La batalla por el déficit autonómico

El PP trata de parar la rebelión de sus barones con una solución salomónica

Griñan pide que el déficit autonómico se fije por la deuda y la financiación recibida

Hacienda presenta los datos del desfase registrado en el primer trimestre

Imagen del último Consejo de Política Fiscal y Financiera, celebrado el 23 de marzo.
Imagen del último Consejo de Política Fiscal y Financiera, celebrado el 23 de marzo.

El Gobierno va a tener que hilar muy fino para mitigar el descontento reinante entre los consejeros de Hacienda de algunas comunidades como Madrid, Galicia, Extremadura, La Rioja o Aragón, que se oponen con firmeza a la posibilidad de que se creen objetivos diferenciados de déficit por comunidades autónomas. Este proyecto, aún sin cerrar y reclamado con insistencia por Cataluña, permitirá a las comunidades con más problemas económicos y de liquidez tener un mayor margen para reducir su déficit, algo que ha incendiado a las autonomías antes citadas por el hecho de que se castigue a las cumplidoras y se premie a las incumplidoras.

El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, trató de mediar ayer en la rebelión pidiendo un voto de confianza hacia el Ejecutivo. “Le damos al Gobierno todo el margen de libertad porque sabemos que no es una negociación fácil y que las posiciones de salida son muy diferentes y lo que hace el PP es confiar en que tenemos un Gobierno capaz de encontrar un punto de conciliación entre todas las comunidades autónomas”, señalo. Gonzalez Pons garantizó que la “hoja de ruta” del PP en la negociación del reparto del objetivo de déficit y el nuevo modelo de financiación autonómica es que cualquier acuerdo alcanzado debe ser “multilateral”, estar enmarcado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y “dialogado” con todas las Comunidades.

Fuentes oficiales apuntan a que la solución salomónica que estaría barajando pasaría por utilizar ambos mecanismos al mismo tiempo (déficit a la carta y financiación) para tratar de contentar a todas las comunidades. El presidente andaluz, José Antonio Griñan, terció ayer en la polémica suscitada entre los barones del PP e hizo una propuesta en ese sentido. “Eso de que todo el mundo reciba el mismo objetivo de déficit estaría muy bien si todo el mundo recibiera la misma financiación o tuviera el mismo nivel de endeudamiento, pero no es así”, señaló durante un acto celebrado en Gádor (Almería). Por ello propuso establecer una fórmula “objetiva” que fije el déficit de cada comunidad autónoma en función de la financiación que reciben y de su nivel de endeudamiento.“Si el Gobierno está analizando una fórmula objetiva y no subjetiva, estoy de acuerdo”, dijo. En su opinió, el objetivo de déficit tiene que contemplar el modelo de financiación, la situación de endeudamiento y el déficit cíclico. “Si no hacemos eso, evidentemente lo que podía ser el café para todos sería injusto”, enfatizó.

Tras la rebelión de las comunidades cumplidoras, ayer le llegó el turno a las que incumplieron. Las más explicita fue la Comunidad Valenciana, cuyo presidente, Alberto Fabra, recordó ayer que el desvío del déficit registrado por la Comunidad Valenciana llegó al 3,45% del PIB “porque la financiación actual no cubre ni el 85% de los gastos de Sanidad ni Educación”.

La pobreza golpea con más fuerza a las regiones castigadas por el desempleo

La pobreza en España ha aumentado un 8% desde el inicio de la crisis. Ese crecimiento, sin embargo, no ha sido homogéneo entre las comunidades autónomas, lo que ha propiciado que se haya abierto aún más la brecha entre las regiones más pobres y las más ricas. Así se desprende del informe Desarrollo humano y pobreza en España y sus comunidades autónomas, elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la Fundación Bancaja, en el que se muestran dos realidades muy diferentes.

Por un lado un grupo de tres comunidades (Canarias, Comunidad Valenciana y Andalucía), cuyo denominador común es la elevada tasa de paro, rozando o por encima del 30% de la población activa. En esas tres regiones la pobreza ha crecido más del doble de la media española: Canarias (21%), Comunidad Valenciana (18%) o Andalucía (16%). En el otro lado se sitúan otras tres regiones (Navarra, País Vasco o La Rioja), en las que la pobreza no solo no ha aumentado, sino que se ha recortado entre 2006 y 2011. Casualmente son las tres comunidades con la tasa de paro más baja de España por debajo del 20% de la población activa.

Los autores del informe subrayaron la relevancia de la estructura social y familiar en España. “Está haciendo que se soporte mejor la crisis. El núcleo familiar se comporta en este país como un verdadero grupo supliendo las carencias y evitando un mayor conflictividad social”, resaltaron.

Normas