Deloitte envió ayer las condiciones a 50 entidades

La banca tiene hasta el jueves para decir si participa en el crédito a Pescanova

El préstamo será a euríbor más el 4% y a siete meses

La consultora se reúne hoy de nuevo con los bancos

Fábrica de Pescanova en Chapela, en la localidad pontevedresa de Redondela.
Fábrica de Pescanova en Chapela, en la localidad pontevedresa de Redondela. EFE

Semana clave para el futuro del grupo alimentario, en concurso de acreedores desde mediados del pasado mes de abril. El administrador concursal designado por la CNMV, Deloitte, se reúne hoy con las principales entidades acreedoras de Pescanova, con el objetivo de abordar la viabilidad de la compañía.

La empresa gallega ha solicitado un crédito urgente de 55 millones de euros para garantizar su actividad y evitar su colapso. De las siete entidades integrantes del antiguo steering committee, seis (Sabadell, Novagalicia, Popular, Bankia, CaixaBank y Deutsche) han manifestado su disposición a dar más liquidez a la compañía, aunque en estos momentos los equipos de riesgo de algunos de estos bancos aún están valorando la operación.

“La compañía vale más viva, en funcionamiento y por tanto con esta nueva línea del circulante, que muerta”, aseguran fuentes próximas a las negociaciones.

Santander y BBVA

Estas mismas fuentes añaden que, lo más probable, es que otras entidades, entre las que apuntan a Santander, BBVA y Bankinter, se sumen a este nuevo crédito sindicado. En las últimas semanas Deloitte ha contactado con más acreedores para intentar que el número de entidades que avale este préstamo sea mayor.

Ayer, la consultora envió el pliego de condiciones a unos 50 acreedores, dando de plazo hasta este jueves para que comunicaran si finalmente van a participar en el citado préstamo. El objetivo es que la operación esté firmada esta misma semana. Al final, el tipo de interés se ha establecido en euríbor más el 4% y el plazo en siete meses.

Como condición para dar salida a estos fondos, la banca ha puesto que se garantice la prioridad en el cobro de esta deuda. También exigen como aval la marca Pescanova y la sede en Chanpela, en Pontevedra. 

En una reciente entrevista con CincoDías, el presidente de Pescanova y principal accionista de la compañía, Manuel Fernández de Sousa, declaró que la marca del grupo valía "más de 500 o 600 millones de euros".

Según los últimos datos facilitados por Pescanova, la deuda total del grupo supera los 3.000 millones, una cifra a la que se suman los 369 millones en bonos convertibles.

Acuerdo de ‘factoring’ con UBI

El grupo alimentario ha firmado un acuerdo con UBI Banca que asegura el mantenimiento de las pólizas de factoring que tiene con las compañías comercializadoras del grupo en España, según un comunicado de la empresa. La compañía destacó que este acuerdo es un “paso muy positivo” para estabilizar su situación financiera.

El acuerdo llega en una semana clave, en que podría recibir un crédito de 55 millones, y días después de que la filial brasileña de Pescanova entrara en concurso de acreedores, sumándose así a la argentina y chilena.

Normas