Podrá reducir su peso en CaixaBank del 60%

La Caixa destina 500 millones a Obra Social por sexto año consecutivo

El grupo espera un resultado superior a los 400 millones para este año

El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, y su director general, Juan maría Nin.
El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, y su director general, Juan maría Nin.

Me atrevería a decir que La Caixa es hoy más necesaria que nunca, que su propósito está más vigente que nunca, y que su razón de ser tiene más sentido que nunca. Con la misma intensidad que el día de su nacimiento. Y, si hoy no existiera, habría que fundarla”, defendió este jueves el presidente del grupo, Isidro Fainé, durante la asamblea general de La Caixa. Una cita en la que se aprobaron las cuentas de 2012, ejercicio en el que el grupo ganó 135 millones de euros, un 86,2% menos que el año anterior, después provisionar 11.058 millones.

“Para 2013 esperamos un resultado superior a los 400 millones, producto de una reducción drástica de los saneamientos extraordinarios y de una mayor contribución del negocio inmobiliario”, anunció. El máximo órgano de gobierno de La Caixa también aprobó un presupuesto de 500 millones para la Obra Social de 2013, cifra que se mantiene por sexto año consecutivo. “La prioridad número uno de la Obra Social es la lucha contra la pobreza, aquí, en nuestra casa, y más allá de nuestras fronteras”, destacó Fainé.

Rodés sale del consejo

La Caixa comunicó este jueves que Leopoldo Rodés Castañé cesaba en su condición de vocal del consejo de administración de la entidad, “al haber alcanzado el límite de edad previsto en los estatutos”. Para cubrir la vacante producida, la asamblea general ordinaria, de acuerdo con la propuesta del consejo de administración, acordó el nombramiento de Jorge Roglà de Leuw como vocal.

Asimismo, para cubrir la vacante del Sr. Rodés, la asamblea acordó el nombramiento de Juan José López Burniol como vocal de la comisión ejecutiva y de la comisión de inversiones. Finalmente, Juan José López Burniol y Javier Ibarz Alegría presentaron su renuncia al cargo de vocales de la comisión de obras sociales, para los que se nombró a Roglà de Leuw y Josep Joan Simón Carreras.

En paralelo, la asamblea dio su visto bueno también a la posibilidad de que La Caixa reduzca su peso en la entidad financiera que creó, CaixaBank, por debajo del 60%. Aunque la cifra hoy es superior, está previsto que la conversión de obligaciones y preferentes que tiene pendiente el grupo culmine con un porcentaje de participación del 62% del banco. El grupo, que ya en su día avaló rebajar el peso en la entidad financiera por debajo del 70%, considera demasiado estrecho el margen de dos puntos porcentuales, que podría tener que rebajar ligeramente ante cualquier eventualidad.

La inseguridad jurídica que atraviesa el sector fue, de hecho, uno de los mensajes que quiso remachar Fainé advirtiendo las “contradicciones” que se dan entre afrontar nuevos cambios regulatorios, como “pedir más provisiones y nuevos requisitos de solvencia” y “al mismo tiempo” conceder “más crédito”. Con todo, el también presidente de CaixaBank apuntó que para la banca el “reto pendiente continúa siendo la baja rentabilidad, que se mantendrá en niveles reducidos”.

En cuanto al entorno macro, el responsable de grupo avanzó que “aunque 2013 comenzó con un tono de debilidad, a medida que avance el año, prevemos una mejora del entorno”, estimó, augurando que cuando “la eurozona empiece a recuperarse en la segunda mitad de 2013, la actividad económica en nuestro país se estabilizará”.

Normas