Posibles consecuencias de la actuación de algunos grandes inversores

Claves de la locura de la acción de Bankia

La acción ha llegado a subir hoy un 16%, mientras ayer recortó un 51,4%

El volumen negociado supera ya todo el capital flotante teórico

La CNMV logra frenar las ventas con su aviso a navegantes

Logotipo de Bankia el día de su estreno en Bolsa, el 20 de julio de 2011.
Logotipo de Bankia el día de su estreno en Bolsa, el 20 de julio de 2011.

Ya está todo listo para que arranque la ‘nueva’ Bankia en Bolsa. Una Bankia que de entrada vale por acción menos del 0,1% respecto a los 375 euros a los que debutó hace apenas dos años. El valor ha desafiado la gravedad durante meses… Hasta que ayer llegó un torrente (irregular) de acciones nuevas. Estas son algunas claves de lo ocurrido y de sus eventuales consecuencias.

¿Qué pasó ayer con Bankia?

Inversores institucionales con preferentes y deuda subordinada vendieron acciones antes de que estas hayan comenzado a cotizar oficialmente. “Determinados fondos han querido ser más listos y vender antes que nadie", explica un operador. Con el objetivo de perder menos, algunos inversores institucionales se desprendieron de los títulos, adelantándose al martes 28, cuando teóricamente desembarcarán en el parqué las nuevas acciones. El valor sufrirá entonces una oleada bajista que tumbe aún más el precio.

BANKIA 3,45 0,96%

El jueves se movieron casi 50 millones de títulos, cuando el capital flotante (el número de acciones que cotiza libremente en Bolsa) de la entidad a duras penas supera los 10 millones de títulos. De ahí el desplome del 51,4% que sufrió el valor.

Los fondos controlaban unos 1.900 millones de euros en preferentes y deuda subordinada, que equivalen a unos 1.000 millones de acciones. En cualquier caso, suponiendo que todos los títulos que se negociaron el jueves pertenecieran a grandes inversores apenas que han tratado de escapar del valor antes que el resto, el porcentaje sobre el total sería de un escueto 5%.

¿Es legal lo ocurrido?

Los expertos consultados discrepan, la norma es susceptible de interpretación. Algunos grandes inversores se han deshecho de unas acciones que no tenían ayer pero que tendrán el próximo martes. La ampliación ni siquiera estaba inscrita en el Registro Mercantil, ni Iberclear –el organismo encargado de llevar el registro contable y gestionar la liquidación de las acciones– había asignado a las acciones referencias de registro (RR), una suerte de DNI de cada una de los título. Es hoy cuando suceden ambos acontecimientos.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) asegura en la resolución publicada en el BOE el pasado 18 de abril que “los suscriptores de las nuevas acciones quedarán legitimados para ejercitar los derechos inherentes a la condición de accionistas de Bankia a partir del momento en que las acciones sean inscritas a su nombre en los registros contables de Iberclear […]”. Según este párrafo, en puridad los dueños de híbridos ayer no eran todavía accionistas de pleno derecho.

La CNMV ha advertido que “procederá a analizar en detalle la operativa de la sesión, al objeto de verificar que se ha ajustado a la normativa legal existente y, en particular, a la que rige en materia de operativa de mercado". El aviso a navegantes de la CNMV ha frenado en seco las órdenes de venta: Bankia ha llegado a subir hoy un 16% aunque ha terminado con un descenso del 4,41%, hata 0,65 euros por acción.

¿Cómo puede venderse una acción que no se tiene?

De entrada, la Ley del Mercado de Valores prohíbe las ventas cortas descubiertas (sin tener los títulos) en España. Solo es posible apostar a la baja contra un valor si antes se han pedido prestados los títulos y posteriormente se venden. Pero hay un subterfugio legal que se utiliza de manera habitual en las ampliaciones de capital y que permite vender antes de tener las acciones.

En España, la liquidación de las operaciones se efectúa a los tres días de haberse efectuado la compraventa. Es decir, los intermediarios que vendieron el jueves tienen hasta las tres de la tarde del próximo martes para justificar las ventas. Y será el martes cuando –según el calendario provisional– comiencen a cotizar las nuevas acciones de Bankia, de ahí que una serie de inversores institucionales haya sacado ventaja de la situación. Dentro de unas sesiones contarán con los títulos necesarios para justificar las ventas ante Iberclear.

¿Qué consecuencias puede tener lo ocurrido el jueves?

Iberclear da tres días hábiles para justificar las ventas. “Aquellas operaciones de venta que no hayan sido justificadas dentro del plazo establecido pasarán al estado de vencidas, disponiéndose de un plazo extraordinario para su justificación de un día hábil”, explica la entidad encargada de gestionar la liquidación de la renta variable (y también de la deuda) española.

En el caso de que transcurrido el cuarto día hábil –ya en este punto, el liquidador puede tomar represalias–, aún permaneciera sin justificar, Iberclear procederá a recomprar en el mercado por cuenta de la entidad vendedora los valores que debería haber entregado. Así ocurrió, por ejemplo, con Jazztel el 26 de noviembre de 2007, cuando se disparó un 11,8%.

Es posible también que la CNMV rastree las órdenes de venta del jueves y de sesiones anteriores. “Además del RR que asigna Iberclear propio de cada título, las acciones nuevas tienen un ISIN –código de 12 caracteres alfanuméricos que tiene como misión finalidad identificar de forma unívoca a un valor a nivel internacional–, de forma transitoria, diferente a las que ya están emitidas; una vez que comienzan a cotizar se les asigna el ISIN del valor”, explican fuentes conocedoras de la operativa.

Fuentes jurídicas avisan de que los vendedores de las acciones no registradas en Iberclear podrían ser acusados de abuso de mercado por manipulación de cotizaciones en caso de que el organismo que preside Elvira Rodríguez extreme la protección a los pequeños inversores. Esto supondría una infracción grave o muy grave, con una multa máxima de hasta cinco veces el beneficio obtenido. Las minusvalías evitadas podrían ser consideradas plusvalías. Este escenario es improbable puesto que la advertencia del jueves del supervisor ha bastado para calmar los ánimos.

Normas