Durante 18 meses

Applus examina las calles y carreteras de Catar por 7,5 millones

Applus+ Norcontrol trabaja en la inspección de todas las calles y carreteras de Catar, tras adjudicarse un contrato con el gobierno del emirato de 7,5 millones y 18 meses de duración.

Perspectiva de Doha, capital de Catar
Perspectiva de Doha, capital de Catar

La multinacional española Applus trabaja, a través de su división Applis Norcontrol, en la evaluación del estado del firme de todas las calles y carreteras de Catar, después de que la Qatar Public Work Authority o Asghal, rama del gobierno catarí dedicada al desarrollo de las infraestructuras, le haya adjudicado un contrato de 7,5 millones de euros por un período de 18 meses.

Es la primera vez que el gobierno del emirato externaliza el mantenimiento de firmes, y se trata de la primera ocasión que tiene Norcontrol de trabajar en aquel país. Otras divisiones de Applus, como Velosi, ya tienen contratos en Catar, en el caso de ésta en actividades relacionadas con petróleo y gas.

Para realizar los trabajos, Norcontrol ha desplazado a un conjunto de técnicos españoles que recogerán la información para después trasladarla a la sede central de la compañía en La Coruña. Lo harán a través de varios equipos de auscultación de firmes, entre ellos el llamado RCMS, que incorpora un sistema de medición por láser que detecta y mide las fisuras presentes en el pavimento con una velocidad de hasta100 kilómetrospor hora, y que está patentado por Applus.

La información recopilada servirá al gobierno catarí para planificar una política de conservación de las carreteras ajustada y optimizando el presupuesto.

Los primeros trabajos se vienen realizando desde el mes de marzo, y se extenderán durante los siguientes 15 meses. “El contrato permite a Applus Norcontrol consolidar su presencia en Oriente Medio, un mercado ed alto crecimiento”, afirma su vicepresidente ejecutivo Ramón Fernández Armas.

Retos de futuro

La multinacional, perteneciente al grupo Carlyle desde el año 2007, amplía así su posición en un país que encara importantes retos. El más importante, el del mundial de fútbol de 2022, que requerirá una destacable inversión de infraestructuras para absorber la llegada de aficionados de todo el mundo, en el que es considerado el segundo mayor acontecimiento deportivo del mundo después de los JJ_OO.

Durante el pasado mes de mayo, la Asghal adjudicó a Sacyr un contrato de construcción de carreteras e infraestructuras por 70 millones.

Normas