Piden obra pública por 9.000 millones

La construcción urge al Gobierno el fin del ajuste y un plan de supervivencia

CEOE presiona a Rajoy para que respalde a un sector que todavía representa el 10% del PIB

Todas las patronales recuerdan que con estímulos podrían crearse 410.000 empleos

Guindos dice que el crédito debe fluir a las pymes y no a los constructores que cometieron excesos

GRA007 MADRID, 07052013.- El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell (d), el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano (c), y el presidente de Construmat, José Miarnau (i), conversan durante el acto de presentación del "Plan de Acción Construmat para impulsar la economía desde la industria de la construcción", que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la CEOE. EFEBallesteros
GRA007 MADRID, 07/05/2013.- El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell (d), el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano (c), y el presidente de Construmat, José Miarnau (i), conversan durante el acto de presentación del "Plan de Acción Construmat para impulsar la economía desde la industria de la construcción", que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la CEOE. EFE/Ballesteros EFE

"Siento envidia sana de lo que pasa en la automoción cuando veo que el presidente del Gobierno participa en una cumbre con las principales empresas del sector”, lamentó ayer Juan Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC). Llamaba así la atención del Ejecutivo, a través de un nutrido grupo de periodistas, acerca del riesgo de extinción que pesa sobre las empresas de edificación, las especialistas en obra pública y los fabricantes de materiales de construcción: “Invitamos al presidente Rajoy a una cumbre con las constructoras en la feria Construmat”, añadió. Este foro internacional de la construcción, que fue presentado ayer, se celebrará en Barcelona del 21 al 24 de mayo.

Pero Lazcano no se quedó en la invitación. Arropado durante unos minutos de la rueda de prensa por el presidente de la CEOE, Juan Rosell, advirtió que “España no saldrá de la crisis sin el pulmón de la construcción”. Y refrescó cifras: “En 2006 aportábamos el 17% del PIB y había 2,6 millones de trabajadores en la construcción, pero en cinco años se han destruido 1,5 millones de empleos y han desaparecido 170.000 empresas”.

En la sede madrileña de la patronal compartían mesa altos representantes de la patronal de los promotores (APCE), de los colectivos de constructoras Seopan, Anci y Aerco, o de la Confederacion de Fabricantes de Productos de Construccion (Cepco), entre otras asociaciones. Se trataba de dar imagen de unidad. Y de lanzar medidas consensuadas contra la sequía en la construcción local.

Todos ellos defienden la necesidad de un plan de choque con obra pública por 1.500 millones en 2013, 3.000 millones en 2014 y 4.500 millones en 2015. En muchos casos se trata de recuperar proyectos ya adjudicados y que han sido suspendidos, según recordó Julián Núñez, presidente de Seopan.

La construcción se alinea de este modo con quienes opinan que los planes de ajuste del Gobierno están asfixiando a la economía española: “La consolidación fiscal era necesaria y todos aplaudimos, pero ahora es el momento de los estímulos. Desde junio de 2010 es la inversión pública la que está cargando con el grueso de los recortes, por lo que demandamos al Gobierno que impulse esta actividad a medida que vaya teniendo holguras”, expresó Lazcano. El presidente de la CNC y vicepresidente de CEOE citó como oportunidades el relajamiento de la prima de riesgo o la posibilidad de recortar gastos no productivos en la Administración.

Medidas anticrisis

Las patronales aprovecharon la inminente celebración de Construmat para lanzar un plan de acción que impulse la salida de la crisis desde la industria de la construcción. “En el pasado hemos cometido errores propios de los ciclos expansivos, pero los hemos asumido y este sector es demasiado importante para que sea abandonado a su suerte”, reiteró Josep Miarnau, presidente de un salón de la construcción en el que se presentarán 170 proyectos, por 30.000 millones de euros, repartidos por todo el mundo.

El plan Construmat agrupa 14 medidas en obra civil, rehabilitación, eficiencia energética y política de vivienda. Se cree imprescindible la existencia de un interlocutor único de la Administración que abarque toda la construcción y se comprometa a elaborar el demandado programa de inversiones por 9.000 millones en tres años.

También urge la habilitación de líneas de financiación y bonificaciones fiscales para que los propietarios de viviendas se lancen a hacer reformas. Los colectivos de la construcción demandan a continuación un programa de mantenimiento del parque público de edificios, medidas contra la economía sumergida, programas de formación, estabilidad en la licitación de obra pública o que se imponga una moratoria en las reservas de suelo para vivienda protegida.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó en el Senado que el crédito debe acabar fluyendo hacia quien se lo merece, que son las pymes, ya que “no cometieron excesos en el pasado” a diferencia de “las grandes o los constructores o aquellos que hicieron inversiones sin demasiado sentido”.

En respuesta a una pregunta del senador de CiU Josep Lluiz Cleries sobre las medidas que piensa adoptar para estimular el crecimiento y fomentar la ocupación de Guindos ha reconocido que la falta de crédito “sigue estrangulando” el crecimiento, pero ha dicho que la situación de la banca hoy es de mucha más solvencia y liquidez que hace un año.

Cleries ha reclamado un plan de choque para crear el empleo y para que el crédito llegue efectivamente a las pymes.

Además, ha pedido al ministro que corrija los objetivos de déficit para dar a las comunidades autónomas un tercio de la flexibilización del déficit concedida por Bruselas después de haberle criticado por ser más estricto con las administraciones territoriales que con la central.

Al respecto, De Guindos ha explicado que no se trata de un problema “estrictamente de la Administración Central” ya que la principal desviación de déficit se ha producido por la Seguridad Social que paga las pensiones “en toda España”.

410.000 empleos entre obra civil y rehabilitación

El plan de choque con obra civil por 9.000 millones de euros entre 2013 y 2015 permitiría crear unos 240.000 empleos entre directos e indirectos, según cálculos de las patronales de la construcción. Desde estos colectivos se quiere involucrar al Gobierno en la defensa de la obra civil y en la sensibilización de la opinión pública hacia las ventajas de la rehabilitación de las viviendas y regeneración urbana.

La licitación pública se ha derrumbado desde los 46.000 millones de euros de 2006 a los 7.000 millones en 2012. El nivel de inversión que pide ahora el sector se queda por debajo del 1% del PIB frente al 3,5% que se destinaba antes de la crisis. Además de dar importancia a la obra nueva, la CNC recuerda que cada euro que se deje de invertir ahora en conservación de infraestructuras supondrá un esfuerzo de 25 euros dentro de cinco años.

Juan Lazcano, presidente de la CNC, se sirve de los datos de un informe del Grupo de Trabajo sobre Rehabilitación para afirmar que una inversión anual en rehabilitación de 10.000 millones podría suponer entre 120.000 y 170.000 puestos de trabajo. Otra de sus demandas es la simplificación de los trámites para iniciar una obra.

El presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, solicitó ayer al Gobierno la elaboración de un inventario sobre el stock de viviendas para conocer la dimensión del problema del sector inmobiliario. Estima que en España hay unas 15.000 viviendas protegidas vacías que deberían abrirse al mercado libre al no estar cumpliendo su labor social. Galindo argumenta que el mercado libre está en precios semejantes a los de la vivienda protegida, por lo que no cabe en estos momentos reservar suelo en los planes urbanísticos. Desde APCE también se demandan mayores índices de edificabilidad en los planes de desarrollo.

Normas