Moody’s rebaja dos escalones su rating

Popular presta en seis meses 4.000 millones a pymes y mantiene su objetivo de beneficios

El banco no modificará su plan para ganar 500 millones pese a las provisiones de refinanciación

La entidad asegura que no se ha planteado eliminar la cláusula suelos "porque no es ilegal"

Vista de una sucursal del Banco Popular.
Vista de una sucursal del Banco Popular. EFE

Banco Popular mantiene su objetivo de cerrar el año con un beneficio de 500 millones de euros, pese a las nuevas provisiones por refinanciación y al efecto de la cláusula suelo. En seis meses ha prestado a las pymes 4.000 millones. Moody´s rebajó ayer su calificación en dos escalones y lo deja en ‘Ba3’.

Pese a los cambios normativos y a que la situación macroeconómica no ha comenzado a reactivarse todavía, aunque apunta a ello, “Banco Popular mantiene su objetivo de ganar este año 500 millones de euros”, como está previsto en su plan de negocio aprobado el pasado año, explica Antonio Pujol, director general adjunto, responsable de banca minorista, en declaraciones a CincoDías.

El grupo que preside Ángel Ron no ha modificado su plan de negocio pese al negativo efecto que tendrá en la cuenta de resultados las nuevas provisiones por refinanciación, y que según los analistas supondrá unas dotaciones extra de unos 200 millones.

La posible revisión de sus hipotecas con la cláusula suelo tampoco afectará a sus previsiones de beneficios, explica el directivo. Pujol asegura, de hecho, que la sentencia de mayo de cláusula suelo “no nos va a afectar este año. No hay una sentencia que la declare ilegal y por lo tanto no nos hemos planteado eliminarla de nuestras hipotecas”.

En caso de tener que eliminarla Popular tiene los cálculos hechos, le restaría de sus beneficios 11 millones de euros al mes, algo que tampoco alteraría su objetivo de ganar 500 millones, insiste. Aunque recuerda lo que declaró Ángel Ron en la junta de accionista, que solo un empeoramiento de la situación macroeconómica podría alterar esta previsión.

El banco, además, reafirma su apuesta por su modelo de negocio, con la financiación a las pymes como principal eje de su estrategia, subrayó la entidad ayer, justo el mismo día en el que la agencia de calificaciones Moody’s comunicó que había rebajado dos peldaños la calificación de Popular, que ya estaba en bono basura.

Moody’s justifica este recorte de la solvencia del Popular, que pasa de Ba1 a Ba3, por su modelo de negocio basado en las pymes, que hará que su cartera crediticia continúe deteriorándose.

Desde enero hasta ahora Popular ha prestado a las pequeñas y medianas empresas casi 4.000 millones de euros en nuevos créditos.

Amenaza para Sabadell

El mismo deterioro que percibe Moody’s en Popular teme que se produzca en Banco Sabadell –también focalizado en pymes–, al que, de momento, mantiene con una nota de Ba1, aunque amenaza con rebajarla.

La agencia ha insistido durante tres días que su previsión sobre la economía española es más pesimista que la del Gobierno. Calcula que España no saldrá de la recesión hasta 2014 y eso dañará el balance de los bancos.

Normas