Francesc Miró lleva una década sin presentar las cuentas de una de sus sociedades

La fiscalía pide la inhabilitación del dueño de electrodomésticos Miró

La cadena Miró emplea a 1.000 personas

El empresario presentó dos versiones de las cuentas de un mismo año, 2009

Tienda de electrodomésticos de la cadena Miró.
Tienda de electrodomésticos de la cadena Miró.

La fiscalía provincial de Vizcaya ha enviado recientemente un escrito al juzgado mercantil número dos de Bilbao en el que declara que habiendo analizado los informes de la administración concursal de la sociedad RTV Bermúdez procede “calificar el concurso como culpable” y declarar “la inhabilitación” de Francesc Miró “para administrar los bienes ajenos durante un periodo de cinco años, así como para representar o administrar a cualquier persona durante el mismo periodo”.


Francesc Miró es el propietario y fundador de la cadena de electrodomésticos Miró, a través de la empresa Establiments Miro, que se declaró en concurso en mayo de 2011 y que antes de que acabara el año logró acordar convenio de acreedores. Además de esta sociedad, el empresario controla las firmas Miri Miró y RTV Bermúdez, “monopolizando las facultades de administración”, dice la fiscalía en su escrito enviado al juez el 25 de abril, al que ha tenido acceso este diario.

La fiscalía pide la inhabilitación del dueño de electrodomésticos Miró

Un acreedor de Miró, representado por el despacho Gesico, instó el concurso de una de estas sociedades del empresario catalán, RTV Bermúdez, con un pasivo de 18 millones de euros, a principios de 2012.


Francesc Miró no pudo evitar que en el caso de RTV Bermúdez el concurso fuera declarado necesario. El informe elaborado por la administración concursal de esta última sociedad recoge varias irregularidades cometidas en la gestión de la empresa que llevan a los administradores a solicitar la calificación de culpable del concurso.


La sociedad de Miró llevaba diez años sin presentar cuentas, con lo que tampoco hubiera podido solicitar concurso voluntario. La fiscalía advierte que el deudor “incumplió sus obligaciones contables” al no presentar las cuentas de esta firma durante diez años consecutivos “lo que ha permitido que permaneciera oculta a los acreedores la verdadera situación patrimonial y con ello que la concursada pudiera continuar asumiendo obligaciones con carencia absoluta de solvencia en cuanto a su cumplimiento, agravando dicha situación”.


Los administradores concursales de RTV Bermúdez explican en su informe concursal que parte de los cobros por ventas que realizaba esta firma “eran directamente ingresados en cuentas a nombres de Establiments Miró, sin pasar previamente por las cuentas de RTV Bermúdez”. Así, mientras que en 2009 esta sociedad declara compras a Establiments Miró por 9,1 millones de euros, la matriz del grupo de Francesc Miró declara ese mismo ejercicio haber realizado ventas a RTV Bermúdez por 15,1 millones (una diferencia en la información de 5,9 millones).


“La principal conclusión sobre la contabilidad de la concursada es que el método y los registros contables utilizados por RTV Bermúdez no proporcionan adecuadamente la situación de su patrimonio”, dice el informe.


“El señor Miró”, indica el documento, “administra, dirige y gestiona Establiments Miró sin control o fiscalización de otros socios o partícipes”. Y a través de ella controla RTV Bermúdez que “lleva siete años con un órgano de administración caducado, sin que tan irregular circunstancia le haya impedido operar en el mercado”.


Los administradores advierten que esta empresa presentó dos versiones de las mismas cuentas del ejercicio 2009: en una, la sociedad decía tener patrimonio neto positivo por 1,6 millones; en otra presentó patrimonio neto negativo por 12,5 millones. Los administradores advierten que si dieran por buena la segunda versión, la empresa tenía entonces que haber presentado concurso de acreedores (medida que finalmente fue instada por un acreedor dos años después).


Francesc Miró creó la cadena de electrodomésticos que lleva su apellido en 1971, en Martorell. En la actualidad la empresa cuenta con 80 puntos de venta y 1.000 empleados, según su web. Este diario se puso ayer en contacto con el empresario a través del correo electrónico, pero no se recibió respuesta.

La cadena, al borde del precipio (de nuevo)

El concurso necesario de RTV Bermúdez, una de las sociedades de Francesc Miró, deja en una situación muy delicada a la matriz del grupo de empresas controladas por el empresario catalán, Establiments Miró. La compañía, que logró en tiempo récord declararse en concurso de acreedores y acordar convenio –dejando atrás, en menos de un año, la situación concursal en la que se encontraba–, deberá pagar las consecuencias del concurso necesario de esta última firma, según las consideraciones de la fiscalía de Vizcaya y de la administración concursal.


En su escrito al juez la fiscalía de Vizcaya solicita, además de la inhabilitación de Francesc Miró para administrar empresas durante cinco años, que Establiments Miró sea condenada a “la cobertura del 40% del déficit patrimonial” de RTV Bermúdez (el total del déficit asciende a 18 millones de euros).


Además la administración concursal de RTV Bermúdez señala en su informe, entregado al juez el pasado mes de diciembre, que Establiments Miró es “titular de un crédito concursal subordinado por importe de 17,6 millones”. Y manifiesta que la calificación del concurso debe llevar aparejada “la pérdida de los derechos de Establisments Miró como acreedor de la concursada.

Los administradores afirman sin dudarlo que la empresa propietaria de la cadena de electrodomésticos administra de hecho a RTV Bermúdez. En su informe solicitan, como la fiscalía, la inhabilitación de Francesc Miró, pero sólo por tres años.

Normas
Entra en El País para participar