L’Oréal apuesta por la cosmética instrumental

Llegan a España Clarisonic y su cepillo de tecnología sónica para el cuidado de la piel

Es el producto que han elegido 'celebrities' como Julia Roberts, Madonna y Michael Douglas

L’Oréal apuesta por la cosmética instrumental

Un buen día, la presentadora más famosa de Estados Unidos, Oprah Winfrey, tuvo la feliz ocurrencia de compartir en directo con los telespectadores su secreto de belleza, que no era otro que un pequeño cepillo llamado Clarisonic, con el que cada día limpia su piel. Y las ventas de este aparato se dispararon. En Estados Unidos se han vendido más de tres millones de unidades, un indispensable en el tocador de celebrities como Julia Roberts, Madonna, Michael Douglas, Sharon Stone, Tom Ford o Meryl Streep. A España llega de la mano de L’Oréal, que en 2011 adquirió la firma Pacific Bioscience Laboratories (PBL) y creadora en 2004 de Clarisonic.

El objetivo de la multinacional francesa con esta adquisición obedece al deseo de innovar y ser líder en aparatos de cosmética. “Es la nueva estrategia de la compañía, la de la cosmética instrumental, con un gran recorrido en todo el mundo y que nos permite seguir innovando con nuestros productos”, afirma Patricio Walburg, director general de Clarisonic en España.

El cepillo tiene dos modelos, uno para el rostro (149 euros) y el plus que se puede aplicar para cara y cuerpo (225 euros). En España se venderá en las perfumerías Sephora (en Barcelona ya ha comenzado a comercializarse, y la próxima semana estará disponible en los establecimientos de la citada firma en Madrid). En total serán 107 puntos de venta en 2013, con la previsión de duplicar esta cifra el año próximo y el objetivo de expandirla a países como Alemania o Italia. En Francia, donde llegó el pasado mes de septiembre, es el producto más vendido en Sephora, y en China, donde se comercializa desde enero, se vendieron 190 unidades durante las dos primeras horas de su estreno.

El mercado de la cosmética instrumental genera 1.500 millones de dólares (1.160 millones de euros) en todo el mundo, de los cuales 530 millones (410 millones de euros), el 40%, se facturan en Estados Unidos. La previsión de crecimiento de este sector, según apunta Patricio Walburg, para 2015 es de 1.700 millones de dólares (1.314 millones de euros). Clarisonic factura alrededor de 200 millones de euros a nivel internacional, frente a los 105 millones de euros que facturaba en 2010, un año antes de que pasara a formar parte del grupo L’Oréal.

La historia de este cepillo comienza a fraguarse en 2001. Nació en Seattle, en la costa Este de Estados Unidos, la cuna de empresas como Amazon y Starbucks. Tres investigadores y dos científicos, inventores de la tecnología sónica (lo contrario de la rotativa)deciden innovar en la forma en la que las personas han de cuidar su piel. Después de tres años de investigación y desarrollo y de más de 45 patentes desarrolladas por Robb Akridge, David Giuliani y Ken Pilcher, nace la marca Clarisonic.

3.000 dermatólogos

Rápidamente, sin ningún plan de marketing de acompañamiento, fue muy bien recibido, sobre todo en las consultas de los dermatólogos, que quedaron seducidos por un producto innovador, capaz de renovar y optimizar el simple gesto de la limpieza diaria de la piel.

Así, más de 3.000 dermatólogos se convierten en los mejores embajadores de este producto, que comienza a recibir premios y reconocimientos. Al año de su lanzamiento está presente en congresos científicos donde la marca hace públicos sus avances en la tecnología sónica. En la actualidad, es la quinta marca de cosmética en el mercado estadounidense. “Es la gran apuesta de L’Oréal, que nos permite entrar en un campo y en una tendencia con un potencial extraordinario, que nos permitirá seguir innovando y obteniendo el mejor resultado con nuestros productos. Es un gran plus agregado a nuestra marca”, afirma Walburg.

Un cepillo que no se puede copiar

Qué hace a este cepillo diferente? El éxito de este aparato, cuya patente está registrada y, por tanto, no se puede copiar, no es otro que su tecnología sónica (basado en el sonido). Se trata de un cepillo que no gira sobre sí mismo sino que efectúa 300 microoscilaciones por segundo, lo que garantiza una gran limpieza y elasticidad en la piel.
Las cerdas de los cabezales están realizadas en fibra Du Pont Super Soft (también patentada), un componente mucho más suave que el nailon, muy habitual en la cosmética. Es mucho más ligera, lo que hace que el contacto con la piel sea más suave. Yconserva seis veces menos humedad que las fibras clásicas. El próximo lanzamiento será el cepillo para la zona de ojos.

Normas