Reunión de los ministros de Economía de la UE para la reestructuración y liquidación bancaria

Cinco pistas sobre los nuevos rescates a la banca

El ministro español de Economía, Luis De Guindos, durante una conferencia de prensa en Bruselas al término de una reunión del Ecofin
El ministro español de Economía, Luis De Guindos, durante una conferencia de prensa en Bruselas al término de una reunión del Ecofin EFE

El camino hacia la unión bancaria sigue lleno de curvas y los líderes políticos tratan de cerrar acuerdos que permitan trazarlas hacia un acuerdo ansiado por España y que Alemania mira con escepticismo. Los ministros de Economía de la UE se reunirán de nuevo a partir de las 18.30 hora española, para intentar sacar a flote un acuerdo político sobre la reestructuración y liquidación bancaria. Se trata de determinar sobre quién recaerán los costes de futuros rescates y evitar a los contribuyentes a cargar con nuevas cargas.

¿Por qué es tan importante pactar los rescates bancarios?

La unión bancaria se ha convertido en una de las principales metas en el seno de la Unión Europea, sobre todo entre los países en problemas. Los expertos aseguran que ésta será una de las fórmulas más efectivas para reducir la fragmentación bancaria" actual en la UE y también para restaurar el mercado interbancario lo que, en última instancia, debería conllevar la reactivación del crédito. Y, evidentemente, sin pactar la fórmula por la que se procederá a los rescates bancarios será imposible que se produzca esa unión.

¿Por qué fracasó la reunión del sábado?

El principal escollo que impidió el acuerdo fue el grado de flexibilidad que debe permitirse a las autoridades nacionales para salvar a determinados acreedores de quitas. Francia, Reino Unido y otros países de fuera de la eurozona reclamaban el máximo margen de maniobra, frente a otros países como Alemania o Austria que pedían más armonización.

¿En qué deben avanzar las posturas?

El objetivo principal pasa por establecer una jerarquía que en el futuro aporte claridad sobre qué acreedores y en qué orden éstos pueden verse sometidos a quitas, empezando por los accionistas, seguidos de la deuda subordinada y de bonos júnior, de deuda sénior y finalmente de depósitos no asegurados.

Los ministros deben acordar hoy el porcentaje de pasivos de los bancos que debe sufrir pérdidas y el que puede ser eximido total o parcialmente en circunstancias excepcionales y bajo estrictas condiciones. En la última versión del texto que negociaron los ministros se establecía que un 5% del monto máximo de pasivos puede ser eximido, pero solo después de haber aplicado quitas a un 8% de los pasivos.

¿En qué situación quedan los depósitos en la eurozona?

La UE quiere evitar que se repitan casos como el de Chipre, cuando la eurozona impuso inicialmente una tasa especial a los depositantes de menos de 100.000 euros, provocando una polémica sin precedentes por considerar que se rompía la normativa europea relativa a la garantía para los pequeños ahorradores. Por eso, parece que hay un consenso generalizado es en otorgar una protección especial a los depósitos de más de 100.000 euros en manos de particulares y pymes. Así lo confirmó ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención en el Foro Cinco Días, mientras ya ha quedado absolutamente claro que los ahorros por debajo de 100.000 euros serán “sacrosantos”, según sus propias palabras.

¿Cuál será la principal novedad de los rescates?

El fondo de rescate europeo (ESM, según sus siglas en inglés) podrá capitalizar directamente las entidades financieras. Ellas serán las que reciban la ayuda y las que se responsabilizarán de devolverlo, y no el país que ha solicitado el rescate. Además, la ayuda no computará como deuda soberana del país. El fondo de rescate se guarda el as en la manga de tener representación en los consejos de administración donde participe. Por supuesto, también impondrá cuando sean apropiadas restricciones a los bonus y a los sueldos de los directivos.

¿Cómo fue el rescate que se le aplicó a España?

El Estado español el garante de la ayuda, no las entidades financieras. Éste es el principal punto que se pretende modificar. La inyección del capital en las entidades en problemas se llevó a cabo a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El problema que ha creado este proceder, y que es el que se quiere evitar por países como España, es que la ayuda recibida computa como deuda pública.

Y los países a cuya banca haya que rescatar, ¿no tendrán que someterse a las exigencias europeas como ha hecho España?

Sí. Los países tendrán que firmar un memorando de entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés) con las exigencias que el Banco Central Europeo (BCE) y el fondo de rescate consideren convenientes. Por supuesto, se incluirán mandamientos de obligado cumplimiento para las entidades financieras.

Si se modifica, ¿le conviene a España pedir que el rescate que se pidió el año pasado se acomode a las nuevas reglas?

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha descartado que España vaya a pedir de manera retroactiva la recapitalización directa, porque el Gobierno está “perfectamente cómodo” con el préstamo actual.

Fuentes del Gobierno han explicado a que de los 41.000 millones de euros utilizados por España, el país hubiera tenido que aportar 14.000 millones de euros para cumplir las condiciones acordadas, según recoge Efe.

¿Cuánto dinero hay sobre el tapete para futuras recapitalizaciones?

De entrada, hasta 60.000 millones de euros, pero este importe es ampliable.

¿Cuáles son las siguientes citas en las agendas?

Los ministros de Economía de la UE mantendrán hoy una reunión de urgencia a partir de las 16.30 para cerrar unas reglas que permitan que los costes de los rescates bancarios los asuman la banca y no los contribuyentes. El objetivo, lograr un acuerdo de mínimos que poder llevar a la próxima cumbre de jefes de Estado, que se celebrará este jueves y viernes. La de hoy constituirá una segunda oportunidad para los responsables de las economías europeas, después de que en la madrugada del pasado sábado fracasaran en su primer intento de cerrar un acuerdo político sobre la directiva de reestructuración y liquidación bancaria.

 

 

Normas