Aríztegui afirma que no hubo "voluntad masoquista de asfixiar a la CAM"

Francisco Javier Aríztegui, ex subgobernador del Banco de España
Francisco Javier Aríztegui, ex subgobernador del Banco de España

El ex subgobernador del Banco de España y ex presidente de la comisión rectora del FROB, Francisco Javier Aríztegui, ha asegurado que no hubo ninguna “voluntad masoquista de asfixiar” a la CAM, en la que, “honestamente”, no hubo un “proceso de expolio”, sino de apoyo para lograr su estabilidad financiera.

Aríztegui ha comparecido en la comisión de Les Corts Valencianes que investiga la intervención de la CAM por el Banco de España, donde ha recordado que lo hace bajo apercibimiento de incurrir en delito de desobediencia en caso de ausencia, y con las exigencias del FROB y del Banco de España de que debe guardar secreto.

Ha calificado de “fantasías” y “leyendas urbanas” que se diga que la CAM se intervino por cuestiones políticas, pues en una intervención participa un equipo de unos 40 empleados públicos, delante de los cuales es “imposible” cualquier “manipulación política”.

Aríztegui ha insistido en que la dirección de la CAM no fue “suficientemente proactiva” para buscar una solución a su problema, que en 2009 ya alcanzaba un tamaño “de difícil digestión”, e incluso “arrastró los pies” en la negociación del SIP, que no llegó a nacer y por tanto el Banco de España no lo pudo autorizar o desautorizar.

Según ha precisado, los contratos de constitución de ese SIP tenían una “condición suspensiva” -que la oposición ha asegurado que se desconocía hasta ahora-, consistente en que había que hacer la cesión global de activos y pasivos a la sociedad central del SIP.

Como esa condición no se cumplió, no se llegó a constituir un SIP que habría permitido aportar capital de FROB a la CAM, ha añadido Aríztegui, quien ha asegurado que no fueron “negligentes”.

A su juicio, a finales de 2009 se sabía que había un problema con la CAM, pero tenía capacidad de resolverlo, si bien sus dirigentes acabaron finalmente tirando “la toalla” y pidiendo la intervención, una decisión que no es “agradable” de tomar y que se adopta una vez agotadas las demás posibilidades.

Ha asegurado que esperaron a que “realmente” salieran adelante los procesos de integración en lo que se habían embarcado “libremente” los dirigentes de la CAM, pero a mediados de julio de 2011 se vio que no podía hacer frente a las necesidades de capitalización de 2.800 millones de euros para “evitar el colapso”.

El socialista Ángel Luna le ha alertado de que ha sido invitado a la comisión para “dar cobertura a un guión ya escrito por el PP”, en el que el “único responsable” de la intervención de la CAM es el Banco de España, y ha coincidido con el resto de la oposición en denunciar que no se ha permitido la comparecencia de responsables políticos.

El diputado del PP Vicente Betoret ha considerado que el Banco de España estaba necesitado de adoptar una “medida ejemplarizante” ante la “cascada” de cajas de ahorros con pérdidas, y ha considerado que la supervisión que efectuó fue “de cartón piedra”, a la vista de las sucesivas “caídas” de las Cajas.

 

Normas