El administrador concursal Deloitte ha trasladado hoy esta petición

La Xunta rechaza avalar el crédito urgente a Pescanova

Se paraliza la suspensión de BDO durante 60 días

El ICAC comprobará la independencia de la firma

Sede de Pescanova en Chapela, Pontevedra.
Sede de Pescanova en Chapela, Pontevedra. REUTERS

Deloitte se ha reunido hoy con la Xunta con el objetivo de intentar que avale el crédito urgente de 55 millones que negocia con los principales bancos acreedores. Esta petición, sin embargo, fue rechazada al considerar el departamento de Industria que supondría un aumento de la deuda autonómica.

Seis entidades (Sabadell, Novagalicia, Popular, Bankia, CaixaBank y Deutsche) han manifestado su disposición a abrir una nueva línea de crédito a Pescanova para garantizar su actividad. Además, mantiene negociaciones con otros bancos para intentar que se sumen a este grupo. De momento, Santander y BBVA han comunicado que estudiarán la operación.

El grupo alimentario pide un préstamo de 55 millones de euros para garantizar la continuidad de su actividad, una cantidad de fondos que necesita para seguir operando en algunas de sus filiales como la argentina.

Auditor

Por otra parte, Deloitte ha suspendido durante 60 días la revocación del auditor, BDO, que solicitó el 5 de abril, el mismo día que pidió el concurso voluntario de acreedores. En un comunicado a la CNMV, la empresa, administrada por Deloitte, informa que tras un requerimiento del juzgado mercantil de Pontevedra, dicha revocación queda paralizada.

En este plazo de 60 días, señala el comunicado, "se recabará de la autoridad competente un dictamen relativo a la concurrencia de alguna causa que pudiera afectar a la independencia de BDO". La institución que debe verificar este conflicto de intereses, en estos casos, es el ICAC, Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, dependiente del ministerio de Economía.

Pescanova recusó al auditor el mismo día que pidió el concurso de acreedores. En aquel momento, la empresa, aún bajo la presidencia de Manuel Fernández-Sousa, acusó en un comunicado a BDO de falta de independencia, apuntando que  "el auditor tuvo pleno acceso a toda la comunicación contable, donde figuraba toda la deuda bancaria de la sociedad".

El grupo alimentario consideraba que BDO se encontraba sometida a un conflicto de intereses al querer defender su actuación profesional y su responsabilidad frente a Pescanova. Esta auditoria llevó las cuentas de Pescanova durante 12 años.

Según la información que se ha pasado al sindicato de bancos acreedores, la deuda real de Pescanova supera los 3.300 millones (sin contar deuda con proveedores), frente a una deuda reconocida en las cuentas de 1.500 millones de euros.

La crisis de Pescanova estalla a el último día de febrero, cuando la empresa decide no publicar las cuentas anuales. Dos semanas después, la empresa anuncia que ha detectado "discrepancias entre la contabilidad y las cifras de deuda bancaria", y convoca a BDO para analizar dichas cifras. El 4 de abril, no obstante, la empresa decide por un lado pedir concurso de acreedores y, por otro, solicitar la revocacióndel auditor, BDO. El auditor, por su parte, se defendió apelando a su independencia y asegurando que continuaría su labor de inspección de las cuentas. En paralelo,

Pocos días después, Pescanova contrata a KPMG para realizar una "auditoría forense", es decir, un estudio en profundidad de las cuentas de la empresa para econtrar posibles discrepancias o fraudes.

 

 

Normas