 euros por acción), del 12%. Le siguen BME (8,9%), CaixaBank (8,4%) e Iberdrola (7,9%).
Para este año, según las estimaciones del consenso de analistas de FactSet se espera que las compañías del parqué desembolsen 23.000 millones para compensar la fidelidad del accionista; es decir, un 14% menos. En los primeros seis meses del año ya han abonado 10.927 millones de euros de acuerdo a los datos recopilados por BME.
El servicio de estudios de la Bolsa ha constatado que el mimo de las cotizadas a los pequeños inversores es uno de los factores que han provocado que el peso de las familias en la renta variable española haya alcanzado máximos de una década con el 25%. El pago en acciones, a través del scrip dividend, también ha contribuido al incremento del porcentaje de las familias en el parqué.

Normas
Entra en El País para participar