Análisis técnico

Con capacidad para romper

El Ibex consolidó posiciones antes del importante cierre semanal.

Los bajistas continúan sin mostrar iniciativa en Europa.

Wall Street se toma pequeño respiro en la subida libre.

LAS LEGIONES NO DETIENEN SU OFENSIVA. El César italiano busca sin descanso los últimos máximos anuales. Después de la fuerte corrección que dió inicio en enero, perdiendo ligeramente el 50% de retroceso Fibonacci de toda la subida previa junto a la media móvil de las 200 sesiones, los alcistas iniciaron una asombrosa recuperación que está a punto de superar la última barrera antes de los 17.982 puntos. Mientras mantengan en pie los 17.000 puntos, todo apunta a que serán alcanzados.
LAS LEGIONES NO DETIENEN SU OFENSIVA. El César italiano busca sin descanso los últimos máximos anuales. Después de la fuerte corrección que dió inicio en enero, perdiendo ligeramente el 50% de retroceso Fibonacci de toda la subida previa junto a la media móvil de las 200 sesiones, los alcistas iniciaron una asombrosa recuperación que está a punto de superar la última barrera antes de los 17.982 puntos. Mientras mantengan en pie los 17.000 puntos, todo apunta a que serán alcanzados.

Calma tensa ayer las Bolsas antes del cierre semanal. Aunque apenas hubo movimientos destacables en Europa, los alcistas parecen empeñados en seguir conquistando terreno. Mostraron más iniciativa y no cedieron ni un palmo de terreno. El control de la sesión fue mayoritariamente suyo. Mientras, los bajistas se vieron incapaces de ejercer la más mínima presión a sus oponentes. Tan sólo en el Campeador hubo ligeras cesiones, consolidando la subida previa. En Wall Street, también tranquilidad en el frente con leves descensos. Parece sorprendente, pero no aparece el mal de altura.

La sesión en el Campeador fue vibrante por los fuertes vaivenes entre los 8.520 y los 8.590 puntos. Ambos combatientes asestaron secos ataques de rápido movimiento, uno después de otro durante toda la sesión. Pero llegado el límite del rango, se retiraban. Ninguno se atrevía a ir más allá. Aunque dominaron los bajistas, la mayor parte de la sesión fue en negativo, no dieron muestras de poder con los 8.500 puntos. Los ataques alcistas en Europa hacían dudar a los osos en el selectivo español.

Poco antes de finalizar la jornada, los bajistas conseguían llevar los combates a la parte baja del lateral. A cierre, el Campeador se situaba en los 8.542 puntos, con un descenso del -0,47%. Dibujó una perfecta pequeña peonza consolidativa tras la sólida vela alcista anterior. Todo quedó en una sesión de consolidación, acompañada de una bajada del volumen de negociación

Será en el cierre semanal, donde se decida si los alcistas se imponen y conquistan la enquistada resistencia de 8.620/70 puntos. Tras la última figura de giro al alza, las opciones están de su lado. Las medias móviles de las 20 y 50 sesiones acompañan el movimiento, vienen cruzadas al alza desde el pasado día ocho y sin señales de giro. Sólo por debajo de los 8.366 puntos, los osos podrán abrir brecha.

Quizás, ver al selectivo español e italiano trazando nuevos máximos anuales, podría dar energía adicional al resto de sus homólogas, para dar un nuevo impulso a la épica y extensa ofensiva. La lógica invita a pensar que debería llegar ya una sana corrección. Pero hay que demostrarlo. Se necesitan figuras bajistas que lo confirmen y las trazadas el viernes pasado en algunos índices, están siendo anuladas. Esta es una señal contraria a la esperada corrección. Y cuando suceda, todo apunta a que será efímera. Muchos de los inversores que han perdido el vuelo, estarán esperando para entrar al mercado a la mínima oportunidad y sobre los primeros soportes relevantes.

Europa

Poco movimiento en el Emperador europeo. Alcistas y bajistas se mostraron reacios a presentar batalla y en el momento que lo intentaron, se detuvieron con rapidez. Lo más relevante fue los nuevos máximos que se alcanzaron sobre los 2.815 puntos. A cierre, el Eurostoxx cedía un leve -0,10% hasta los 2.806 puntos. Dejó trazado una vela de consolidación sin apenas cuerpo real, casi doji, con sombras a ambos extremos. Veremos si los alcistas logran cerrar la semana por encima de los 2.805 puntos, anulando definitivamente las implicaciones bajistas del martillo invertido dibujado hace una semana. Los osos no demuestran la fuerza suficiente como para perforar los 2.750/60 puntos que pueda dar inicio a mayores cesiones.

El Káiser germano alcanzó en la sesión de ayer los 8.400 puntos para terminar replegándose y terminar la sesión sin apenas cambios. Ascendió un marginal +0,09% hasta los 8.369 puntos. Trazó una vela de consolidación con pequeño cuerpo real verde y sombras en ambos extremos, algo más extensa en su parte superior. Los blindados siguen sin dar opciones a sus adversarios y aprovechando la inercia de la subida libre absoluta. Como en el selectivo europeo, será importante ver si el Dax cierra la semana por encima del extenso doji dibujado hace una semana y que amenazaba con iniciar la corrección, en los 8.358 puntos. Por debajo, no habrá riesgo en el corto plazo mientras los alcistas mantengan los mínimos semanales en los 8.217 puntos.

También trazó nuevos máximos el Gentleman inglés alcanzando los 6.714 puntos, para terminar la sesión plano con un mínimo descenso del -0,09% hasta los 6.687 puntos. El selectivo británico consolidó sin mostrar debilidad, a pesar de estar ya muy cerca de durísimas resistencias. Tiene por delante los máximos del año 2007 en los 6.751 puntos y la parte alta del canal alcista del largo plazo que desarrolla desde los 4.800 puntos. Dibujó un doji que más parece consolidativo que de agotamiento. No habrá deterioro en el estricto corto plazo mientras el Footsie se mantenga por encima de los 6.600 puntos.

La misma quietud en el general De Gaulle francés frente a los 4.000 puntos. Apenas hubo movimiento y se consolidaron posiciones sin que la legión cediera posiciones. Terminó plano con un mínimo descenso del -0,09%, hasta los 3.979 puntos. Dibujó una pequeña peonza verde de consolidación con escasas sombras. Sin señales de agotamiento alcista mientras no cedan los 3.900 puntos en las próximas sesiones. Veremos si los toros logran cerrar la semana por encima de los mencionados 4.000 puntos para emprender el impulso por los máximos del año 2011 en los 4.169 puntos.

El Cesar italiano prosigue imparable la gran ofensiva hacia los 18.000 puntos. Ayer consiguió cerrar en positivo con un ascenso del +0,29% hasta los 17.544 puntos, logrando superar intradía la última resistencia sobre los 17.557 puntos antes de los máximos anuales. Alcanzó máximos en la sesión sobre los 17.593 puntos. Trazó una vela con cuerpo real verde y mayor sombra inferior que apunta el ímpetu de las legiones para seguir con la prolongada y vertical recuperación desde los 15.000 puntos. Veremos si los alcistas logran un cierre semanal superando los mencionados 17.557 puntos. No habrá dificultades en el corto plazo mientras no cedan los 17.000 puntos.

Wall Street

El general Custer se tomó ayer un pequeño descanso en su lucha por romper la parte alta del canal alcista entre los 1.650/60 puntos. Cedió un ligero -0,5% hasta los 1.650 puntos exactos, trazando una pequeña vela roja sin sombras. Veremos si los toros consiguen cerrar la semana por encima del canal para proseguir con la subida libre absoluta o los osos aprovechan el último nivel de resistencia para buscar la parte baja sobre los 1.600/580 puntos. Mientras el S&P 500 se mantengan por encima de los 1.633 puntos, todas las opciones para los toros.

En la tecnología, los descensos fueran más limitados después de alcanzar nuevos máximos. El Nasdaq Composite alcanzó los 3.485 puntos para cerrar la sesión en los 3.465 puntos. La caída final fue del -0,18%. Dibujó una pequeña peonza roja con sombra superior que pudiera señalar ligero agotamiento en la subida, pero más bien parece un pequeño descanso antes de continuar con las alzas. No habrá señales convincentes en los osos mientras no cierren el hueco abierto entre los 3.370/40 puntos. Antes deberían perforar los 3.400 puntos.

Normas