Los sponsors, atentos al resultado en la Confederaciones

Brasil-España: las empresas, pendientes de la gran final

Jugadores españoles celebran tras vencer a Italia por penaltis durante la semifinal de la Copa Confederaciones.
Jugadores españoles celebran tras vencer a Italia por penaltis durante la semifinal de la Copa Confederaciones. EFE

La campeona del mundo y de Europa y número 1 del ranking FIFA frente a la selección más laureada y mítica del panorama futbolístico internacional. Estos serán los duelistas que se enfrentarán el domingo por la Copa Confederaciones, un título de segunda fila, sí, pero un título al fin y al cabo. El escenario, la considerada catedral del llamado deporte rey: Maracaná.

Con estos ingredientes, no es aventurado afirmar que el domingo se juega algo más que fútbol. Las cuentas de marketing de muchas empresas dependen en alguna medida de lo que hagan sobre el campo ambos combinados: entre ellos, los 22 patrocinadores de las dos selecciones o los 70 anunciantes que se publicitan durante los partidos en Telecinco. Será, incluso, el enfrentamiento de los dos gigantes del equipamiento: Nike (Brasil) contra Adidas (España).

Los patrocinadores principales de La Roja son cuatro: Cruzcampo, Movistar, Iberdrola y Banesto, además de Adidas como patrocinador técnico. Cada una de ellas abona alrededor de tres millones de euros. Desde la explosión definitiva de la selección en 2008, su cotización como soporte publicitario ha crecido de forma exponencial, así como para negociar nuevos contratos, algo que se vería reforzado con una victoria en la Confederaciones.

Y es que, según los responsables de marketing de las empresas, La Roja y sus jugadores trasladan conceptos como profesionalidad, preparación, equipo, confianza, cercanía y liderazgo. “Transmitiendo emociones”, han explicado fuentes de Iberdrola. “Hablamos cada vez más de neuromarketing, en el que tratamos de estar en las mentes de los consumidores y transmitirles nuestros valores”. Y la selección de fútbol es un vehículo inmejorable.

El partido del domingo-lunes ha movilizado a los patrocinadores. La más activa de estas empresas ha sido quizá Iberdrola. Desde que comenzó el torneo, la eléctrica mantiene una campaña en la que al eslogan tradicional de La energía de La Roja se le ha añadido el de La energía del presente. La energía del futuro.

Para este fin de semana, la eléctrica tiene previsto modificar el anuncio y felicitar a la selección por haber conseguido llegar a una nueva final. El lunes, pase lo que pase en el partido, se insertarán publicidades en las que se dará la enhorabuena a los jugadores, que “siguen siendo unos campeones y que nos han vuelto a transmitir la ilusión”, según aseguraron fuentes de la empresa.

Movistar, por su parte, lanzó al comienzo del torneo la campaña Porque no solo jugamos bien al fútbol creada por la agencia McCann. El viernes, la compañía insertó una publicidad con el lema Ánimo, España, que esta final sea histórica. Para el fin de semana mantendrá la promoción y añadirá otra que reaccionará al resultado de la final. Los sponsors menores de La Roja también se aprovechan: el fabricante de neumáticos Continental ha insertado anuncios en prensa para felicitar al combinado por su pase a la final.

Telecinco no cosechará, debido al horario, tan buenos datos de audiencia como el jueves (llegó a alcanzar un 67,9% de share), pero fuentes de la compañía resaltan que su apuesta por el torneo les ha permitido emitir el anuncio más visto de 2013 (Seat) tras los penaltis y que copa las 10 primeras posiciones en el ranking de más audiencia en lo que va de temporada.

El campeón se lleva la gloria y tres millones

La Copa Confederaciones de la FIFA es, a todas luces, un trofeo menor. Tanto por su juventud (comenzó a disputarse en 1992) como por la cuantía de sus premios. La FIFA destina apenas 20 millones de dólares en premios (unos 15 millones de euros). Esta cantidad supone, ciertamente, un 14% más que en lo que repartió en la edición disputada en Sudáfrica en 2009.
El equipo que resulte ganador en la madrugada del lunes se llevará tres millones, apenas 300.000 euros más de lo que se embolsará el finalista. La medalla de bronce conllevará un premio de 2,2 millones, con 1,9 millones para el cuarto clasificado. El resto de equipos ingresará 1,3 millones.

La Confederaciones va creciendo, pero sus 20 millones de dólares en premios son una cantidad pequeña respecto de los grandes torneos: la UEFA destinó 196 millones para la pasada Eurocopa. España, la vencedora, recibió un pago directo de 23 millones, frente a los 19,5 millones que ganó la finalista, Italia.

En el Mundial el botín es más jugoso: 23 millones de euros para el ganador, 18,4 para el finalista y una bolsa de 320 millones.

La FIFA cuenta con ocho patrocinadores para la Copa Confederaciones (Budweiser, Castrol, Continental, Johnson & Johnson, McDonalds, Oi, Seara y Yingli Solar) y con seis nacionales (Apex Brasil, Centauro, Garoto, Itaú, Liberty Seguros y Wise Up). Hay que sumarles seis socios FIFA que patrocinan todos sus torneos: Adidas, Coca-Cola, Hyundai-Kia, Emirates, Sony y Visa.

Normas