La compañía de Joaquín Rivero creada en 2007 tiene 627 millones de deuda

Bami entra en concurso y se une a la larga lista del ‘tsunami inmobiliario’

La inmobiliaria francesa Gecina tiene el 49% del capital

El ministro Miguel Arias Cañete fue consejero de Bami hasta 2011

Rivero creó Bami tras repartirse Metrovacesa con Sanahuja en 2007

Simulación de Ciudad Empresarial Adequa, el mayor proyecto de Bami.
Simulación de Ciudad Empresarial Adequa, el mayor proyecto de Bami.

El juzgado de instrucción número dos de Madrid ha declarado en concurso voluntario de acreedores a la inmobiliaria Bami, presidida por Joaquín Rivero, después de que la compañía no haya logrado refinanciar una deuda de 627 millones de euros, según fuentes de la empresa que confirmaron una información adelantada por Ep. Se trata de la última de las grandes inmobiliarias creadas en la época del boom en acogerse a la medida.

Joaquín Rivero creó Bami Newco para acoger activos de Metrovacesa en junio de 2007. Ese año Rivero y la familia Sanahuja pusieron fin a una batalla por el control de la que fuera primera inmobiliaria española que terminó con un acuerdo de separación. En virtud de ese acuerdo, de febrero de 2007, Rivero se quedaba con activos de la inmobiliaria en España y el 16% de la francesa Gecina. Bautista Soler, socio de Rivero en Metrovacesa, adquirió el 15% de Gecina. Bami recibió un crédito de 720 millones en 2007, que fue renovado en 2009 reduciendo el importe del préstamo inicial a 625,7 millones.

Atendiendo al pasivo con el que se ha declarado en concurso Bami la compañía se sitúa al nivel de inmobiliarias quebradas como Nozar, Llanera, Lábaro o Zent Inversiones (de Luis Portillo), que solicitaron el concurso con una deuda de entre 500 y 700 millones de euros. Por encima se encuentran otras como Martinsa Fadesa (7.000 millones de deuda), Reyal Urbis (4.300 millones), Habitat (2.840 millones), Sacresa (2.634 millones), Noriega (1.000 millones), Aifos (1.000 millones) o Tremón (1.000 millones).

De acuerdo a las cuentas de 2011 de Bami, el grupo está participado en un 49% por la inmobiliaria francesa Gecina; en un 34,7% por Inmopark 92 Alicante (de Joaquín Rivero), en un 10% por la inmobiliaria Prasa y en un 6% por otros pequeños accionistas no identificados.

En 2009 el consejo de administración de Gecina, una de las mayores inmobiliarias francesas, entonces presidida por Joaquín Rivero, aprobó la compra del 49% de Bami, controlada también por Rivero, por más de 100 millones de euros. Las acciones que compró Gecina de Bami eran propiedad de Bautista Soler. Una asociación de accionistas minoritarios denunció la operación en Francia. 

La sociedad a través de la cual Rivero controla el 16% de Gecina, Alteco, se declaró en concurso de acreedores el pasado mes de octubre.

Gecina aseguró ayer en un comunicado que no le afecta el concurso de Bami porque ya había depreciado sus activos y no consolida sus resultados con el resto de los del grupo. “La participación en Bami Newco, integralmente depreciada, no está consolidada en las cuentas de Gecina porque el grupo no tiene ninguna influencia notable sobre esta empresa”, indicó Gecina en un comunicado.

Como adelantó CincoDías el pasado 12 de abril el auditor de las cuentas de la empresa, Deloitte, advertía en su informe de auditoría del último ejercicio depositado en el Registro Mercantil, 2011, que la compañía presentaba un fondo de maniobra negativo por importe de 90,8 millones de euros, lo que suponía “la existencia de una incertidumbre sobre el capital de la sociedad para continuar sus operaciones”. Ese año Bami terminó con 8,3 millones de pérdidas y 22 millones de ingresos.

Consejo de administración

El ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete e Ignacio López del Hierro, consejero de Metrovacesa con Joaquín Rivero, han formado parte del consejo de administración de Bami hasta mediados de 2011 y principios de 2012. En la actualidad las hijas de Joaquín Rivero, Helena, y de Bautista Soler, Victoria, se sientan en el consejo de la inmobiliaria.

Una torre de 100 metros junto a BBVA

El proyecto estrella de Bami era Ciudad Adequa, un complejo de oficinas situado en una zona cercana a la nueva sede que BBVA está construyendo en Madrid. Seis edificios, uno de ellos la sede de Renault España, situados en la prolongación planeada en la Operación Chamartín, frente a San Chinarro, rodeando una torre de 100 metros coronada con el logotipo de Bami. En total, 121.660 metros cuadrados de superficie con 2.915 plazas de garaje.

El concurso de Bami es la última de las mil batallas libradas por Joaquín Rivero en el sector inmobiliario español. En 2002, siendo ya presidente de Metrovacesa, el empresario jerezano afrontó un intento de opa hostil sobre la compañía dirigida por los empresarios italianos Francesco Gaetano Caltagirone y Alfio Marchini. Joaquín Rivero se alió entonces con algunos de los empresarios más representativos del boom inmobiliario español para neutralizar la operación. Román Sanahuja, Luis Portillo, Domingo Díaz de Mera y la familia Soler participaron con Rivero en esa Metrovacesa de principios de siglo XXI que aspiraba a convertirse en una de las mayores inmobiliarias de Europa. Después tuvo que lidiar con la familia Sanahuja, que trató en 2006 a toda costa de levantarle del sillón de presidente de Metrovacesa. En 2007 acordaron el reparto de la compañía; Sanahuja se declaró en concurso un año después. Rivero ha aguantado seis años más que su contrincante.

Normas