La constructora, declarada en concurso necesario

Carlos Fernández: "Voy a luchar por levantar Fergo Aisa"

El presidente de la compañía se mantiene al frente del grupo a pesar del concurso

Fergo Aisa lleva prácticamente cuatro años batallando contra la quiebra

Carlos Fernández, presidente de Fergo Aisa.
Carlos Fernández, presidente de Fergo Aisa.

Carlos Fernández lleva prácticamente cuatro años batallando por evitar la quiebra de Fergo Aisa, la compañía resultante de la fusión de su constructora, Fergo, y la inmobiliaria cotizada Aisa, operación culminada en 2009. Pero el martes el juzgado de lo mercantil número 5 de Barcelona declaró el concurso necesario de Fergo Aisa, instado por dos acreedores a quienes la compañía adeuda más de 700.000 euros. “Voy a seguir luchando por levantar Fergo Aisa”, comentó el presidente del grupo en una conversación telefónica con este diario.

Fernández no ha podido evitar en esta ocasión que haya sido declarado el concurso como necesario después de que lo instaran el exdirectivo Juan Bautista Fernández (de la época de la inmobiliaria Aisa), a quien Fergo Aisa debe 576.275 euros, y Rafael María Salido, que reclama 127.051 euros. “He tratado de alcanzar un acuerdo con él [Juan Bautista Fernández], pero no ha sido posible, se ha cerrado en banda, no era posible pagar esa cantidad, como no ha sido posible pagarla a mucha gente”, dijo Carlos Fernández.

La compañía lleva prácticamente desde el pinchazo de la burbuja inmobiliaria al borde del concurso de acreedores. Ya entre 2008 y 2009 Aisa estuvo meses suspendida en Bolsa por la solicitud de concurso de un acreedor, la aseguradora Asefa. En 2010, después de la fusión con Fergo, Catalunya Caixa solicitó el concurso del grupo, pero en septiembre retiró su demanda. La compañia trató de fusionarse después con la constructora Bruesa (hoy en concurso), pero la operación no fue posible. Bajo la presidencia de Carlos Fernández Fergo Aisa ha tratado de desvincularse del negocio inmobiliario y se ha centrado por lograr encargos de obras de construcción en Irak, Abu Dabi y Colombia.

Normas