Son las dos comunidades que salieron antes de las recesiones iniciadas en 1993 y 2008

El impulso del turismo adelanta la recuperación en Baleares y Canarias

Ventas minoristas y empleo ya crecen en Baleares en tasas anuales

Canarias puede beneficiarse de los últimos conflictos en Egipto y Turquía

Turistas en la playa de Santa Ponsa
Turistas en la playa de Santa Ponsa

En el programa de estabilidad que ha remitido España a Bruselas, el Gobierno prevé una caída del PIB de 1,3 puntos este año y un repunte de 0,5 puntos en 2014. Estas cifras, sin embargo, podrían ser revisadas al alza en los próximos meses a través de los datos adelantados que maneja el Ejecutivo y que apuntan a una salida más rápida de la recesión de lo que se había previsto inicialmente. Fuentes del Ejecutivo confirman que uno de los que más refuerza esa tesis es el hecho de que Baleares y Canarias hayan encaminado la salida de la recuperación, tal y como sucedió en los dos anteriores periodos recesivos.

Especialmente significativo es el caso de Baleares, que es la única comunidad autónoma que ha creado empleo en los últimos cuatro trimestres. Aunque el turismo tiene un peso muy importante en la economía (está en torno al 50%), el hecho de que haya encadenado cuatro trimestres consecutivos (desde el segundo de 2012 al primero de 2013) desmonta el argumento de que se deba a un factor estrictamente estacional: se ha creado más empleo en los dos trimestres más importantes para el turismo y en los dos de temporada baja.

Otro factor que apunta en esa dirección es las ventas del comercio minorista, que han encadenado 35 meses consecutivos de caída anual en España. Baleares es la única región en la que ha empezado a producirse un cambio de tendencia, aún tímido, lo que podría apuntar claramente a una mejoría del consumo, aunque no procedería tanto del visitante nacional como del extranjero.

En mayo, último dato disponible, las ventas del comercio han subido un 2% anual (el segundo incremento desde marzo de 2012), mientras que la media nacional sigue registrando una caída del 4,5%.

La reactivación del sector comercial también ha tenido un reflejo directo en el empleo. La ocupación, una de las que más ha sufrido por la caída de la renta disponible de las familias y el cierre masivo de empresas, empieza a mostrar ciertos síntomas de recuperación. En tasa mensual ya acumula tres meses de subidas, mientras que en la comparación anual ha registrado la primera subida desde diciembre de 2011. “En mayo, el paro experimentó la mayor caída en ese mes desde 1997. La comunidad ya acapara hasta un tercio de los afiliados a la Seguridad Social de toda España y el paro juvenil ha caído en tasa mensual y anual”, subraya el consejero de Economía y Competitividad, Joaquín García.

En Canarias, el efecto en materia laboral todavía no es tan evidente, aunque apunta en la misma dirección que en Baleares. Tan solo se ha producido una recuperación del empleo entre octubre y diciembre de 2012 con respecto al anterior trimestre, pero los buenos indicadores turísticos acumulados en los cinco primeros meses de 2013 apuntan a que la destrucción de empleo podría revertirse ya en el tercer trimestre.

Otro indicador que también avala esta tesis son las ventas minoristas que, pese a registrar números rojos (un descenso anual del 0,8% en mayo), es el más bajo de 16 comunidades autónomas, aparte de Baleares, y está muy por encima del -4,5% nacional.

El mismo comportamiento en tres ciclos recesivos

España ha vivido tres recesiones en los últimos 21 años y en todas ellas se ha producido un fenómeno común: el PIB de Canarias y Baleares siempre se ha comportado de una manera menos negativa que el nacional y la actividad y el empleo se han recuperado con mayor velocidad que en el resto de comunidades.

En el último trimestre de 1992, la economía española entró oficialmente en recesión al encadenar el PIB dos trimestres consecutivos de caída. El descenso en la actividad se tradujo en siete trimestres consecutivos de destrucción de empleo, en el que se perdieron más de 700.000 puestos de trabajo. Ese proceso, sin embargo, fue mucho menos traumático en el caso de Baleares y Canarias. El mercado de trabajo canario se recuperó cuatro trimestres antes, mientras que el balear también lo hizo con tres meses de antelación.

La segunda recesión se inició en el último trimestre de 2008, coincidiendo con el estallido de la burbuja inmobiliaria y el desplome del comercio mundial y el turismo en 2009. En esos dos años, el empleo y la actividad cayeron en España, Baleares y Canarias, aunque las tasas de caída de las dos comunidades fueron sensiblemente inferiores.

La tercera recesión en 21 años comenzó en el primer trimestre de 2012 y ya ha encadenado seis trimestres en negativo con caídas muy pronunciadas del empleo. Baleares y Canarias ya han retomado números negros y eso ha tenido su impacto en el PIB. El nacional registró una caída del 1,4% en 2012, mientras que la caída del canario se limitó al 1% y el del balear al 0,3%.

Normas