Entrevista con Isidro Fainé, presidente del Grupo La Caixa

“Somos los primeros interesados en dar crédito”

Espera que el crecimiento reaparezca a finales de año, animado por el buen ritmo de las ventas internacionales

Isidro Fainé, presidente del Grupo La Caixa.
Isidro Fainé, presidente del Grupo La Caixa.

Energía, ilusión y optimismo son para Isidro Fainé elementos imprescindibles para que España tome las decisiones correctas que la conviertan en uno de los cuatro países motores del desarrollo industrial de Europa, “porque los deberes se han hecho bien”.

Pregunta. A su juicio, ¿cuáles han sido los principales cambios que han experimentado la sociedad y la economía españolas en los últimos 35 años?
Respuesta. Cuando nació este periódico, en marzo de 1978, vivíamos con la ilusión y el entusiasmo del aprendizaje de los primeros años de la democracia. Comenzaba la apertura de España hacia el exterior, de la mano de las instituciones políticas y económicas, cuyo desarrollo fue fundamental para que nuestra economía diese un avance cualitativo.
En un periodo corto fuimos capaces de engancharnos a la prosperidad europea en unas circunstancias muy complicadas. Capaces de abrirnos a un sistema productivo que arrastraba graves deficiencias frente a la competencia europea, adherirnos al Mercado Común y entrar en el euro, pese a muchas voces que profetizaban la debacle. Fue un éxito del conjunto de la sociedad, al alcanzar una normalización política y social homologable con la de otros países occidentales y conseguir una economía estable, eficiente y abierta.

El principal motor de la economía son las exportaciones de servicios no turísticos, por primera vez con superávit”


P. ¿Qué hacía usted hace 35 años?

“El saneamiento y la reestructuración del sistema financiero era necesario y ha ido en la línea adecuada”

R. En 1978 me encontraba trabajando de lleno en el sector financiero, al que he dedicado prácticamente toda mi carrera profesional. Acababa de volver a Barcelona desde Paraguay, donde estuve colaborando en el impulso del Banco de Asunción. Antes había ocupado diferentes cargos de responsabilidad en varias entidades. Concretamente, hace 35 años era director general en Banco Unión, adonde llegué procedente de Banca Jover. Fue mi última responsabilidad antes de incorporarme a La Caixa, en la que llevo trabajando 31 años.


“El impulso exportador será clave para salir de la crisis”

P. ¿Considera que, a pesar de la crisis, España tendrá en los próximos 35 años el mismo éxito que ha tenido en los últimos 35?

“1.000 millones para retribuir al accionista”

“Somos los primeros interesados en dar crédito”

Fainé reconoce que, como ocurre en todo el sector financiero, “no tenemos el precio en Bolsa que nos gustaría”. “En 2011 la acción tuvo una rentabilidad positiva, en contraste con el mercado, que tuvo un rendimiento negativo. En 2012 se comportó mejor y en 2013 seguimos en esta buena dirección”, recalca.
“En 2013 esperamos mantener una política similar a la que seguimos en 2012 en la retribución al accionista”. Anuncia que “con periodicidad trimestral, con la posibilidad de escoger entre efectivo o acciones, tenemos intención de mantener un importe de remuneración en torno a los 1.000 millones de euros”.

R. Si de algo ha servido esta crisis ha sido para interiorizar la necesidad de revisar nuestro modelo de crecimiento. Es imprescindible una actitud de optimismo, que nos infunda la energía necesaria para tomar las decisiones correctas. España debe plantearse, seriamente, un objetivo que está a nuestro alcance: ser uno de los cuatro países motores del desarrollo industrial de Europa en esta década.

La coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos es el fundamento de nuestra reputación”


P. ¿Hubiera pensado hace 35 años que las cajas prácticamente iban a desaparecer? ¿Se podría haber hecho de otra manera la reforma financiera para evitarlo?

Hacemos todo lo posible para apoyar a las familias y a las empresas. Concedimos 800.000 préstamos en 2012”

R. Las nuevas exigencias regulatorias de capital que se han aplicado al sector financiero, como Basilea III y el Real Decreto-Ley de Reforzamiento del Sistema Financiero, han obligado a las cajas a recapitalizarse. El saneamiento y la reestructuración era necesario y ha ido en la línea adecuada. Se ha realizado en una coyuntura muy convulsa: con tipos bajos, paro elevado, crecimiento lento, tensiones de liquidez y con presión sobre los resultados y la solvencia.
La situación actual no puede hacernos olvidar la rapidez con la que el mundo ha cambiado. La transformación que hemos vivido a lo largo de los últimos cuatro años demuestra la magnitud del cambio.

Se ha hablado mucho de los desahucios y poco de los 10.000 alquileres sociales”


CaixaBank y Criteria seguirán invirtiendo a largo plazo en grandes empresas”

P. ¿Cuándo piensa que España empezará a crecer y a generar empleo?
R. La mayoría de los pilares para el progreso ya se han colocado, se han adoptado decisiones cruciales, que han llevado a grandes progresos en los últimos tres años. Se han corregido desequilibrios que se arrastraban con anterioridad a 2007, como el que afectaba a la balanza comercial, gracias al buen ritmo de crecimiento de las exportaciones.
En estos momentos, para la economía española sigue siendo fundamental la resolución de la crisis de la deuda soberana y la recuperación de la eurozona. Las importantes decisiones a nivel europeo de avanzar hacia la unión bancaria y fiscal, junto con el apoyo indispensable del BCE, han permitido reducir las tensiones financieras en estos últimos meses. Por todo ello, la actividad económica en la eurozona tenderá a estabilizarse a corto plazo.
Además, la prima de riesgo se ha reducido notablemente y las dudas que había sobre la economía española se están diluyendo. La consolidación de este entorno debería permitir que el crecimiento reaparezca a finales de este año o a principios de 2014..

P. En varias ocasiones ha dicho que hay que cambiar el modelo productivo... ¿Qué reformas le quedan por hacer a España?
R. En los últimos años se ha llevado a cabo una ambiciosa agenda de reformas estructurales que está permitiendo recuperar la competitividad perdida. Gracias a estos progresos, las exportaciones han podido mantener un fuerte ritmo de crecimiento durante los últimos años. Por ejemplo, por primera vez en más de 20 años España cuenta con un superávit en servicios no turísticos; es decir, el grueso de los servicios exportables no turísticos en España supone hoy el principal motor de la economía. Como no se puede recurrir a políticas de tipo de cambio o monetarias, es imprescindible seguir impulsando la agenda de reformas estructurales para aumentar la flexibilidad de la economía e impulsar la innovación. De los avances que se produzcan en estas materias dependerá, en gran medida, la futura capacidad de crecimiento de la economía española.


P. ¿Cómo puede recuperar España la credibilidad dentro de Europa?
R. La recuperación de la confianza es clave para estabilizar la actividad económica. En este sentido, es destacable la fortaleza que ha exhibido la prima de riesgo española durante los últimos meses. A pesar de la crisis en Chipre y el impasse político en Italia, ha seguido descendiendo y ya se encuentra en niveles inferiores a los de hace un año.
Las medidas y reformas emprendidas, tanto en el frente fiscal como en la reestructuración del sector bancario, han ayudado a despejar las dudas de los inversores. Aunque el camino tomado es el correcto, los desequilibrios todavía no se han corregido. Es necesario seguir perseverando y cualquier signo de relajación podría erosionar su credibilidad.


P.¿Qué se puede hacer para que fluya el crédito hacia las pequeñas empresas?
R. Las entidades somos las primeras interesadas en dar crédito porque es la base de nuestro negocio. Es como pensar que yo fuera el presidente de Seat y no quisiera vender coches. Sin embargo, nos encontramos en pleno proceso de “desapalancamiento” del sector público y privado, con un alto nivel de endeudamiento. Y una de las consecuencias es que hay menos crédito.
A veces, cuando las grandes compañías necesitan crédito se dirigen directamente al mercado de capitales. Y la Sareb ha absorbido 74.000 millones de activos en créditos, de los que el 80% eran créditos a promotor.
No hay que olvidar que los bancos soportan un peso cada vez mayor de provisiones y que, además, para el mismo nivel de crédito cada vez hay más exigencias de capital.


P. Y en este contexto que describe, ¿cómo hacen para dar crédito a las empresas que lo necesitan?
R. Hacemos todo lo posible para apoyar a las familias y a las empresas. En el último año hemos concedido 800.000 operaciones por valor de 72.000 millones de euros. Contamos con dos instrumentos que nos permiten canalizar nuestros recursos: MicroBank y Caixa Capital Risc.
En MicroBank seguimos reforzando la concesión de microcréditos con más de 1.000 millones desde 2007. A través de Caixa Capital Risc, gestora de empresas de capital riesgo, invertimos en compañías innovadoras que cuentan con un elevado potencial de crecimiento. Existen más de 100 empresas que han recibido el impulso de esta sociedad.


P. ¿El futuro de las empresas españolas está obligatoriamente fuera?
R. La economía española está inmersa en un proceso de ajustes que lastrarán la demanda interna por un periodo prolongado de tiempo, por lo que la clave de la recuperación está en el sector exportador. Nuestras empresas saben del potencial que ofrece un mercado mundial. ¡Hay que buscar las oportunidades y aprovecharlas! Anticiparse e innovar. Las exportaciones netas son el componente más dinámico del PIB. Desde 2008 han crecido más rápidamente que en la zona euro. Mantener el impulso exportador será fundamental en la salida de la crisis.


P. ¿Cómo va a ser la política de su grupo en cuanto a la expansión exterior? ¿Cuáles son sus mercados prioritarios?
R. Nuestra estrategia internacional pasa por establecer alianzas con socios locales. Hemos buscado entidades minoristas, de banca retail, en áreas geográficas de crecimiento, con excelente gestión y en las que queríamos tener participaciones de influencia. Defendemos esta estrategia porque con menos capital obtenemos mucho más y podemos dar servicio a las empresas españolas que se instalan en esos países.
Principalmente, estamos presentes en tres mercados emergentes de la mano de The Bank of East Asia (Asia), Grupo Financiero Inbursa (América) y Erste Bank (Europa del Este). Además, tenemos 11 oficinas de representación en diferentes lugares del mundo y tres oficinas operativas en Varsovia, Bucarest y Casablanca.


P. ¿Cuándo piensa que se va a poder liquidar el stock de viviendas disponibles?
R. En 2012, se produjo un importante ajuste del exceso de oferta del sector. Aunque las ventas se redujeron un 9,4% en el conjunto del año, la fuerte caída en el número de viviendas terminadas, que se encuentra en mínimos históricos, está propiciando un descenso gradual del stock de viviendas por vender. En algunas zonas el ajuste continuará todavía. Sin embargo, en las grandes ciudades ya se está cerca de alcanzar el nivel de equilibrio. Mantenemos un stock que, al ritmo actual de ventas, en cuatro o cinco años desaparecería de nuestro balance, lo cual es una velocidad de movilización de inmuebles más que razonable.


P. ¿Seguirán bajando los precios inmobiliarios?
R. El precio de la vivienda acumula una caída del 34% en términos reales y estimamos una caída total cercana al 43%, por lo que el precio de la vivienda podría alcanzar un suelo en el año 2014. Este ajuste se asemeja al de otros países que también han sufrido una severa reducción del sector inmobiliario.


P. ¿Cómo afrontan la cada vez peor imagen que tiene el cliente de las entidades financieras? ¿Cómo se adaptan a un cliente cada vez más exigente con las entidades?
R. El sector financiero podía haber hecho las cosas mejor. Pero también es cierto que, en algunas ocasiones, ha recibido un trato poco justo. Así, mucho se ha hablado de los desahucios pero muy poco de los alquileres sociales, como las 10.000 viviendas que hemos puesto en arrendamiento desde la Obra Social, a disposición de jóvenes, personas mayores y familias, con rentas inferiores a las de protección oficial. Como los 400 euros de vivienda asequible o los menos de 300 en alquiler solidario. Además, la Obra Social subvenciona la mitad del arrendamiento.
Es un ejemplo que expresa la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, es el fundamento de nuestra reputación. Primero, hacerlo bien, y después, contarlo. La base es el compromiso con nuestros clientes, la integridad y honestidad en el consejo y la responsabilidad hasta el final. Dar la cara y ser claros y transparentes con nuestros clientes.
Estoy seguro de que, si lo conseguimos, las expectativas de los clientes quedarán cubiertas, la percepción de nuestra entidad continuará mejorando y nuestro liderazgo en el negocio se verá consolidado.

P. Las recomendaciones europeas van en la línea de la disminución del peso de la participación en grupos industriales. ¿Llegará un día en que La Caixa deje de ser accionista de referencia en algunas de las grandes empresas?
R. Las cajas han ejercido un papel esencial, como inversoras a largo plazo, en proyectos de sus territorios de origen y han contribuido a mantener los centros de decisión de importantes empresas en nuestro país. Nosotros seguimos apostando por esta estrategia a través de CaixaBank y de Criteria CaixaHolding.
Y lo hacemos, además, siendo accionistas de referencia, participando en sus consejos de administración y apoyando a sus equipos directivos en la toma de decisiones necesarias para la estabilidad de las mismas y para crear valor para todos sus accionistas.

“La obra social es nuestro dividendo social”

“Somos los primeros interesados en dar crédito”

P. La Obra Social es uno de los elementos mejor valorados. ¿Qué va ocurrir con menores dotaciones? ¿Cómo lo van a afrontar?
R. La Caixa seguirá aportando beneficios a la Obra Social, que es nuestro dividendo social. Desde la creación de CaixaBank, se financia con los dividendos que obtiene la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona por sus participaciones en CaixaBank y Criteria CaixaHolding.

P¿Qué presupuesto tiene la Obra Social?
R. A pesar del impacto de la recesión en los resultados, mantenemos por quinto año consecutivo un presupuesto de 500 millones de euros, de los que un 67% corresponde a iniciativas sociales. Nos gustaría contribuir a desarrollar y extender los valores del capitalismo social en la economía.

P. MicroBank ha permitido que pequeñas iniciativas crearan empleo. ¿Van a seguir aumentando esta apuesta? Y si es así, ¿cómo?
R. Somos la entidad que más recursos destina a microcréditos. En los últimos cinco años hemos financiado más de 180.000 proyectos para familias y emprendedores, por un importe de 1.120 millones de euros. Esperamos seguir creciendo y cerrar 2013 con un incremento superior al 10%, y mantener los buenos ratios de morosidad (2%) y de core capital (33,4%).

Normas