El País Vasco aplicará el copago farmacéutico en julio

El País Vasco comenzará a aplicar el copago farmacéutico el 1 de julio, con un sistema que evitará que los pensionistas deban adelantar cantidades económicas por sus medicamentos en caso de superar los topes máximos previstos a abonar según sus rentas.

De este modo, tal y como ha anunciado hoy el consejero vasco de Salud, Jon Darpón, los residentes en Euskadi tendrán que comenzar a pagar los medicamentos en función de sus rentas, un año después de que lo hayan empezado a hacer los ciudadanos del resto del Estado.

Quedarán exentos de abonar los medicamentos los parados sin subsidio, los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y de pensiones no contributivas. Tampoco habrá que abonar los fármacos derivados de accidentes de trabajo y de enfermedades profesionales.

Por su parte, los pensionistas tendrán un régimen diferente, ya que pagarán, con carácter general, el 10 por ciento de los fármacos, pero con un tope máximo, en función de la renta.

El retraso en la implantación de esta medida decretada por el Gobierno de Mariano Rajoy se debe a que el anterior Ejecutivo autonómico presidido por el socialista Patxi López aprobó un decreto que dejaba el copago sin efecto.

El Tribunal Constitucional suspendió el pasado mes de julio ese decreto, pero el anterior Gobierno vasco no acató esta decisión judicial y continuó sin aplicar el copago.

El actual Ejecutivo de Iñigo Urkullu (PNV) ha asumido, tras consultar a sus servicios jurídicos, que el copago debe ser implantado también en el País Vasco.

Esto supondrá que, a partir del 1 de julio, los ciudadanos residentes en Euskadi comenzarán a pagar los medicamentos en función de su renta. Hasta ahora se paga un 40% del coste de las medicinas.

Los trabajadores con rentas por encima de 18.000 euros pagarán el 50%, y los que estén por debajo seguirán abonando el 40%, mientras que aquellos con más de 100.000 euros, abonarán el 60%.

Los pensionistas tendrán un régimen diferente, ya que pagarán, con carácter general, el 10% de los fármacos, pero con un límite en función de sus ingresos.

Si ganan menos de 18.000 euros el máximo a pagar por mes será de 8,14 euros, y si sus ingresos no superan los 100.000 euros abonarán un tope de 18,32 euros. Serán los pensionistas con ingresos superiores a 100.000 euros los que tendrán que pagar un máximo de 61,08.

El sistema informático implantado en Euskadi, con un coste de 423.000 euros, evitará que los ciudadanos tengan que pagar el coste total de los medicamentos por adelantado, como ocurre en otras comunidades autónomas.

Así, permitirá a las 850 farmacias vascas conocer cuando un pensionista ha llegado al tope que le corresponde, para que a partir de entonces reciba las medicinas de manera gratuita.

Mediante este sistema los establecimientos están conectados en red con el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza para conocer el nivel laboral y de renta de cada ciudadano con una mera lectura de un código de barras que contiene esta información y que se incorporará a las tarjetas sanitarias o a las recetas.

Darpón ha comentado todos estos detalles después de la reunión semanal del Consejo de Gobierno, en una comparecencia en la que ha estimado que el Departamento de Salud ahorrará entre 16 y 20 millones de euros con la puesta en marcha del copago.

El consejero ha insistido en que el Gobierno vasco no está de acuerdo con esta medida, pero que se ve obligado a aplicarla. No obstante, ha dicho, el Ejecutivo ha tratado de hacerlo de la forma “menos gravosa” para los ciudadanos, de modo que se evite a colectivos como el de los pensionistas tener que verse inmersos en trámites burocráticos. 

Normas