I Congreso Internacional de la Propiedad Intelectual

España pide ayuda a EE UU en su batalla contra las webs de enlaces

El Gobierno ultima la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual

La principal ambición de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que el Gobierno pretende tener lista a finales de año, pasa por arrinconar defninitivamente a las webs de enlaces. Autorizar a la Administración para que pueda perseguir y cerrar estas páginas que no alojan directamente contenidos protegidos pero sí proporcionan los enlaces para su descarga. El secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, aprovechó su intervención ayer en el I Congreso Internacional de la Propiedad Intelectual para instar a EE UU a una colaboración más activa en la persecución de estas páginas cuando estén albergadas en dominios estadounidenses.

El guante lanzado por Lasalle iba expresamente dirigido a un representante de la Administración estadounidense, también presente en este primer congreso organizado por el Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual y que reunió a personalidades del sector cultural, tecnológico y de instituciones públicas nacionales e internacionales. Erik Barnett, director adjunto del centro de propiedad internacional para asuntos europeos del Departamento de EE UU para la Seguridad Nacional, subrayó que su equipo ha iniciado “una campaña muy agresiva contra la piratería en internet”. En concreto, cifró en 2.065 los nombres de dominio (direcciones de las páginas de internet) embargados durante los últimos años. Este fue el caso, por ejemplo, de la página española de enlaces Rojadirecta, que tras 19 meses de bloqueo, vio el pasado verano cómo se levantaba el veto estadounidense.

El secretario de Estado de Cultura incidió en que estos desajustes con la Administración de Barak Obama han causado “ciertos obstáculos” con los que se ha encontrado de la Sección Segunda de Comisión la Propiedad Intelectual. A la espera de los nuevos poderes que le otorgará la reforma de la ley, el organismo administrativo creado por la ley Sinde-Wert para cerrar las páginas que infrinjan derechos de propiedad intelectual ha resuelto en torno a 50 casos en su casi año y medio de vida. El Gobierno, pese a anotarle el tanto de haber sacado a España de la lista negra de la piratería en internet que elabora la propia EE UU, ha reconocido en más de una ocasión que la Comisión no funciona todo lo bien que se esperaba.

Tratado de libre comercio

El secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Víctor Calvo-Sotelo destacó la propiedad intelectual como una de las prioridades, junto a la agricultura, en la negociación que mantiene la Unión Europea con Estados Unidos para un futuro acuerdo de libre comercio. Lasalle recordó que España está defendiendo la exclusión de los derechos sobre obras audiovisuales del tratado liberalizador. Una posición abanderada por Francia y que busca la preservación de la llamada “excepción cultural”.

Niklas Lagergren, representante de News Corporation, el gigante de los medios estadounidenses propiedad del Rupert Murdoch, estimó que las industrias culturales aportan en 3,3% de PIB de europeo y generan 2,6 millones de empleos, según datos de septiembre del año pasado.

La mesa que reunió a los representantes de la industria cultural dibujó un futuro sombrío para el futuro cercano del sector. Pero los reproches a los altos índices de piratería también dejaron espacio a cierta autocrítica. Ángel Yllera, director ejecutivo para el sur de Europa de Warner Bros España, reconoció que la copia digital supuso un incremento del precio de los DVD y que “tal vez se debería haber probado otro modelo”. “El marco regulatorio no es el más amistoso para creadores y empresas del sector. Hay que pensar en nuevos modelos de negocio y buscar soluciones”, señaló Javier Sanz, director general de BMG España. María Ferreras, directora de Alianzas Estratégica de Youtube, vaticinó un aumento de modelos mixtos que conjuguen el acceso gratuito con los contenidos de pago.

El presidente del Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual, José Manuel Gómez Bravo, clausuró el acto con el anuncio de futuros foros y conferencias por parte de la entidad, para que “España no sea vista como un país benevolente con la piratería”.

Normas