Bajará del 100% al 51% en los centros de Parla y Coslada

Sacyr negocia la venta de parte de sus hospitales de Madrid

La compañía explota los servicios no médicos hasta 2041

Recibe un canon anual de la Comunidad de Madrid tras haber construido ambos centros

Lloyds Bank, entre los más interesados

Fachada del Hospital Infanta Cristina de Parla.
Fachada del Hospital Infanta Cristina de Parla.

El grupo Sacyr pretende captar liquidez con dos de sus concesiones más destacadas, los hospitales madrileños del Henares e Infanta Cristina. En los dos cuenta con el 100% del capital de una concesión de servicios –sin incluir la atención médica– firmada con la Comunidad de Madrid hasta el año 2041. El plan ahora pasa por abrir ambas concesionarias a socios financieros. Distintas fuentes comentan que se mantienen contactos con varios fondos y que el mayor interés procede del área de inversión en Europa de Lloyds Bank. Las negociaciones entre ambas partes, según las mismas fuentes, están en puertas de entrar en la fase de exclusividad en busca de una oferta vinculante. Sacyr elude hacer comentarios al respecto.

La intención del grupo que preside Manuel Manrique es mantener el control, desprendiéndose del 49% del capital. La filial Sacyr Concesiones, que ha ido creciendo en servicios de gestión en hospitales desde mediados de la pasada década, también cuenta con una participación del 20% en el madrileño Puerta de Hierro y el 100% de la concesión de servicios en los centros lusos de Braga, Vila Franca y Azores.

Al cierre de 2012 el 34% de los ingresos de Sacyr Concesiones estaban relacionados con su presencia en hospitales y un 59% dependían de las autopistas, como los dos principales campos de desarrollo. Los centros sanitarios del Henares (también conocido como Hospital del Noreste) e Infanta Cristina son, por el momento, los que arrojan mayor cifra de ingresos para la concesionaria del grupo. El Hospital Infanta Cristina fue adjudicado en mayo de 2005 por Sacyr, suponiendo una inversión inicial de 84 millones en la construcción. En cuanto al Hospital del Henares, fue a manos del mismo grupo un mes después, en junio de 2005, con una inversión de 93,4 millones en construcción y equipamiento.

Por el centro de Coslada, Sacyr facturó 13,9 millones en 2012 (13,7 millones en 2011) y su valor en libros es de 15 millones. La concesión del Infanta Cristina de Parla pasó de los 12,8 millones de 2011 a una facturación de 13,5 millones el año pasado; el valor en libros es de 13 millones. El papel de Sacyr en ellos es doble: hace de casero tras invertir en la construcción, por lo que cobra un canon fijo, y presta servicios de limpieza, seguridad, lavandería, jardinería, gestión del personal, almacén y residuos, entre otros. Por estos últimos trabajos recibe un pago variable en función de la disponibilidad de la instalación y la calidad de los citados servicios.

Camino a seguir

El modus operandi de Sacyr con sus concesiones más maduras es ya un clásico. En un movimiento semejante en busca de caja para desarrollar nuevos proyectos, Sacyr bajó peso en mayo de 2010 en las autopistas del Turia (tenía el 86,6% y descendió hasta el 45%), Autovía del Noroeste (del 100% al 51%) y en los intercambiadores de transportes de Moncloa (86,6% al 51%) y Plaza Elíptica (del 93,4% al 51%), estos dos últimos en Madrid, cediendo el 49% de sus participaciones al fondo de inversión Eiser (antes ABN Amro Global Infrastructure Fund) y manteniendo la gestión.

Previamente había colocado el 40% de la autopista chilena Vallenar-Caldera a Fondo de las Américas y en 2011 comenzó a compartir dos autopistas chilenas con Corso y Auguri por 177 millones. Ya en el verano de 2012 rebajó su posición en autovía del Arlanzón, concesionaria de la A-1, del 100% al 55%, dando entrada al fondo Marguerite por 106 millones.

La premisa en estas operaciones es mantener la consolidación global de los resultados de cada una de las concesionarias, con financiaciones normalmente resueltas a medio y largo plazo y deudas que no tienen recurso a la matriz.

Normas