“Todo el mundo merece una oportunidad, en Chicago o Madrid”

Obama insta a los países a combatir la desigualdad y el paro

Se compromete a reducir en un 50% el armamento nuclear de EE UU si Rusia hace lo mismo

Reitera su compromiso de cerrar la cárcel de Guantanamo

El presidente de EE UU, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlin
El presidente de EE UU, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlin

El presidente de EE UU, Barack Obama, aseguró ayer en Berlín ante la Puerta de Brandenburgo que todas las personas “merecen una oportunidad” en términos laborales y que los países deben luchar para combatir la “desigualdad” y el “desempleo”.

El recurso más importante que tenemos son las personas”, señaló el presidente. “La economía debe trabajar para la gente, no solo para los más ricos”, puntualizó el jefe del Ejecutivo de la primera potencia mundial. De hecho, instó a Occidente y a su propio país a abandonar el “estado mental de guerra perpetua” contra el terrorismo, y reiteró su compromiso de “cerrar” Guantánamo, equilibrar seguridad nacional y privacidad, y controlar el uso de “drones”. Obama destacó que durante su administración se ha terminado la guerra de Iraq, que el conflicto en Afganistán está “cerca” de concluir y que el Osama bin Laden “ya no está”.

El presidente de EE UU aseguró que todas las personas “merecen una oportunidad” en términos laborales y que los países deben luchar para combatir la “desigualdad” y el “desempleo”. “Todo el mundo merece una oportunidad, no solo los que están arriba. Ya sea en Chicago, Cleveland, Belfast, Berlín, Atenas o Madrid”, aseguró.

En un simbólico discurso ante más de 4.000 invitados y en medio del sofocante calor que hizo ayer en la capital alemana, Obama elogió la victoria de la tolerancia y de la libertad y recordó que fueron los ciudadanos quienes decidieron cuándo debía caer el Muro, a pesar de los esfuerzos políticos y militares.

Por este motivo, abogó por mantener el “espíritu de Berlín” e hizo un llamamiento a luchar por “la paz y la justicia” en todo el mundo. “El muro pertenece a la historia, pero tenemos historia por hacer”, proclamó el inquilino de la Casa Blanca. El presidente estadounidense recalcó que en la actualidad las personas ya no son solamente ciudadanos de un país u otro, sino que también son “ciudadanos del mundo” y que el destino de los pueblos está “más ligado que nunca”.

Por eso, argumentó, mientras haya armas nucleares en algún punto del mundo nadie estará seguro, y se comprometió a reducir en hasta un tercio las armas nucleares desplegadas de EE UU, si Rusia –la otra superpotencia atómica– hace lo propio. Por otra parte, afirmó que nadie podrá considerarse “próspero” y felicitarse por su calidad de vida si en otro punto del planeta “millones tienen hambre”. Obama prosiguió en esta línea de pensamiento para señalar que también hay que atajar la discriminación, por “raza”, “religión”, “género” y “orientación sexual” en todo el mundo, aunque este último punto tiene una especial resonancia en su país.

Reformas sí; estímulos, también

El presidente de EE UU, Barack Obama, defendió hoy la necesidad de controlar las finanzas públicas, pero dijo que el objetivo de los gobiernos es mejorar la vida de los ciudadanos y alertó del riesgo de perder una generación debido al elevado desempleo juvenil. “Tenemos que garantizar que no perdemos una generación que puede que no sea nunca recuperada desde el punto de vista de su trayectoria laboral”, afirmó Obama en una rueda de prensa en Berlín junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

Consciente de las discrepancias entre EEUU y Alemania a la hora de abordar la crisis económica con políticas de estímulo o de austeridad, Obama reconoció que “es una conversación de cuatro años” y que no existe “una receta perfecta”.

A su juicio, es necesario continuar con las reformas estructurales tanto en los países de la Unión Europea como en EEUU, porque “todavía queda trabajo por hacer”, pero también apostar por las políticas de crecimiento. Merkel, por su parte, defendió la necesidad de que Europa aumente su competitividad y reconoció que Alemania “solo mejorará si Europa mejora”.

Normas